Secciones
club

La contención, principal bandera de las entidades

El Club San Miguel, Ciclón del Sur y Sportivo Urquiza nuclean una gran barriada de la ciudad de Paraná en busca de contención social.

Jueves 11 de Noviembre de 2021

Los barrios más populares de la ciudad de Paraná son los que sufren a diario la discriminación por los distintos problemas sociales que ellos tienen y eso se traslada a los clubes, que muchas veces son mal señalados por todos los paranaenses, por su ubicación geográfica. Muchas veces las instituciones como San Miguel, barrio Paraná XVI-XII; Ciclón del Sur, Anacleto Medina, Padre Kolber y Sportivo Urquiza, La Floresta, Balbi, entre otros, son juzgado por su procedencias y no saben el rol que cumplen con los chicos y chicas del barrio, con la bandera de la contención en lo más alto.

Las entidades deportivas no solo trabajan en el desarrollo del deporte, en el cual las tres tienen al fútbol como principal actividad, además su labor va en pensar que a cada uno de los protagonistas no les falte nada y poder cambiar la cultura, educación y forma de llevar el día a día.

SPORTIVO URQUIZA UN CLUB IDENTIFICADO CON UN BARRIO

clubes (5).jpeg

San Miguel, Ciclón y Sportivo Urquiza trabajan junto a una gran barriada, que ocupa un gran porcentaje de la capital entrerriana con distintos niveles sociales, pero la mayoría con muchas dificultades para poder tener los principales elementos para entrenar. El esfuerzo que realizan las entidades para cumplir con esos problemas son muchos, desde ventas de productos para juntar fondos hasta gestiones provinciales-municipales para contar con los pedidos de los chicos.

En los tres clubes, a su vez, funciona un comedor, donde cada uno de los jóvenes deportistas tiene un plato de comida, o una merienda, que es un gran esfuerzo de las comisiones directivas y allegados, que colaboran para brindarle una sonrisa a cada jugador o jugadora.

Dos de los dirigentes que charlaron con UNO se refirieron a las problemáticas que tienen las entidades del suroeste para poder crecer y mantener una idea de trabajo, en busca de progresar y cambiar los ideales que trae cada uno de los jugadores desde sus hogares. Los dirigentes y entrenadores tratan de educar a los chicos para poder cambiar los principales valores de la vida, en sus hogares y en el día a día en sus labores cotidianas.

clubes (2).jpeg
Jugadores de Sportivo Urquiza entrenando y llevando adelante su práctica deportiva

Jugadores de Sportivo Urquiza entrenando y llevando adelante su práctica deportiva

Fabricio Sibulosfky, entrenador y coordinador de San Miguel, habló del crecimiento que tuvo la entidad en los últimos meses en cuanto a chicos y chicas, que le permitieron formar distintas categorías.

“Estamos trabajando desde que nos llamó Fabián Sauthier para sumar la mayor cantidad de chicos y chicas al club. Queremos sacar los chicos del barrio de la calle, que tengan la oportunidad de estar en un club, divertirse y estar disfrutando con amigos”, comentó el jugador de Primera División que aporta su granito de arena en la formación de jóvenes deportistas.

El crecimiento de los chicos del barrio fue con valores que lejos están de un club, pero que con el correr del tiempo los entrenadores buscan que dejen en el pasado con un gran trabajo de contención y educación.

En cuanto al trabajo que se viene aplicando en San Miguel contó: “Ellos deben cumplir con ciertas reglas y nos cuesta mucho, ya que San Miguel fue un club que estuvo cerrado muchos años. Nos cuesta llegarles y que entiendan que ya no juegan torneos libres, o en el barrio”.

Las familias y hogares fueron los primeros pasos de cada uno de los jugadores y jugadoras. Ahora es momento de crecer y cambiar algunos hábitos. Fabricio dijo al respecto: “Cuesta sacar ideas y poder inculcarle a los padres el valor que representa estar en una entidad y formar parte de la Liga Paranaense de Fútbol. No buscamos resultados, queremos que los chicos tengan valores”.

Las familias que concurren al Santo de Paraná XVI viven realidades diferentes y es uno de los principales problemas para la entidad que a diario trabaja para colaborar y estar de cerca de cada uno de los jóvenes que necesitan de una ayuda extra.

clubes (4).jpeg
Los peques del Club San Miguel escuchando las indicaciones de los técnicos en la visita de UNO Entre Ríos

Los peques del Club San Miguel escuchando las indicaciones de los técnicos en la visita de UNO Entre Ríos

“Todas las familias viven realidades diferentes. Arrancamos complicados, al inicio no teníamos ni una pelota y el presidente del club siempre estuvo. Hoy en día podemos decir que todas las categorías están vestidas y con pecheras hasta para entrenar. Los chicos vienen a practicar con lo que tienen. Tratamos con compañeros del plantel de Primera División de armar un ropero para que todos los chicos puedan tener sus elementos de entrenamiento. Nosotros y el club tratamos de ayudar a todos los chicos. Algunos en particular no tienen ni un plato de comida, desde adentro no le hacemos faltar nada. En todas las prácticas hay una merienda para poder ayudarlos”, se sinceró Fabricio Sibulosfky a UNO.

Los jugadores no están solos, aparte del apoyo de los dirigentes está también el acompañamiento de amigos, que cuentan con negocios y a diario donan para colaborar con las comidas, meriendas y familias.

“Estamos felices porque los chicos del barrio y amigos que tienen negocios donan alimentos para poder colaborar con cada uno de los jóvenes deportistas. Para muchos padres ver a sus chicos jugar en un gran logro. Muchos nos dejan los jugadores en el club y nos hacemos cargo hasta que volvemos a darles sus hijos en mano. Algunos padres no tienen plata para poder pagar una entrada de liga”.

Pensando en el futuro, el defensor dijo: “Sueño con que los chicos tengan una formación y poder en un futuro contar con todas las categorías en la liga. Quiero que ellos se diviertan, disfruten y que los compañeros de Primera se sumen para colaborar con las formativas. Vamos por un bueno camino”.

Quieren abrir una puerta Ciclón del Sur, club ubicado en el barrio Anacleto Medina, viene trabajando desde hace unos años para poder cerrar su propio predio, que ya tiene dos paredones perimetrales para seguir trabajando en la contención.

clubes (1).jpeg
La banda de Ciclón del Sur en el predio ubicado en Anacleto Medina

La banda de Ciclón del Sur en el predio ubicado en Anacleto Medina

Maximiliano Salinas adelantó a UNO: “Mi sueño es poder abrir una puerta para poder ingresar al club y vamos por un buen camino”. Y luego siguió hablando del trabajo que realizan a diario: “Para nosotros, como es fútbol y es la disciplina que más se entrena en el club, no es tan complicado. Lo difícil es mantenerlos dentro de la entidad, en cuanto a la educación deportiva que uno quiere que tengan al defender la camiseta del club. Con los dirigentes queremos que ellos tengan una disciplina y cumplan con las normas que queremos como institución. A veces se hace difícil por cómo estamos como entidad, que nos falta cerrar el predio y seguir trabajado para el crecimiento”.

El dirigente de la entidad Azulgrana habló de los puntos principales que tratan de hacer llegar a los chicos que entrenan y defienden los colores de la institución.

“Uno le quiere inculcar una educación o disciplina y se van. La base que tenemos como contención es el respeto, la educación y poder mantener un cumplimiento con los entrenamientos, que sería el principal problema. Queremos cambiarles los hábitos y que ellos puedan transmitir todo eso en sus hogares, tratando de cambiar lo que vienen trayendo desde hace muchos años”. Lo básico es lo que intentamos hacer, algo que hoy no se ve en las escuelas de barrio. Como club queremos que sigan educándose y representar de la mejor manera al club”.

Ciclón del Sur es el pulmón de toda una barriada, que crece alrededor de la pasión por el fútbol. Salinas dijo sobre el club: “Somos un gran pulmón para la zona, acá somos alrededor de cinco barrios y vienen de todos ellos a entrenar. El fútbol une y con el club queremos cambiar la imagen de todo un barrio. En el principio sufrimos mucho por ser de Anacleto Medina, hasta en la misma liga y demostramos que somos otra cosa”.

Al club le costó por muchos años formar las divisiones inferiores por estar cerrado por mucho tiempo, y la segunda etapa por momentos se hizo cuesta arriba luego de 2010, tras tomar las riendas de la comisión directiva para devolver a Ciclón del Sur al lugar que no tuvo que dejar: “Costó formar las divisionales y cuesta mantenerlas, los chicos no tienen educación deportiva. Acá vienen a jugar como en un torneo libre y nosotros les queremos hacer entender que hay que entrenar para luego jugar y competir”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario