Boca Juniors

La mala racha de Boca en las finales a un partido

Boca llegó a siete finales en los últimos años, entre Trofeo de Campeones y Supercopa. Desde que se disputan, solamente pudo sumar una estrella.

Lunes 07 de Noviembre de 2022

Setenta y tres estrellas. Cincuenta y una son locales y veintidós internacionales. No hay otro equipo argentino que tenga semejante colección en sus vitrinas. Pero, pese a eso, hay algo que pasa con Boca a diferencia de otros clubes: los títulos fáciles le son esquivos, sobre todo a nivel nacional, esos trofeos o copas a un partido a las que se accede por haber ganado competencias más importantes, y a fin de cuenta termina dejando pasar la posibilidad de seguir sumando.

El Trofeo de Campeones perdido con Racing, que encima no había ganado ninguno de los títulos del año y había llegado por haber salido segundo, es sólo el más reciente de una serie de finales que valen una estrella y el Xeneize no consigue agregar a su escudo.

Desde que se disputan estas finales, ya sea el Trofeo entre los dos campeones de liga del año o la Supercopa que enfrenta al campeón de liga vs. el de la Copa Argentina, Boca solamente pudo sumar una estrella por esa vía, pese a haber sido el club que más competencias locales consiguió desde el 2014 para acá.

¿Cuál ganó? En el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza frente a Rosario Central, que había ganado la CA 2018, y el equipo de Guillermo Barros Schelotto que había ganado la Superliga 2017/18. La final se jugó en 2019, con Gustavo Alfaro en lugar del Melli, y fue triunfo 6-5 por penales, gracias a la atajada de Andrada a Rinaudo y la puntería de Cali Izquierdoz.

Esa consagración rompió una mala racha de tres derrotas consecutivas en la Supercopa. Una, en la primera edición disputada en 2012, el Boca de Julio Falcioni cayó 4-3 en los penales con Arsenal de Alfaro. La siguiente fue en 2016 con goleada 0-4 ante San Lorenzo, que entró como segundo de la liga porque el equipo del Vasco Arruabarrena había ganado Campeonato y Copa Argentina. Y la restante, que se jugó en 2018, fue 0-2 con River en Mendoza entre el Xeneize ganador de la Superliga 2016/17 y el equipo de Gallardo que alzó la CA en 2017.

La maldición de estos títulos que se consiguen en un partido no sólo tiene que ver con que hasta el momento ganó uno solo de cinco disputados, sino que por la pandemia le quedaron varios colgados, viene reclamando desde hace tiempo y ahora parece que se va a poner al día, luego de una promesa de Chiqui Tapia en una reciente reunión del Comité Ejecutivo de la AFA.

El Trofeo de Campeones 2020 era el que más en duda estaba, porque iba a enfrentar al campeón de la Superliga 19/20 con el de la Copa de la Superliga, que llegó a iniciar con la primera fecha y luego quedó vacante por la pandemia. En el parate desapareció la Superliga como organismo y llegó la LPF, y en la reanudación del fútbol se disputó ocasionalmente la Copa Maradona que también ganó Boca en enero de 2021. Pero en el reglamento no se especificó que esa competencia reemplazaba a otra o clasificaba a alguna final.

Sin embargo, unas semanas atrás, se fijó para el 22 de febrero el desempate entre River y Banfield como segundos de la Superliga 19/20 y de la Copa Maradona. Al mismo tiempo que anunció que la final contra Boca se jugará el 1 de marzo. También contra un segundo

La que queda es la Supercopa 2020, y otra vez ante un segundo. Boca ganó la Copa Argentina 2020 que terminó en 2021 y también la Superliga 19/20, por lo que entrará River como segundo del torneo, porque en esta competencia no hay desempate como sí en el Trofeo de Campeones, y en caso de que se repita el campeón en un año va directamente el segundo de la liga. Igual que pasó con San Lorenzo en 2015.

Para entender este apartado basta con repasar los títulos locales e internacionales del ciclo más exitoso de la historia de Boca, el de Carlos Bianchi, entre 1998 y 2001 y 2003 y 2004. En ese período, el Virrey ganó cuatro torneos locales, tres Libertadores y dos Intercontinentales. No tuvo Supercopa ni Trofeo de Campeones, tampoco Recopa Sudamericana y mucho menos, Suruga Bank. No existían.

De hecho, puede compararse con los títulos de Marcelo Gallardo en River. Entre sus 15 vueltas olímpicas, el Muñeco sumó siete de los fáciles, con tres Recopa, una Suruga, dos Supercopa y un Trofeo de Campeones. Y mérito suyo y de River, perdió apenas una de ocho finales por el estilo, y fue en 2016 contra Lanús.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario