Secciones
Ovacion

Israel libera a futbolista palestino que hizo huelga de hambre

 Mahmud Al Sarsak, de 25 años, pasó tres años en la cárcel acusado de pertenecer a la organización anti israelí Jihad Islámica, un grupo con fuerte presencia en la Franja de Gaza.

Martes 10 de Julio de 2012

Un futbolista de la selección nacional palestina que estaba preso sin cargos y que hizo una huelga de hambre en Israel fue liberado hoy por las autoridades del país en cumplimiento de un acuerdo con el deportista, por cuya causa intervino hasta la FIFA, informaron autoridades.

Mahmud Al Sarsak, de 25 años, pasó tres años en la cárcel acusado de pertenecer a la organización anti israelí Jihad Islámica, y en los últimos meses realizó una huelga de hambre para denunciar las condiciones de su encierro, que se prolongó durante 94 días y que, según afirma, le provocó severos daños físicos.

El futbolista, que juega en el seleccionado nacional palestino y niega las acusaciones israelíes de pertenencia a Jihad Islámica, fue detenido en julio de 2009 cuando salía por Erez para ir a Cisjordania tras ser contratado por el club de fútbol cisjordano de Balata.

Las autoridades israelíes acusaban a Al Sarsak, que nació en un campo de refugiados y se convirtió a los 14 años en el más joven debutante en la Serie A palestina, de pertenecer a la Jihad Islámica, un grupo con fuerte presencia en la Franja de Gaza que reivindicó decenas de atentados contra israelíes.

Sarsak fue puesto en libertad ayer por la madrugada de un hospital en una prisión israelí, dijo Sivan Weizman, vocera de la oficina de prisiones de Israel, según informó la cadena de noticias CNN.
Como cientos de presos palestinos, el futbolista no cuenta con una acusación formal ni fue juzgado, en virtud de la llamada detención administrativa, que permite a Israel arrestar a palestinos sin cargos indefinidamente, una medida criticada por la Unión Europea (UE) y varias organizaciones de derechos humanos.

Ayuno
Como Israel no le informó del tipo de delito del que lo acusaba ni de las pruebas existentes contra él, Al Sarsak comenzó una huelga de hambre el 19 de marzo para exigir su liberación.

La protesta de Al Sarsak se enmarcó en una campaña que mantuvo a 1.600 presos palestinos sin comer durante 28 días hasta que un acuerdo entre Israel y los representantes de los presos, en mayo pasado, puso fin a la delicada protesta.

El pacto, en el que medió Egipto, concedió a los presos buena parte de sus demandas, relacionadas con las condiciones de su encierro, y estipulaba la liberación gradual de los presos en detención administrativa.

El pasado 18 de junio, el deportista terminó con la prolongada huelga de hambre, tras llegar a un pacto con las autoridades israelíes por el que éstas se comprometían a no renovar su detención bajo la Ley de Combatientes Ilegales, que permite a Israel arrestar a palestinos sin cargos indefinidamente.

El futbolista fue recibido a su llegada a Beit Hanun, en el norte de la Franja de Gaza, por decenas de personas, entre ellos altos dirigentes y miembros de la Jihad Islámica, informó la agencia de noticias Europa Press.

De ahí fue trasladado al hospital Shifa, en la ciudad de Gaza, para ser asistido debido a su delicado estado de salud.

Durante su huelga, profesionales de la ONG israelí "Médicos por los Derechos Humanos" lo visitaron en prisión y dijeron que el futbolista había perdido el 33% de su peso corporal, sufría una pérdida extrema de tejido muscular, por lo que era muy probable que no pudiera volver a jugar al fútbol de manera profesional.

Su encierro movilizó a diversas personalidades del mundo del fútbol.

El mes pasado, el Sindicato Mundial de Futbolistas (FIFPro) pidió públicamente a Israel, en nombre de todos los futbolistas profesionales del mundo, que fuese liberado.
Incluso, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, pidió a la Federación Israelí de Fútbol que intercediera en favor del jugador palestino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario