Padel
Viernes 08 de Diciembre de 2017

Hizo base en España y es difícil que regrese

La jugadora paranaense Aranzazú Osoro Ulrich es la número 1 de la Federación Catalana. Además llegó 51 del mundo y hoy está 32. El crecimiento fue muy grande y va por más.

Aranzazú Osoro Ulrich cumplió su primer año en Barcelona y la cosecha fue excelente, por donde se la mire. Después de haber pasado el período lógico de adaptación, la jugadora paranaense comenzó a dar que hablar en suelo español. Llegó en el puesto 51 de Ranking Mundial y hoy está 32 junto a su compañera Sandra Hernández Camacho. Además ocupa el puesto número 1 del ranking catalán. Una grande.
Ayer, la jugadora entrerriana pasó por UNO. Habló de su juego y cuáles serán sus metas para el 2018.
"La verdad que este año fue totalmente productivo a pesar de todos los cambios que tuve que hacer. Primero por la lesión de Paula (Eyheraguibel, su excompañera), cambios de entrenador, cambios físicos y técnicos. Al final hicimos un año excelente. Con todas las chicas que jugué fue muy bueno y tanto en lo deportivo como en lo personal fue muy productivo".
El año pasó rápido. Fue intenso y con mucha competencia. Está claro que esta historia arrancó complicada, pero después se enderezó de gran manera. "La realidad es que yo fui años anteriores, pero claramente me costó muchísimo sobre todo el cambio de entrenador y el cambio de pista. Acá es una cosa y allá es blindex y césped. Son más lentas y necesitás mucho más estado físico. Desgastamos más las piernas. Fue un mes un mes y medio de adaptación, pero con la ayuda de Paula pudimos salir y por suerte el plazo de adaptación fue corto y pasó rápido".
Azanzazú mejoró su padel y su estado atlético, todo de la mano de llevad adelante una forma de alimentación. "La alimentación fue lo primero que me cambiaron tanto los suplementos dietarios, que estamos obligados a tomarlos por el desgaste físico que tenemos, como la manera de comer. Nos alimentamos de otra manera. Nos prohíben el pan, comemos muchas semillas. Son cosas que en Argentina no se venden entonces ahora tengo que seguir la dieta acá con la comida chatarra que hay. Es un lío intentar comer bien acá".
Respecto de los certámenes, Osoro Ulrich contó cuál fue el mejor de todos por su producción, más allá del resultado. "Fue en Sevilla junto a Paula, un torneo antes que ella se lesione. Jugamos un primer partido de 16avos excelente. Ganamos 6/2 y 6/1 si mal no recuerdo. Después nos toca jugar en el Pabellón Central donde entran aproximadamente entre 5.000 y 10.000 personas. Jugamos contra la pareja número 4 del mundo, perdimos pero fue un torneo excelente. Me llevo de este torneo que la entrenadora de las rivales, una jugadora de antes reconocida, me vino a felicitar por el nivel que teníamos".
En el ranking fue todo ascenso. "Ahora estoy número 32 en el World Padel Tour y para mí es un gran logro porque fui sin expectativas de nada y en la Federación Catalana son la número 1 actualmente. Hubo mucho sacrificio y mucho entrenamiento. Siempre intenté destacarme respecto de las demás".

Comentarios