Ovacion

Las calles de Paraná se vistieron de celeste y blanco

La agónica definición por penales que depositó a la Argentina en la final del mundo después de 24 años hizo estallar de alegría a miles de paranaenses, que salieron a festejar el triunfo.

Miércoles 09 de Julio de 2014

Miles de jóvenes verán por primera vez a la selección argentina disputar la instancia decisiva de una Copa del Mundo, cumpliendo un sueño que nos fue esquivo durante cinco mundiales. Las caras de felicidad de todas esas generaciones de argentinos acompañaron la euforia que se vivió en las calles de la capital entrerriana tras el gol de Maxi Rodríguez, coronando una histórica definición desde los doce pasos que tuvo como protagonista al arquero Romero.

Ya a tres cuadras a la redonda de la Plaza de Mayo y la Catedral metropolitana las calles se encontraban atestadas de gente vestida de celeste y blanco, hondeando banderas argentinas y cantando el antológico “Brasil, decime qué se siente…”

Es que desde 1990 nuestra selección no llegaba a una final del mundo, y fue necesario sufrir para llegar a esa instancia: primero un partido cerrado durante los 90 minutos, donde la albiceleste tuvo la posibilidad de desequilibrarlo pero Robben nos dejó con el corazón en la boca sobre el final.

Se llegó a tiempo suplementario y luego a los penales. Romero trajo alegría y tranquilidad desde el primer tiro holandés, repitiendo luego la hazaña para quedarse con dos de los cuatro penales ejecutados.

Los cuatro pateadores argentinos cumplieron y llevaron a nuestra selección a lo más alto, haciendo innecesario ejecutar el último tiro de la serie.

El nerviosismo contenido se transformó en alegría y llanto y miles de hinchas salieron a festejar. Todos esperamos que la colorida postal se repita el domingo, esta vez con la tercera Copa del Mundo para la Argentina en nuestras manos.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario