Ovacion
Domingo 15 de Marzo de 2015

La Justicia procesó al médico Francisco Marín

Es por el ejercicio ilegal de la medicina y la usurpación de títulos. Lo acusan por la muerte de Horacio Eyssartier (h)

El Juzgado de Transición N° 1, a cargo de Mauricio Marcelo Mayer, dictó el procesamiento de Francisco Javier Marín por ejercicio ilegal de la medicina y el delito de usurpación de títulos y cargos. Sobre el analista también pesa una demanda penal por mala praxis. De esta forma se cumple con el requerimiento de la acusación privada y el Ministerio Público Fiscal, en la investigación que se formula por la muerte de Horacio Martín Eyssartier el 31 de diciembre de 2012. Con este medida,  quien atendía en su condición de psicólogo, pero que también medicaba como psiquiatra sin tener título habilitante, no podrá ejercer las dos profesiones al mismo tiempo. Además el juez de la causa le exige que anule el sello donde figura como médico psiquiatra.

La resolución fue confirmada a UNO por el querellante Marcos Rodríguez Allende: “Dictaron un auto de responsabilidad o un procesamiento de quien se dice ser psiquiatra, psicólogo, el señor Marín”. El abogado recordó que la causa se inicia con la denuncia por mala praxis iniciada por familiares de Eyssartier, luego del extenso tratamiento que llevó adelante el joven y que derivó en su posterior fallecimiento. “Fallece por una errónea medicación y por la falta de un control continuo del aspecto neurológico se produce una convulsión y fallece un 31 de diciembre”, repasa. En el devenir de la investigación surgen nuevos delitos vinculados con el ejercicio de la profesión, tanto de la psicología como de la psiquiatría, quedando en evidencia en todo este tiempo su extraña conducta, porque si bien se recibió de psicólogo nunca se matriculó. “El Colegio de Psicólogos sabía que Marín ejercía la psicología sin estar matriculado. Debo llamar la atención de esta entidad que nada hizo, si ellos sabían perfectamente que una persona estaba ejerciendo la psicología y como órgano de control no hacía nada”, alertó el profesional.  

Otro de los graves antecedentes que quedaron al descubierto mientras se fueron sumando pruebas al expediente es que Marín ejercía como psiquiatra, ya que si bien es médico, para lograr la especialidad mencionada se requiere de una certificación emitida por el Ministerio de Salud, que es producto de una residencia de cuatro años. “Nosotros hemos esto con varios psiquiatras y ellos nos han explicado de que se trata la residencia, cuestión que tampoco está acreditada en autos por parte de Marín”, confió Rodríguez Allende.

“Estamos hablando de una persona que hace poco tiempo trabajó en el Juzgado de Ejecución de Penas y era responsable de hacer los informes técnicos de las personas condenadas, quienes debían tener el visto bueno de las pericias psicológicas-psiquiátricas. El Poder Judicial empleaba a una persona que hoy procesa”, advirtió.

Según se pudo constatar, el hoy procesado médico se desempeñó durante más de un año en ese cargo neurálgico de la justicia entrerriana. En el marco de la causa, por estos días se avanzará con las pericias para tratar de establecer si se cometió mala praxis. Esta tarea fue encomendada a peritos de parte y de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, de acuerdo a lo dispuesto por el magistrado actuante.

Comentarios