Ovacion
Miércoles 24 de Enero de 2018

La selección argentina de básquetbol sobre silla de ruedas entrenará en Entre Ríos

La selección argentina de básquetbol sobre silla de ruedas entrenará este fin de semana en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay de cara al mundial de la disciplina y los Juegos Odesur.

El equipo dirigido por Mauro Varela entrenará y se alojará en el Centro de Educación Física de esa localidad entrerriana desde mañana hasta el domingo. "En esta primera etapa, que va de enero a marzo, voy a citar a jugadores que aún no han participado del proceso de preselección, pero que son producto de estar viajando y observando su evolución", explicó Varela al convocar a 16 jugadores del ámbito local.


La selección argentina comienza su preparación en Entre Ríos para el Mundial de Hamburgo, Alemania, y los Juegos Odesur en Cochabamba, Bolivia. Asimismo, las prácticas serán vistas por los niños y niñas que asisten a las colonias de vacaciones del municipio de Concepción del Uruguay y de los clubes locales, informó la Dirección para la Inclusión de las Personas con Discapacidad municipal.


También presenciará las prácticas un grupo de chicos de General Campos, en el marco de una visita a la ciudad. El básquetbol sobre silla de ruedas es una de las disciplinas pioneras en la historia del deporte adaptado, que se adaptó en Inglaterra y en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, donde los ex combatientes jugaban en los hospitales de rehabilitación. Este deporte se jugó en los primeros Juegos Paralímpicos de Roma en 1960, y es uno de los pocos que ha estado presente en todas las ediciones, en tanto que las mujeres comenzaron a competir a partir de los Juegos de Tel Aviv en 1968.

Hay cinco jugadores en cada equipo que disputan un partido de cuatro cuartos de 10 minutos cada uno, y donde cada equipo puede mantener el balón durante 24 segundos hasta tirar al aro. Cada dos toques en la silla de ruedas, los jugadores deben hacer rebotar el balón, pasarlo o lanzarlo al aro, mientras que el simple contacto entre las sillas de ruedas no se considera una falta, a menos que los árbitros lo interpreten como intencional. En la actualidad, esta disciplina se practica en más de 100 países.

Comentarios