Futsal
Miércoles 16 de Mayo de 2018

La Salle se codea con las mejores del país

Apuntó a superar su mejor performance. Las bicampeonas paranaenses finalizaron en el cuarto puesto del certamen que se desarrolló en la localidad bonaerense de General Madariaga.

El desafío era ambicioso, pero para nada imposible. Apostó a grande. La intención era seguir creciendo en la disciplina. Mejorar la campaña realizada en 2017 era el máximo anhelo. Para cristalizarlo se preparó con mentalidad ganadora. Por eso alcanzó la meta. Ahora La Salle se codea con los mejores exponentes del país. La Naranja finalizó en el cuarto puesto del Campeonato Nacional de Clubes Femenino de Futsal que se celebró, del 6 al 13 de mayo, en la localidad bonaerense de General Madariaga.
La Salle celebró seis victorias seguidas. Haber celebrado en todos los compromisos de la fase de grupo le permitió cruzarse con equipos más accesible en los octavos de final y cuartos de final. En semifinales sufrieron el potencial de Cementista de Mendoza, equipo que terminó levantando el trofeo. En el juego por el tercer y cuarto puesto cayeron en definición por penales ante Maipú de Mendoza.
"Trajimos la medalla para la foto. El trofeo no lo pudimos traer porque finalizamos en el cuarto puesto", bromeó Luisina Grinóvero, poste de La Salle, antes de la producción fotográfica realizada en la redacción de UNO. Más allá de la chicana, el balance realizado por La Naranja es altamente positivo. "La idea era superar lo que hicimos el año pasado donde llegamos a octavos de final", remarcó Jonás Jaime, entrenador de La Salle, en diálogo con Ovación.
"El objetivo principal era disputar todos los encuentros del torneo, objetivo que se logró porque pudimos llegar al último día de competencia. No se nos dio en semifinales, donde jugamos ante un gran equipo que fue de hecho el campeón del torneo. En el partido por el tercer puesto fue parejo donde se definió por penales. De todos modos coronamos un gran torneo entre los cuatro mejores equipos de país. Por eso fue altamente positivo el balance que realizamos", añadió el DT.
No haber alcanzado el tercer puesto dejó un sabor agridulce. "No por el hecho de perder, sino por cómo se dio el partido", aclaró Jonás. "Fue un trámite favorable para nosotros. Nos sentimos superiores en todo momento y estuvimos en ventaja en tres oportunidades, pero no pudimos sostener la diferencia. Pero más que nada era la bronca del momento por no haber ganado el partido. Sabíamos que los objetivos estaban cumplidos", aseveró.
El resultado deportivo reflejó un claro progreso de La Salle en la disciplina. "Se notó una evolución en la preparación y en el hecho de estar a la altura de los demás equipos que son candidatos. Les jugamos de igual a igual a todos. La idea ahora es seguir creciendo y seguir evolucionando", apuntó.
Mendoza es la potencia del futsal femenino. La Salle sufrió el potencial de Cementistas en semifinales. Le hizo fuerza a Maipú en el cotejo por el tercer y cuarto puesto. Lo tuvo de rodillas, pero no pudo darle el último golpe. "Son los más fuerte, es el rival a vencer", calificó Jaime. "El objetivo que tenemos es competirles de igual a igual y el día de mañana poder ganarles. Nos preparamos para eso", se entusiasmó.
Orgullosa. Agustina Álvez comenzó a jugar al futsal hace cinco años. La jugadora ala de La Salle remarcó el crecimiento que ha evidenciado La Naranja. "Es increíble el crecimiento, lo que he vivido, lo que he aprendido. Todo esto da muchas ganas de seguir en esto", subrayó.
El hecho de enfrentar de igual a igual a los equipos en una competencia nacional e ingresar entre los cuatro mejores le da mucha satisfacción. "Da orgullo más que nada", diferenció Agustina. "Refleja el trabajo que se viene llevando adelante en Paraná y el que hicimos durante estos años para llegar adonde llegamos".
El hecho de enfrentar de igual a igual a los equipos en una competencia nacional e ingresar entre los cuatro mejores le da mucha satisfacción. "Da orgullo más que nada", diferenció Álvez. "Refleja el trabajo que se viene llevando adelante en Paraná y el que hicimos durante estos años para llegar adonde llegamos".
Con esta actuación en el Nacional de Clubes, La Salle dejó la vara muy alta. La exigencia será superior de ahora en adelante, pero la alera de las bicampeonas paranaenses no le esquiva al desafío. "El fruto se ve. Poner la vara alta significa motivarnos para estar entre los cuatro mejores. El compromiso es mayor aún. Es lo que hace que trabajemos conscientemente en el objetivo que queremos".
La Salle se ganó un nombre dentro de la especialidad a nivel nacional. "Lo que recalcamos todas las chicas y hablamos cuando los demás equipos nos felicitaban era que lo nuestro tiene que servir para motivar a los demás para que el futsal siga creciendo. Apuntamos a eso. Con el seleccionado de la ciudad apuntamos a que nuestra chicas vayan, jueguen y eso es lo que más queremos", aspiró.
La convivencia y la gran relación entre el equipo fue determinante. Fue uno de los principales factores del gran rendimiento de La Naranja "Lo mejor es lo que vivimos grupalmente. El grupo humano que tiene La Salle es hermoso. Lo que vivimos estos 10 días, 24 personas dentro del torneo, fue muy lindo. Estas cosas se dan de la mano del grupo humano. Sino sería muy difícil participar de estos torneos".


Todo un año de preparación

Formar parte de un nacional de clubes lleva un proceso de organización. La totalidad de las chicas de La Salle debieron organizar sus días para solicitar licencias en sus respectivos trabajos. "Sabíamos a principio de año que en mayo nos íbamos. Comenzamos a pedir permiso en nuestros trabajos, organizarnos con la facultad. Nuestro año giraba alrededor de torneo
trofeo", recalcó Agustina Álvez.

Comentarios