Secciones
Julio Barrios

Julio Barrios encontró libertad a bordo de dos ruedas

En sus últimas vacaciones Julio Barrios realizó una aventura que le permitió unir Esquel con San Martín de Los Andes. En dos semanas transitó 600 kilómetros.

Domingo 23 de Mayo de 2021

Julio Barrios tiene 56 años. Trabaja en la Dirección Provincial de Vialidad. Al momento de presentarse en sociedad indica que está casado con María y tiene dos hijos. Se define como un amante del cicloturismo, actividad que le brinda libertad. Gran parte de su día lo transita sobre dos ruedas. En su bicicleta se traslada hacia la oficina donde ejerce sus funciones de ingeniero. Al momento de trasladarse hacia otro punto de la ciudad elige el mismo vehículo. Este rodado también es el compañero de ruta en los momentos de recreación.

En el período de licencia la actividad del pedal también está presente. Julio proyecta parte de su tiempo de descanso para trazar desafíos sobre dos ruedas. Y en las últimas vacaciones cumplió un nuevo desafío trazado al unir Esquel con San Martín de Los Andes.

La travesía demandó dos semanas de esfuerzo, donde transitó por caminos de ripio, subidas, bajas en un clima agradable que promedió los 15º. La temperatura bajaba considerablemente por la noche. En total fueron 600 kilómetros de aventuras, donde descubrió bellas postales. En algunos tramos sufrió el enorme desgaste físico, pero al mismo tiempo experimentó placer.

Julio Barrios.jpg
Julio Barrios transitó durante dos semanas por La Patagonia.

Julio Barrios transitó durante dos semanas por La Patagonia.

“Esta aventura surgió de un viaje de vacaciones familiares. Uno de mis hijos nos propuso ir al Chaltén, que es la capital nacional del trekking. Aproveché el viaje para conocer el lugar y caminar por los senderos. Pero también proyecté prolongar mis vacaciones, pero solo. Quería llegar hasta San Martín de Los Andes, pero no sabía adónde podía iniciar. Recorriendo por el Google Earth, localicé a Esquel como una distancia razonable para hacer el recorrido en dos semanas. Además en esa ciudad hay una oficina de la empresa por la que mandé la bicicleta por encomienda. Ahí inicié el viaje”, relató Julio a Ovación.

La idea inicial era realizar toda la travesía por la ruta nacional número 40, pero el consejo de un familiar modificó el itinerario. “Me recomendaron conocer el Parque Los Alerces. Al investigar el lugar observé que había un camino para transitar dentro del parque de aproximadamente 70 kilómetros. Dentro del parque hay varios camping para pasar la noche. Ahí decidí cambiar el recorrido y el tramo inicial lo realicé dentro del parque”, explicó.

En el periplo, Barrios transitó por Trevelín, la presa Futaleufú, Cholila, Lago Puelo, El Bolsón, Bariloche, Villa La Angostura y San Martín de Los Andes, entre otros puntos de La Patagonia. “Estuve dos semanas. Salí un lunes y terminé un lunes. Hubo días de descanso. En algunos lugares me quedé más de un día, en otras hice noche y continué viaje al día siguiente dependiendo del cansancio o si me gustaba el lugar. Pensé hacerlo en menos días, pero la idea era ir y disfrutar. No quise ponerme metas tan estrictas. Cuando me gustó un lugar, me quedé”, explicó.

Julio Barrios.jpg
Julio Barrios junto a su bicicleta en Lago Puelo, una de las paradas de descanso.

Julio Barrios junto a su bicicleta en Lago Puelo, una de las paradas de descanso.

Julio indicó que no realizó una preparación específica para realizar esta aventura. “La preparación es continua porque ando siempre en bicicleta. Tengo un grupo con quienes me junto una, dos, tres veces por semana, dependiendo de los tiempos. Salimos habitualmente para la zona de Tezanos Pinto, Villa Fontana. En bicicleta ando siempre. Voy pedaleando a mi trabajo. Si tengo que ir al centro lo hago en bicicletas. Por lo general la bicicleta es mi compañera de todos los días. Una preparación específica no tengo. Salgo siempre a pedalear y me gusta. Estoy un poco preparado. De hecho este es el tercer viaje que realicé y los anteriores me dieron la pauta de cómo iba a sentirme en este, qué iba a necesitar, etcétera”.

En el camino Barrios sorteó distintos obstáculos. “Una etapa que me marcó fue cuando salí de Río Villegas. Tenía planificado llegar hasta un camping en Villa Mascardi, pero al no conocer el camino no sabía que, al salir desde Río Villegas buscando la ruta 40, tenía una subida muy dura y larga. Ese tramo demandó más de dos horas de viaje. Además iba bastante cargado, entre 40 y 50 kilos de carga. Esa noche debí dormir al costado de la ruta”, revivió.

El cuerpo pasó factura después de pedalear bajo esas condiciones. Hubo momentos de sufrimiento, pero el placer fue supremo. Y especialmente, la actividad brindó sensaciones de libertad. “Viajar en bicicleta me permite recorrer bastante distancia a la velocidad que me gusta. Además me gusta la vida de camping. El cicloturismo junta estas dos actividades que me apasionan”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario