Secciones
Ovacion

Juventud Unida, en su hora más gloriosa

Fútbol:  Venció a Gimnasia en Concepción por 2 a 1 y ascendió. La Juve se metió en la B Nacional al vencer al Lobo en el Núñez. Paolo Impini marcó el tanto del triunfo al minuto 93. 

Lunes 03 de Noviembre de 2014

Gerardo Iglesias / Ovación
giglesias@uno.com.ar

 

 

 

Juventud Unida de Gualeguaychú logró el ascenso a la Primera B Nacional al vencer a Gimnasia en Concepción del Uruguay por 2 a 1. La Juve logró el pase en la última jugada del encuentro tras el cabezazo a Paolo Impini que se metió en la historia del equipo del sur entrerriano. El partido se jugó ante una multitud que copó el estadio Núñez, tanto de hinchas visitantes como locales. En el cierre de la fase regular, Juventud armará una fiesta en su cancha mientras que el Lobo se jugará su mínima chance de entrar a los playoff en Formosa.
La última bola de la noche viajó alta, anunciada, bajando como un globo en el vértice derecho del área chica de Rougier. El partido se iba con empate, lo que dejaba todo abierto para la última fecha. Cuando baja la redonda, Impini salta solo, como un fantasma goleador y heroico, para meterle la testa, el hombro, el cuerpo, los sueños de toda una ciudad. Por un instante nadie comprendió nada en el Núñez.
La lluvia agregaba dramatismo y restaba visibilidad a todos. Hasta que explotó lo tribuna norte cuando se vio a Impini saliendo como loco a festejar su gol, el que le dio la victoria y el ascenso a Juventud Unida. No había tiempo para más. Solo para que la sorpresa se transforme en amargura para los locales y festejo loco, emocionante, para la visita.
El partido en sí fue malo, pero lo intenso, la emotividad por lo que se jugaba, terminó pagando un espectáculo que ya quedó en la historia. Lo mejor estuvo en los últimos 10 minutos.
Antes, Juventud pegó primero en la parte inicial, tras un intercambio de ataques de ambos que hicieron revolcar a ambos arqueros. Y a los 22’, la visita encontró el primero, con toda la defensa del Lobo durmiendo, un centro al segundo palo y la aparición de Pereyra, en soledad, por el palo derecho para clavar el primero. Así se fueron los 45’ iniciales, con Gimnasia buscando la parda y la Juventud contestando de contra. En esas respuestas, Rougier le tapó el segundo a Fornillo y Araujo en la misma jugada, mientras enfrente, De León hacía lo mismo con Ferreyra, otra vez lo más peligroso del Lobo.

 

 

LOCURA. La segunda parte mostró a Juventud más adelantado, ganando en el medio y llegando con más gente, sin apelar al pelotazo largo que mostró en la primera parte. El local estaba perdido, hasta que el técnico Zwenger mandó al Loncho Rodríguez por Martínez y bajó a Villalba. Ahí se acomodó mejor Gimnasia y pasó a pisar el área con más peligro, quedando además con tres en el fondo, con la clara intención de ir a buscarlo.
Lo tuvo el Lobo en varias, hasta que un cabezazo salió despedido del travesaño al terrible zurdazo del Loncho Rodríguez. Iban 86’. Empate, festejo local y silencio visitante. Gimnasia acorraló a Juventud en busca del segundo. Lo tuvieron Laureiro, Ferreyra, Rodríguez y una pifia de Domenez. Y no pudo. Ya se jugaban los 80 y tantos, llegando a los 90’. Cuatro minutos más que da Guillermo González, de buen arbitraje. Roja a Rodríguez (acá se equivocó el árbitro) y tiro libre para Juventud. Y el centro al área del Lobo y el cabezazo de Impini al gol, al delirio de Gualeguaychú, al ascenso de la Juve.
Se acabó todo. Fiesta de la visita. Desilusión para Gimnasia, que vio cómo se le escapan puntos otra vez en el final, dejándolo con un pie afuera de los playoff.
Es tiempo de festejos para Juventud.
Y no fue un regalo, es producto del trabajo de largos años del cuerpo técnico y de varios jugadores que la vienen remando desde los torneos federales. Ahora, vendrán tiempos de trabajo en el estadio y de rearmar un plantel más potente para la segunda categoría. Y ese es el camino que debe seguir Gimnasia, el que siempre pedimos desde estas páginas. Con tranquilidad, respaldando al DT y a los pibes del local, rodeándolos de experiencia y de hombres con juego e inteligencia.
 

 

 

Increpado. El exárbitro Gustavo Bassi llegó a Concepción del Uruguay como veedor del árbitro. Al término del partido fue increpado en la platea con la recriminación sobre los encuentros anteriores de Gimnasia como visitante, donde el equipo uruguayense fue perjudicado. Y en esos dos encuentros, no hubo veedores.

 

 

 

Lo que viene. Mientras la Juve ya empieza a pensar en los festejos del domingo con toda su gente (jugará con Sportivo Patria de Formosa), Gimnasia recibirá el miércoles a Atlético Paraná, desde las 21, por la Copa Argentina. Y el domingo, a las 16, saldrá a enfrentar a Sol de América en Formosa.

 

 

 


2 Toques:

 

 

Una multitud. Hacía mucho tiempo que el estadio Núñez no mostraba el marco que tuvo anoche. Repleto en sus dos tribunas populares y en un 80 por ciento en las dos gradas laterales. El megaoperativo policial, hasta el cierre del cotejo, funcionó bien ya que no se habían registrado incidentes en la cancha ni en los alrededores.

 

 

Lágrimas. Dirigentes y colegas de Gualeguaychú esperaban la apertura de los vestuarios al término del partido entre abrazos y lágrimas. El ascenso a la B Nacional lo vivieron intensamente en la casa de Gimnasia, donde se los respetó más allá de algunos cruces. Así, el equipo del sur provincial vivió su hora más gloriosa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario