Secciones
Ovacion

Julio Gamarci, el cerebro del campeón del Mundo y Panamericano

El entrenador de la Selección de sóftbol habló luego de la medalla de oro en Lima. "Los resultados eran de esperar por el trabajo que habíamos realizado", dijo.

Miércoles 07 de Agosto de 2019

Ya más tranquilo y en su trabajo diario como abogado; el entrenador de la Selección Argentina Mayor de sóftbol, Julio Gamarci, habló tras ganar el Oro Panamericano en Lima 2019 por primera vez para el deporte algo que llena de orgullo a todo el sóftbol nacional. Argentina en la actualidad es el Campeón del Mundo de Mayores y Panamericano algo impensado y soñado ni por el más optimista amante del sóftbol. Todo esto es producto de una forma de trabajo que se llevó a cabo durante años y que es encabezada por el paranaense Julio Gamarci, junto a un grupo de colaboradores y sobre todo por una camada de jugadores con puro talento para el deporte. En un alto en su trabajo, Gamarci charló con Ovación sobre el logro nacional en Perú.

“Los resultados eran de esperar por el trabajo que habíamos realizado. Para ganar hay que aprender experiencia a través de las derrotas y de eso aprendimos todo este tiempo. Podemos tener en esta clase de torneos varios jugadores al tope del rendimiento. Pero si no hay un trabajo de aprendizaje todo es más difícil”, dijo.

Luego aseveró: “Yo creo que la Selección ganó estos torneos por un cúmulo de cosas. Primero por el trabajo que se comenzó hace unos años con los juveniles. Desde que fuimos campeones del mundo juveniles en dos oportunidades se comenzó a pensar que se podía ganar un torneo de mayores, que no era un sueño lejano. Era proyectarlo como objetivo y creo que luego de esas dos historias de ganar mundiales Juveniles se trabajó con muchos jugadores para poder poner como objetivo ser campeones mundiales a nivel Mayores”.

“Todo arrancó con la Mayor en principio de 2015 con este grupo de jugadores. Que además de mucho trabajo hay un talento en ellos. También tener un liderazgo para ordenar las formas de laburar durante todo este tiempo”, completó.

Sobre la importancia del Oro Panamericano en Lima logrado y diferenciarlo con el Mundial de Mayores de República Checa, Julio Gamarci dijo: “Normalmente los países con su dirigencia apoyan a los deportes que están en un circuito olímpico. Nosotros con el sóftbol lo estamos con este circuito a nivel nacional y la Selección Argentina contribuyó con una medalla a la delegación argentina y de Oro. Todo eso repercute y mucho a la Agencia de Deportes de la Nación porque destinan mucho más dinero a los deportes que pueden contar con algún tipo de logro”.

“Para el sóftbol argentino es importante el haber ganado los Panamericanos, porque el mejor nivel mundial del deporte está en América, y a diferencia de otros deportes en que las potencias están en Europa, que si bien pueden salir campeones Panamericanos, van a un Mundial o un Juego Olímpico y terminan 10°. No es que sean malos, sino que las potencias están en Europa. En el sóftbol no pasa. Los mejores son de este continente y por eso la importancia de los Panamericanos ganados”.

Sobre la forma de trabajo comentó: “Yo lo que hecho como entrenador es estudiar mucho y aprender. No alcanza con haber sido jugador y volcar toda esa experiencia a un equipo; hay que estudiar. Lo que podamos ver ahora como virtudes del equipo seguramente son consecuencias de un montón errores del pasado y que lógicamente cuando uno comete errores se da cuenta de muchas cosas y que sirven para más adelante”.

EN PARANÁ. Se habla que Paraná volverá a ser sede de un campeonato Panamericano nuevamente. Será la tercera vez que esté esta competencia en la capital entrerriana (primera 1995 y segunda 2014). Sobre ese tema el orientador comentó: “Es muy probable que Paraná vuelve ser sede de un Torneo Panamericano en noviembre del año que viene”.

Para finalizar Julio Gamarci fue claro: “Quiero agradecer ante todo a Javi er Martínez, que es el jefe de equipo de la Selección. Ha sido un compañero de ruta muy grande en estos años. Los compañeros del cuerpo técnico son excepcionales, como Gustavo y Beto Guerrinieri, dos hermanos que trabajan y trabajaron mucho por el equipo; Kevin Bolzán, un chico súper comprometido con todo y nuestro médico Luciano Benedetti, que es del palo del sóftbol. Pero sobre todo por todos los jugadores, no estos que ganaron el Mundial y los Juegos, sino aquellos que hicieron todo lo posible por estar y no llegaron. Para muchos de ellos va mi especial respeto y mi mayor gratitud por haber comprendido y sobre todo tolerar una situación con un entrenador cuando te dice que no va a estar en el plantel definitivo de un Mundial o un Juego. Para ellos mi agradecimiento”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario