Fútbol
Martes 05 de Junio de 2018

Ignacio Arce dejó su marca en San Martín

El arquero paranaense tuvo asistencia completa en el Santo tucumano, que el domingo logró el ascenso a la próxima temporada de la Superliga. "Me sentí uno de los pilares", describió Nacho.

San Martín de Tucumán retornó a Primera División después de nueve años en el ascenso. El Santo conquistó el reducido de la Primera B Nacional el domingo al golear a Sarmiento de Junín por 5 a 1 en su estadio ubicado en La Ciudadela. De esa manera, el Ciruja protagonizará uno de los clásicos más pasionales que tiene el fútbol argentino cuando enfrente en la próxima temporada de la Superliga ante Atlético Tucumán.
El Rojiblanco contó en su plantel con el arquero entrerriano Ignacio Arce. El uno fue el jugador con mayor participación en la temporada. El ex-Atlético Paraná fue el único futbolista de San Martín que tuvo presencia completa y el que más minutos disputó en toda la temporada de la B Nacional.
Dueño de una enorme personalidad, Nacho se ganó el cariño del hincha rápidamente. El arquero, que tuvo pasado en el seleccionado juvenil Sub 17, fue uno de los pilares de la conquista de San Martín. "Se hace difícil caminar por Tucumán, pero es un momento lindo que la gente agradezca", graficó Arce, en diálogo telefónico con Ovación.
A mediados de 2017 el paranaense arribó al Jardín de la República para custodiar la valla de uno de los equipos más populares del norte del país. El desafío que asumía era seductor. La única meta que había en el camino era el ascenso al círculo superior. El hincha de San Martín quería volver a cruzarse con su clásico adversario, que este año experimenta su segunda incursión internacional.
Nacho llegaba al Santo con una frustración tras haber sufrido en carne propia el sabor amargo del descenso con Crucero del Norte de Misiones. Pero Arce sabía lo que era celebrar conquistas. En San Martín festejó su tercer ascenso en su carrera. Los tres fueron con equipos que lucen de rojo y blanco.
—¿Sensaciones de esta conquista?
—Las sensaciones son muy lindas por hacernos querer por la gente, por el buen grupo y por dejar una marca en un club como San Martín, que es muy importante. Hace un año que estoy en San Martín y lograr algo importante es muy lindo.
—En tu carrera habías ascendido con Unión y Atlético Paraná. ¿Qué diferencia tiene este logro con los anteriores?
—A comparación con el de Unión es distinto porque en esta oportunidad me sentí más protagonista, me sentí uno de los pilares y eso es más reconocido y me hace sentir de otra manera. Con Atlético Paraná hicimos algo histórico que quedó para todos nosotros, para la familia y aparte nací en Paraná. Este ascenso con San Martín es un momento único que no me lo imaginaba. Recién estoy cayendo de esta situación.
—El año pasado te tocó descender con Crucero del Norte. ¿Tomás como una revancha este ascenso?
—No sé si una revancha. Fue una recompensa al sacrificio y a pelearla siempre. A ponerle la cara a los peores momentos. El descenso con Crucero dolió porque es lo peor que le puede pasar a un jugador, es una frustración muy grande. Después me puse otro objetivo que por suerte lo pude cumplir.
—¿En qué momento de tu carrera te encuentra este ascenso?
—Encontrando un equilibrio, una comodidad. Con los patitos en fila. El que me conoce sabe quién soy. Soy una persona medio alocada, pero apoyándome mucho en mi novia, en mi familia para encontrar esa tranquilidad. Lo demostré este año, que para mí fui el mejor arquero del torneo (risas).
—¿Te sorprendió desde adentro el enorme poder de convocatoria que tiene San Martín?
—Sí, sorprende por la gente, por el fanatismo, por el amor hacia el club. Vivir todos los días con esas cosas. Salís a la calle o en cualquier lado y el hincha te lo reconoce, agradece o insulta. Pero actúa de esa manera por sus sentimientos que tiene hacia el club
—¿Fue difícil sostener la presión teniendo en cuenta el presente de Atlético Tucumán o era una presión linda?
—Sabíamos que era una camiseta muy pesada, que es difícil jugar acá, más allá de que estábamos en la Primera B Nacional. Pero antes que nada no nos fijábamos en el otro equipo. Las metas que han logrado las tiene bien merecido. Lo principal es que nunca nos creímos más que nadie. Laburamos con humildad, tuvimos mucho sacrificio y un gran grupo que nunca se desvió. Por más que estábamos en el mejor equipo de la categoría, supimos convivir con eso y no nos pesó por la forma que vivimos en el día a día. El técnico (por Rubén Forestello) también nos hizo poner los pies sobre la tierra y eso fue fundamental.
—Mencionaste que fueron el mejor equipo de la B Nacional. ¿Lo entendés de esa manera más allá de que se le escapó el título de campeón en la última fecha?
—Sí. No solo por la gente, la dirigencia y lo que es el club que es de Primera, sino que hubo otro juego con los nombres que tiene este plantel. Creo que se tenía que dar el ascenso porque fuimos superiores ante cualquier equipo, tanto de local como de visitante y lo terminamos cerrando con esa goleada que fue tan linda para todos. Antes nadie nos superó en el juego.
—Tuvieron momentos emotivos en el campeonato. Ahora ¿qué fue más importante: haber dado vuelta rápidamente la serie final ante Sarmiento o empatar sobre la hora ante Villa Dálmine y haber obtenido el pase a semifinales?
—En lo personal fue el empate ante Dálmine. Por el sacrificio y el trabajo. El tercer gol que nos anotaron fue error mío y quedó muy marcado ese momento. Dios quiso que se diera esa manera, con un poco de sufrimiento para después demostrar que estábamos preparados para cualquier adversidad.
—¿Cómo es tu situación contractual?
—Mi pase pertenece a Unión de Santa Fe y veré qué es lo que pasa. Antes quiero disfrutar de mis vacaciones con mi novia, mi familia y mis amigos. Después pensar en eso. Depende de Unión y lo que quiera hacer yo.
—¿Y si depende exclusivamente de Arce?
—Que siga como está (risas).
—¿Te gustaría jugar en Primera con San Martín?
—Me encantaría.
—Si prolongés tu estadía en Tucumán enfrentarías a Patronato por la Copa Argentina.
—Siempre me sigue Patronato como contrincante. Debuté ante Patronato, cuando volví a Unión atajé ante Patronato. Ahora me sale la copa. Y nunca le pude ganar. Espero ganarle alguna vez.

Comentarios