Secciones
Luz, cámara y a jugar

Grupo La Fuerza en Luz, cámara y a jugar

La movida tropical de la capital entrerriana pasó por Luz, Cámara y a Jugar con el Grupo La Fuerza, que inició sus caminos en los escenarios en 2010.

Sábado 09 de Enero de 2021

La movida tropical de la capital entrerriana pasó por Luz, Cámara y a Jugar con el Grupo La Fuerza, que inició sus caminos en los escenarios en 2010 y lleva una década endulzando los oídos de los paranaenses con temas propios, covers y un hit que los identifica cada vez que tienen que hacer bailar al público, Paisajes, letra de Franco Simone que en esta oportunidad se encarga de interpretar la voz de la banda Lisandro Tano Altamirano, exjugador de San Miguel, Sportivo Urquiza y Cultural de Crespo, entre otros.

Los primeros pasos de la banda fueron gracias a las ideas que tuvieron los primos, Altamirano y Marcelo Monzón, quien se encarga de las congas y el coro. Con el correr de los años se fueron metiendo en los bailes y hasta fueron soporte de la Nueva Luna y Mario Pereyra en las noches de Paraná Central, en 2013.

En el Grupo La Fuerza todos son fanáticos del fútbol, cada uno con sus colores que los identifica y dos de ellos con pasado en la Liga Paranaense de Fútbol. A la voz de la banda se le sumó Cristóbal Taborda, hoy director de la misma, con pasado en Peñarol y Ángeles Negros. El bajista que en la actualidad es una pieza importante entre los músicos formó parte de tres bandas de cumbia santafesina; Charly Cumbiero, Sube Sube y Sergio Torres.

La fuerza.jpg

La banda abrió las puertas del ensayo para dar a conocer sus dotes y pasiones, en la calurosa tarde. La puesta de escena fue en calle Paul Harris, en la zona del balneario el Thompson de la capital entrerriana en la casa de Monzón, un hincha apasionado de Colón de Santa Fe. Se sumaron de a poco cada uno de los integrantes. Desde Villa Fontana llegó Luis Butus con su acordeón y enseguida se puso a hablar de la dura derrota de River Plate, club del cual es hincha y sueña con una remontada en Brasil. Junto a él se sumó a la charla Lucas Roth, con la Rojinegra del elenco entrerriano que representa a toda la provincia en la élite del fútbol argentino.

Los últimos en llegar fueron el director y bajista Cristóbal Taborda y la voz, Lisandro Altamirano. En el recorrido por la trayectoria de la banda, tuvo distintos parates en el lapso de los 10 años, por problemas económicos y por hacerse cuesta arriba los ensayos, siendo que todo es a pulmón y con mucho esfuerzo.

En el inicio de 2020 volvieron a unirse para hacer vibrar cada uno de los parlantes de sus fanáticos. Altamirano tomó la posta y se puso la banda al hombro para contar con lujos y detalles cada una de sus experiencias arriba del escenario y dentro de una cancha de fútbol.

El marcador central vistió varias camisetas de la Liga Paranaense de Fútbol; entre ellas Sportivo Urquiza, Sportivo Entre Ríos, San Miguel, Cultural de Crespo, donde siempre dejó su huella.

“El primer show que tuvimos fue a fines de 2010 y lo hicimos con muchos nervios tocando en barrio San Agustín. Fue como pisar la cancha por primera vez y lo comparo con la final que tuve con San Miguel ante Instituto en la temporada 2015”, comentó el cantante. A lo que agregó: “El grupo La Fuerza inició gracias a mi primo y decidimos ponerle ese nombre con el apoyo de varios amigos de Paraná. Los primeros años costó mucho tener continuidad por los trabajos y actividades de cada uno de nosotros. En 2015 cuando dejé el fútbol le di de lleno a esta pasión que es alegrar y motivar a la gente que le gusta la música tropical”.

El exdefensor central habló del compromiso y de todo lo que cada uno tiene que dejar para tocar por 30 o 45 minutos: “Esto es como el fútbol, debemos dejar todo en cada ensayo para luego plasmarlo en el show del fin de semana. En el deporte que me tocó disfrutar es igual”.

Luego Altamirano habló sobre cómo cuesta coincidir con sus compañeros: “Todos pensamos diferente y en un proyecto que es similar al fútbol. Cuando uno se suma a una entidad siempre tiene un objetivo y en la mayoría es salir campeón. Acá es hacerse conocidos y poder triunfar en algo que nos apasiona a todos”.

Tras el parate que tuvieron en la banda por un año se volvieron a juntar y costó mucho volver a estar a tono: “Es como cuando te alejás de la cancha, hay que entrenar y volver a estar a punto para poder ser tenido en cuenta por el DT. Acá con la música sucede lo mismo y en lo personal perdí el ritmo, el tono de voz y tuve que volver a ejercitar para poder estar en el mejor tono con la música que nos identifica”. El director de la banda, Cristobal Taborda, con pasado en el elenco de barrio Pirola y en la joven entidad de Ángeles Negros, es quien se encarga de organizar cada ensayo, los temas a tocar y charla con cada uno de los protagonistas para arreglar detalles de cada una de las canciones. Altamirano lo comparó con uno de los técnicos que tuvo en su carrera deportiva en la región: “Es similar a Marcelo Martínez, DT que tuve en mi paso por Cultural de Crespo, que siempre estaba para todos e iba de frente para ayudarnos a crecer. Mi etapa en la Capital de la avicultura fue marcada por su presencia en cada uno de los entrenamientos y con él aprendí mucho, eso fue en 2003”.

En cuanto a los objetivos que tienen en el futuro con la banda, el jugador que se retiró vistiendo la camiseta de Sportivo Urquiza contó: “El máximo objetivo en el fútbol para todos los que nos apasiona este deporte es salir campeón, y eso lo sabemos con Cristóbal. Es por eso que en la música y con el equipo que tenemos vamos en busca de un solo objetivo: salir de nuestra provincia y superar distintas barreras. Sabemos que vamos por buen camino, solo nos falta esa cuota de suerte y que nos ayuden con la difusión de nuestros temas”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario