Abusos en Independiente
Miércoles 18 de Abril de 2018

Indignante: los chats entre el árbitro Bustos y uno de los futbolistas abusados

La prensa tuvo acceso a parte de las pruebas que se están peritando contra el referí imputado por abuso sexual y promoción de la prostitución de menores de edad.

"Hola, crack", le tira Martín Bustos a un jovencito jugador de fútbol, a través de una red social. Así comienza uno de los chats que se filtró entre el árbitro imputado por abuso sexual y promoción de la prostitución de menores de edad y una de las víctimas, jugador de las Inferiores de Independiente.

Ésta y otras tantas comunicaciones pudieron recuperarse del celular de Bustos, que su abogado había destrozado a martillazos.

Según se infiere de la investigación, el árbitro intentaba relacionarse con varios chicos, de perfil similar, con este tipo de táctica.

Por el chat filtrado, se presume que Bustos sabía la edad del menor, dado que hace referencia a su presente escolar.



Allanamiento en Villa Adelina

Dentro de este contexto, el martes se allanó un departamento en Villa Adelina, San Isidro, Buenos Aires, que sería propiedad de Martín Bustos.

Allí habría llevado a varios chicos, jugadores de las Inferiores.

La Policía secuestró ropa y documentos del árbitro.


allanamiento.JPG

allanamiento1.JPG




Parte del chat que se filtró entre Martín Bustos y un menor:

chats.JPG

chats1.JPG

chats2.JPG

chats3.JPG


– Hola, crack. Gracias por aceptar

– Cómo va? No es nada

****

– Y al colegio vas también me imagino

– Sisi voy al colegio de Independiente

– Perfecto. Y ahí cómo andás?

– Bien, es medio difícil pero bien. Vos sos árbitro, no?

– Así es

****

– Así nos juntamos a tomar algo y a charlar de fútbol si querés. Obvio que yo invito.

– Buenísimo, sisi cuando esté por allá te aviso y nos juntamos a tomar algo y a charlar, muy amable.

– Será un gusto. Pero avisame, eh. Te tomo la palabra.

– Sí, tomá mi palabra, pero lo que pasa que hasta San Isidro no sé ir.

– No, huevón. Yo me voy hasta el Centro o hasta donde estés y tomamos algo por ahí. Tampoco te decía que vengas a mi casa jaja.

– Ah, perfecto entonces.

– Cuando nos conozcamos y tengamos más confianza no hay problema. Hasta te doy la llave de mi casa

****

– Entonces te tendré que dar la llave del auto también.

– Jajajaja buenísimo.

– Che, te paso mi número así es más fácil contactarnos. Querés?

– Dale, dale.

– Ahí te agendo.

– Me parecés muy copado, chabón.

****

– Eso sí, te pido que no se divulgue mucho que tenés un amigo árbitro porque no queda bien que un árbitro y un jugador sean amigos fuera de la cancha. Puede ser? Me bancás en esa?

– Gracias igual vos, quedate tranquilo que todo queda acá.

– Cada vez me caes mejor. Jajajaja.