La Selfie
Domingo 17 de Febrero de 2019

La Selfie: Natalia Grinóvero

Jugadora, viajera y luchadora por la inclusión

Jugadora, viajera y luchadora por la inclusión
Natalia Grinóvero nació el 7 de febrero de 1984 en Paraná. Luego de un breve paso por la gimnasia deportiva se inclinó por el básquet. Comenzó a jugar a los 7 años en Echagüe, el club de sus amores, donde realizó gran parte de su carrera. Además vistió las camisetas de Unión de Crespo y San Agustín e integró los seleccionados de Paraná y Entre Ríos en varias oportunidades. Hizo la escuela primaria en la escuela del Cristo y la secundaria en la escuela Santa Teresita. Luego estudió Abogacía y se recibió en la UCA. Al mismo tiempo estudió inglés y fue una salida laboral porque se dedicó a dar clases particulares. En 2011 se sumó a un proyecto para "levantar" el Club Entre Ríos encabezado por Coco Acosta y luego de conseguir una carpeta de cemento, retomaron el básquet en el playón. Al año siguiente armó las valijas y se largó a recorrer América en moto junto a una amiga. Un año y cuatro meses les llevó transitar el continente desde Estados Unidos hasta Argentina. Emprendedora y comprometida, en 2015 creó la Escuela Amigos junto con el entrenador Cristian Gómez. La Escuela que funciona en el Club Talleres para chicos con discapacidad de ambos sexos comenzó con un chico y al final del primer año contaba con 14. En la actualidad son más de 40 los que la integran. Naty se fue a vivir a Europa y está radica en Valencia donde comenzó a trabajar en Aderes Burjassot, el equipo que fue inspiración para realizar la película Campeones. Aventurera, carismática y decidida sueña con realizar un encuentro entre las dos escuelas, seguir ligada al básquet y tal vez dedicarse en el futuro a la comunicación.


—¿De qué equipo sos hincha?
—Soy hincha de River, confieso que hasta los 12 o 13 años fui de Boca, pero vi un partido con mi viejo y se armó un quilombo en la cancha y no me gustó la actitud de uno de los hinchas de Boca y ahí dije, no, ahora soy de River. Mi viejo chocho porque es de River. Igual no soy fanática.
—¿Un club?
—Echagüe.
—¿Un jugador o jugadora?
—Marcelo Milanesio y la Colo Reiss. Me tocó defenderla y me pintó la cara toda la vida.
—¿Un técnico?
—Tres: Popovich de los Spurs, acá en Valencia conocí un entrenador en la Asociación Aderes donde yo colaboro entrenando los chicos con discapacidad, tiene toda mi admiración. Y Oscar Bonell, Cachi fue mi entrenador toda la vida.
—¿Un equipo?
—Tres: el de la Escuela de básquet Amigos que hicimos con el Pata Gómez. La verdad que la actitud de los chicos realmente hace que sea un equipo. Otro es el de mis compañeras de Echagüe. Somos como una familia. La mayoría son madres y siempre estamos todas de un lado para el otro con los chicos ayudando. Y otro súper equipo es el de mi familia. Hemos pasado rachas bastantes feas y la verdad que salimos adelante como equipo.
—¿Un estadio?
—Tres: el Luis Butta, el de Valencia Básquet está buenísimo y el de Miami Heat.
—¿Un partido?
—Una final de básquet femenino en 1999 en la categoría Cadetes entre Echagüe y Talleres. Fue un partidazo. No me lo olvido más.
—¿Una jugadora con la que compartiste vestuario?
—La Gime Landra, una grosa. No solo vestuario sino que se quedaba a comer en casa y mi mamá se acuerda siempre porque le tenía que hacer mucha comida. Mide 1,90 así que se pueden imaginar lo que comía.
—¿A quién te gustaría meterle un caño?
—A Riquelme. Tengo un amor-odio con él. Es un jugadorazo y tenía una soberbia para jugar porque hacía que se respete su presencia, pero me encantaría meterle un caño en la cara.
—¿Cuál fue el gol que más gritaste?
—Fue un golazo que hizo mi sobrino Giovani que es zurdo. Fue un golazo al ángulo.
—¿Cuál fue el Mundial de fútbol que más te gustó?
—El de Italia 90. Recuerdo que tenía 6 años y lo disfruté un montón. El amor por el fútbol me viene por mi viejo, lo miramos todos en familia y me gustó muchísimo.
—¿Cuáles son los cinco deportistas argentinos que más te gustan?
—Ginóbili, Gabriela Sabatini, la Tigresa Acuña, el Facu Butta y Santiago Lange.
—¿Y tres del mundo?
—Tin Duncan, Lucas Modric y Ricardo Ten, un deportista español al que le faltan los dos brazos y una pierna. Primero fue campeón en natación y ahora se va a Tokio a competir en ciclismo. Es un ejemplo de vida y fortaleza.
—¿Qué te hubiese gustado ser de no haber sido lo que sos?
—Me hubiera gustado ser escritora, cantante y periodista.
—¿Qué te gusta hacer en los momentos libres?
—Estar con mis amigos y si estoy sola, tomar sol y estar cerca del agua, el mar o el río.
—¿Cuál fue tu primer sueldo y en qué lo gastaste?
—Trabajaba en el kiosco de la escuela. Iba a Santa Teresita y en los recreos, como la mujer estaba atareada, me metí y me propuso que la ayudara en los recreos y me pagaba con comida. Era genial, ja.
—¿A qué cosas le tenés miedo?
—Le tengo mucho miedo a nadar de noche. No me meto ni en pedo en el mar o en una pileta de noche porque creo que va a venir un monstruo y me va a comer, ja Me da terror. Y después le tengo miedo a la indiferencia de las personas para con la gente en situación vulnerable.
—¿Qué cosas te sacan?
—Los prejuicios, la falta de respeto, las injusticias y perder. Aunque sea a las cartas, no me lo banco. Se perder, pero me molesta mucho. Y los errores de ortografía.
—¿Qué cosas te hacen reír?
—Las caídas propias y las ajenas. No las caídas cuando alguien se cae y se rompe algo, pero las caídas tontas me dan mucha risa. Puedo estar tres horas riéndome.
—¿Cuál fue tu peor compra?
—Fue una campera que creo que la prendí fuego. Era color plateada y creo que se usaba en ese momento o no se por qué la tenía. Pero la usaba, eh.
—¿Qué es lo que mejor te sale?
—Creo que contar anécdotas y hablar mucho.
—¿Una comida?
—Los ravioles con pollo que hace mi mamá y obviamente el asado. Y soy fanáticas de los chizitos y acá en España no hay.
—¿Un postre?
—Las frutillas con crema y el helado de Dacol de chocolate con almendras y pistacho.
—¿Una bebida?
—Varias: el mate y después el vino, la cerveza, el gin tonic, la caipiroska de fresa. En ese orden.
—¿Qué música escuchás?
—Tuve un año que escuchaba mucho folclore, me encantaba. Pero ahora me gusta la música acústica. Acá en España hay muchas bandas que están rebuenas.
—¿Una banda?
—Los Piojos, Queen, Los Beatles y me gusta mucho Zas, una francesa que la rompe.
—¿Una película o serie?
—La película El Secreto de Sus Ojos y serie Vis a Vis.
—¿Un viaje?
—El que hicimos con Anto por América. Empezamos en Estados Unidos y llegamos a Paraná. Y recuerdo mucho las vacaciones en Piriápolis, Uruguay, cuando íbamos con mi familia.
—¿Una ciudad?
—Paraná. Me parece una ciudad súper linda por el tamaño, la gente, el río, el verde. Es preciosa y tengo toda mi gente ahí.
—¿Un lugar para vivir?
—Valencia es una ciudad preciosa, pero también me gusta mucho Costa Rica.
—¿Qué lugar te gustaría conocer?
—Sudáfrica.
—¿Un proyecto?
—Escribir un libro y me encantaría recorrer Argentina antes de que esté más vieja.
—¿Un hombre?
—Mi papá y el Pepe Mujica.
—¿Una mujer?
—Todas. Todas las mujeres que están en mi vida son increíbles. Amo ser mujer y para mí ser mujer es un privilegio y una bendición.
—¿Cuál es el contacto más groso que tenés en el teléfono?
—Mi familia, mis amigos y el de Herman Zapp que es un loco que está viajando con su familia hace 19 años en un auto de 1928. Pasé Navidad con ellos. Se fueron en barco con el auto arriba desde Tenerife hasta las Guyanas. Son unos grosos.
—¿Cuántos grupos de whatsapp tenés y cuál es el mejor?
—Tengo como siete y tengo tres preferidos. Uno con mis hermanos y mis sobrinos que se llama Gaaaaaaaaaal; el de mis primos es genial y el de las Maxi de Echagüe que se llama Estamos de Vuelta... De vuelta olímpica, ja.
—¿Si te obligaran a salir de un grupo de cuál saldrías y por qué?
—No me iría porque tengo el poder de irme y encima que no salgo le mando las cadenas y chistes malos todo el día.
—¿Si te dieran cinco nombres libres para armar un grupo de whatsapp a quién elegirías?
—Elegiría a: Frida Kahlo, Pappo, el papa Francisco, Tévez y mi vieja. Sería muy bizarro, estaría muy bueno.
—¿Con quién te gustaría tener un selfie y en dónde?
—Me encantaría tener una selfie con mis sobrinos, mi familia y mis amigos en la playa de Valencia.

Comentarios