Secciones
Kinesiología

La pisada es su desvelo

La kinesióloga Melina Factor realiza evaluaciones biomecánicas de la marcha para mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

Domingo 26 de Mayo de 2019

Cuando Melina Factor era patinadora pasaba asiduamente por los gabinetes kinesiológicos. Pero fue desde los 15 años supo que quería estudiar esta carrera y dedicarse a evaluar a sus pacientes para después tratarlos y cambiar dolor por bienestar. Así fue como descubrió la importancia de estudiar la pisada de los deportistas de forma estática y dinámica para conocer la causa de su dolencia. Fútbolistas, maratonistas, basquetbolistas, jugadores de handball, todos han pasado por su estudio biomecánico de la marcha y los resultados han sido muy buenos.

melina4.jpg
melina6.jpg

—Si uno abre tu página de trabajo, se pueden ver a figuras de equipos de fútbol nacional que están siendo evaluados por vos. ¿En qué consiste tu trabajo?
—Soy Licenciada en Kinesiologia y fisiatría y socia estratégica del Centro ortopédico Pelaez. Mi trabajo consiste en realizar evaluaciones biomecánicas de la marcha, la carrera y el salto, y evaluaciones posturales que determinen la causa de ciertas dolencias o posibles alteraciones que puedan predisponerte a una lesión. En base al estudio se planifica un protocolo de tratamiento que puede incluir kinesiología, actividad física específica, terapia postural o plantillas ortopédicas, todo esto en conjunto a otros profesionales.
—¿Campeón y subcampeón de Súperliga de Fútbol fueron chequeados por vos? ¿Cómo se produce el contacto? ¿Vos trabajás con gente de allá?
—La ortopedia Pelaez es de vanguardia en Argentina y constantemente se actualiza a los estándares mundiales, eso hace que los mejores clubes y selecciones de nuestro país confíen año tras año sus deportistas para ser evaluados y brindarles apoyo ortésico. Durante la pretemporada se realizan esos estudios y fui convocada para evaluar específicamente a quienes luego terminaron logrando llegar más alto.
—¿Qué figura importante te tocó evaluar y cómo fue ese momento?
—Tuve la oportunidad de evaluar al plantel profesional de Racing y Defensa y Justicia y también al seleccionado nacional de handball. Las figuras importantes han sido varias dentro de cada equipo. Destaco de cada uno el profesionalismo y el interés por nuestro trabajo.
En el ámbito local figuras importantes del plantel profesional de Atlético Paraná y Patronato, como así también deportistas de otras disciplinas que compiten en instancias internacionales han sido evaluados en mi consultorio. De ellos tengo mis mejores referencias ya que cada uno se predispone de la mejor manera a ser evaluado y escuchar lo que tenemos para aconsejarle.
—¿Por qué decidiste especializarte en la pisada de un deportista?
—Siempre estuve involucrada en el deporte y como kinesióloga trabajar junto a deportistas desde fuera del campo es algo que me gusta e interesa porque se puede ayudar mucho a mejorar la salud y performance dentro del campo de juego. Creo mucho en la medicina preventiva, en ayudar antes de que aparezca la dolencia y en ese sentido la pisada es fundamental, además de que me apasiona desde la facultad el estudio de la biomecánica.

melina3.jpg
melina5.jpg


—Dentro de tu trabajo haces terapia de rehabilitación, prevención, también concientizás. ¿Cuál de todas requiere mayor atención?
—El dicho dice que es mejor prevenir que curar y es una realidad. Si como profesionales de salud podemos ayudar a los pacientes a evitar llegar una lesión debemos incluir en el tratamiento todas las herramientas que están a nuestro alcance. La ciencia demuestra que el cuerpo está diseñado para moverse por eso siempre en mis tratamientos incluyo la actividad física y la educación del paciente como métodos preventivos de lesiones.
—A veces la gente saltea al traumatólogo y va directo a pedir un turno con el kinesiólogo. ¿Cuál es el rol del kinesiólogo?
—Hace poco hubo una discusión mediática en un reconocido programa de televisión que expuso en cierto modo la diferencia entre ambas especialidades. Yo soy una defensora del trabajo en equipo y del respeto por la visión de otro profesional. El médico tiene un rol fundamental en el diagnóstico y tratamiento de lesiones. Es cierto que la kinesiología ha crecido muchísimo estos años y el kinesiólogo tiene en su mano infinidad de terapias que pueden ayudar al paciente y ahí radica nuestro compromiso como profesionales de salud. Nuestro rol fundamentales buscar el origen de la lesión, tratarla en el consultorio, educar al paciente para que acompañe con ejercicios domiciliarios, motivarlo a que adopte hábitos saludables de vida y volver a incorporarlo a su rutina diaria luego de la lesión.
—¿Qué sentís cuando un paciente puede retomar su rutina deportiva o actividades diarias sin dolor?
—Mi mayor satisfacción es cuando los pacientes me dicen: "Después de tantas noches sin dormir, anoche dormí sin dolor" o "Pude correr la carrera sin la molestia que traía hace meses", también "Que felicidad no necesitar asistencia para poder ir al baño e higienizarme". Sinceramente no encuentro una palabra que pueda expresar esa satisfacción. Seguramente muchos de mis colegas entenderán de qué hablo pero es la mejor parte de nuestro trabajo.
—Un consejo clave para una persona que camine a su trabajo, salga a realizar actividad física esporádicamente o de manera regular.
—Un consejo clave es usar el calzado correcto. Hoy en día se sabe que los pies son un captor postural fundamental y que muchas veces allí radica nuestra mala postura y el origen de muchas dolencias y lesiones. Saber qué tipo de pie tenemos y cómo pisamos es primordial para elegir un correcto calzado en especial el que se usa con más frecuencia o exigencia.
—Un desafío que tengas por delante
—Seguir capacitándome y ayudar en la concientización de un estilo de vida saludable.

MelixMeli

melina3.jpg


—¿Por qué elegiste estudiar kinesiología?
—Mi paso por el deporte me llevó a tener que recurrir en varias oportunidades al kinesiólogo y observando su trabajo me gustó mucho. Desde los 15 años decidí que ésta sería mi carrera y que la relacionaría al deporte. Disfruto mucho el contacto permanente con el paciente, ellos muchas veces llegan cansados de su dolor y poder ayudarlos es lo más lindo de mi profesión.
—Te recibiste en 2011 ¿cómo siguió tu camino? ¿Enseguida conseguiste trabajo?
—Trabajé un año en diferentes consultorios y en 2012 instalé mi propio Instituto -IREI- (Instituto de Rehabilitación y Especialidades Integradas). Comencé con clases de pilates reformer y kinesiología y luego fuimos creciendo incorporando otras especialidades. En 2017 instalamos el laboratorio de análisis biomecánico e inauguramos el segundo piso.
—En Diario UNO tenemos un archivo que refleja tu paso por el patín. Y en tu facebook se ve que trabajás con patinadoras -además de maratonistas, futbolistas- ¿Dejaste la actividad o de vez en cuando volvés a patinar?
—Mi paso por el patín fue una de las mejores cosas que Dios me permitió vivir. Es un deporte que te forma para toda la vida. Dejé de patinar oficialmente en mi primer año de facultad. Venía de salir subcampeona nacional en el año 2004 y la verdad que no me daba el tiempo para dedicarme bien a las dos cosas, así que opté por los estudios.
—¿Cómo se compone tu familia?
—Mi esposo Christian (él estudio dirección de cine y es quién me ayuda con los medios de comunicación y las redes sociales) y mi hijo Kevin de 4 años.
—¿Cómo es un día tuyo? ¿Cuánto tiempo le dedicás al trabajo?
—Siempre es importante encontrar un balance en la vida y es algo que uno siempre debe analizar en cada etapa para luego no reprocharse nada. Por la mañana soy más mamá que kinesióloga y hago mis actividades personales (gimnasio, trámites) pero algunos días a la semana dedico 2 o 3 horas a trabajar en domicilios o estudiar (a veces estudio temas específicos y otros me dedico a revisar los estudios de los pacientes, ya que todos pisan de una forma diferente y demandan de una atención especial). Luego del almuerzo atiendo a los pacientes en el instituto hasta las 20.30.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario