Secciones
Ovacion

Las Suricatas preparan otra fiesta inolvidable

Del 7 al 10 de noviembre Paraná recibirá más de 100 equipos divididos en categorías desde los 30 años hasta los 70. Diez canchas van albergar a alrededor de 2.000 jugadores del país y el exterior.

Viernes 25 de Octubre de 2019

Se viene la 19ª edición del Torneo Internacional de Maxibásquet a disputarse en Paraná del 7 al 10 de noviembre. Las canchas de Echagüe, Ciclista, Rowing, San Agustín, Olimpia, Quique, Recreativo, Talleres, Bioingeniería UNER y el Complejo La Chiquita albergarán a más de 2.000 jugadores distribuidos en más de 100 equipos entre mujeres y varones.

Categorías desde más 30 hasta más 70 años ( discriminadas cada cinco años) jugarán al menos tres o cuatro partidos y la forma de disputa estará supeditada a la cantidad de equipos. Representantes de todas las provincias, Paraguay, Uruguay y Perú dirán presente nuevamente en el torneo de Maxi más importante que se juega en el país y que será la antesala del Panamericano del año que viene.

Las integrantes de las Suricatas Iris Costa, Viviana Andrián, Sonia Proto, Susana Treidel y Ana Balduci visitaron la Redacción de UNO y brindaron detalles de la competencia. Entre las novedades se destaca la digitalización de la planillas que serán cargadas al instante para tener el resultado de manera directa.

“Es muy importante para nosotras poder organizar este torneo porque todos los años va creciendo y desde que empezamos siempre han venido los mismos equipos y además se van sumando nuevos”, mencionó Sonia Proto.

Para Susana es un “clásico” de la ciudad y el gobierno provincial y el municipal entendieron lo que implica para Paraná recibir esta cantidad de turistas. “Queremos agradecerles por el apoyo y por confiar en nosotros”, sostuvo la flamante presidenta de la Asociación Paranaense de Básquet Femenino.

Por su parte, Iris Costa manifestó que siente “orgullo” por seguir jugando a sus 74 años y remarcó que Suricatas es su “media familia”.

Las jugadoras que comenzaron en Echagüe de pequeñas recorrieron toda una vida juntas y hoy son parte de una organización impecable que divide tareas para estar en todos los detalles. En 2000 comenzaron con 12 equipos y hoy son una marca en el país porque han generado confianza.

A modo de festejo señalaron que para esta edición habrá dos fiestas en vez de una. “Una el viernes y el repechaje será el sábado”, indicaron entre risas. Suricatas no solo se encarga de la logística para contener una multitud deportiva, sino además para supervisar el estado de las canchas, la hidratación y la salud, entre otras cosas para que nada quede librado al azar.

EL SENTIMIENTO. El grupo de representantes que visitó UNO resumió en nombre del resto el sentimiento que siente por Suricatas, que presentará cinco categorías en la competencia. “Para mí es una continuidad. Somos un grupo de chicas que somos más que amigas, somos hermanas y siempre hemos seguido juntas”, confió Sonia. “Mi mamá me pregunta ‘¿hasta cuándo vas a seguir con los dolores?’, y le digo que es parte de nuestras vidas”, agregó.

A su turno, Treidel, declaró: “El básquet es parte de mi vida”. “Es el deporte con el que comparto muchas cosas. Este sueño de hacer torneos es pura emoción. En este grupo hemos compartido las alegrías, las tristezas, las separaciones, los casamientos, nacimientos, fallecimientos y el amor por el básquet. Para mí es un lugar de mucho placer”, manifestó Susi. Iris, una de las referentes del equipo, manifestó que tanto a las grandes como a las chicas las quiere “como si fueran hermanas”.

A sus 74 años reconoció que no es una jugadora “brillante”, pero sí aseguró que es una de las más “constantes”. “Me siento muy bien a los 74 años y mis amigas y las Suricatas siempre me alientan para que siga adelante”, contó la más experimentada del grupo. En tanto, Viviana Andrián, presidenta de las Suricatas, está compenetrada con la organización y fuera de las canchas por una lesión. “El básquet es mi vida y esta parte que me toca ahora me gusta. Acompaño desde el banco con estos ejemplos de personas como Iris, que es la primera que empuja, que llega y que le pone ganas”, reflexionó. “Los dolores pasan, vas como estás y en los peores momentos ellas te están mandando fuerzas”, contó. Visiblemente emocionada y con la voz entrecortada, Ana Balduci, quien se sumó sobre el final, dijo que para ella Suricatas es todo. “Suricatas es mi nueva familia, son mis nuevas amigas y a partir de una lesión que no me permite jugar es la forma de seguir en el básquet, que es lo que me gusta”, declaró entre lágrimas Ana, quien sigue colaborando luego de un problema en el corazón tras una operación. Hoy está en la comisión directiva y en el área de salud del equipo para cuidar a las jugadoras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario