Secciones
Graciani

"Graciani creó las diagonales en el fútbol argentino"

Con esa frase el paranaense Andrés Bogado describió a Alfredo Graciani. Compartieron entrenamientos en Boca. Luego jugaron juntos en Atlético Tucumán

Viernes 23 de Abril de 2021

Los fríos números marcan que Alfredo Graciani festejó solamente dos títulos en Boca Juniors. Formó parte del plantel que se consagró campeón de la Supercopa de 1989 y que conquistó la Recopa Sudamericana al año siguiente. Asimismo, integra la nómina de ídolos de la entidad de la Ribera. Por eso su fallecimiento golpeó, no sólo a a los fanáticos del Xeneize, sino también a los amantes de una época donde los equipos salían de memoria durante años a disputar sus encuentros.

El paranaense Andrés Bogado lo disfrutó como hincha desde la segunda bandeja de La Bombonera. Posteriormente intercambió palabras en La Candela mientras formaba parte del semillero boquense. Compartió algunos entrenamientos en el tramo final del ciclo de Graciani en Boca. A mediados de 1995 ambos emigraron al norte del país para integrar el plantel de Atlético Tucumán en el campeonato de la Primera B Nacional.

“Alfredo inventó las diagonales en el fútbol argentino”, subrayó Bogado, en diálogo con Ovación. “Lo tuve de compañero en Boca y en Atlético Tucumán. Era un jugador bárbaro. Era uno de los delanteros que metía más diagonales en el fútbol argentino. En realidad, fue el delantero que inventó las diagonales. Si lo escuchás hablar al Chino Tapia te emocionás porque los dos se entendían muy bien. Fue un definidor bárbaro, no te perdonaba cuando estaba frente al arco”, describió.

Alfredo Graciani.jpg
Graciani fue uno de los grandes goleadores de Boca dela década del 80

Graciani fue uno de los grandes goleadores de Boca dela década del 80

El miércoles Bogado se encontraba realizando sus funciones laborales en el Club Camioneros, en Buenos Aires, cuando un amigo le notificó sobre el fallecimiento de Graciani. “Me llegó un mensaje con una foto de un amigo de Tucumán. Me sorprendió, quedé helado”, relató. “Enseguida bajé un estado en las redes sociales por que lo recuerdo como una persona humilde, gran persona, más allá de lo futbolístico que todos saben lo que fue”, añadió el entrerriano.

Antes de sumarse al semillero del Xeneize el Tata disfrutó como hincha la capacidad goleadora de Graciani. “Recuerdo de un partido que fuimos a La Bombonera con mi viejo y mi hermano y nos sacamos una foto con Alfredo. Él siempre estaba bien predispuesto porque era muy humilde. Además ir a ver a ese equipo era una maravilla. Jugaban Jorge Comas, Hrabina, el Mono (Navarro Montoya), Musladini, Fabián Carrizo. Era gente que en Boca triunfó”, resaltó.

A fines de los 80 el exmediocampista paranaense inició su recorrido por las formativas del conjunto de La Ribera. Ahí comenzó a disfrutar de cerca las cualidades del ídolo. “El equipo de Primera entrenaba en La Candela, donde nosotros parábamos. Con los pibes del club siempre se portó muy bien, era muy atento”, afirmó.

El temperamento llevó al ídolo a brindarle consejos a los pibes que transitaban por las inferiores de Boca. “Siempre fue atento con todos los pibes. Nos consultaba si estábamos bien, si precisábamos algo. Más allá de lo que significaba para el club en ese entonces siempre le extendió una mano a los pibes y les brindó consejos a los delanteros. Les decía cómo tenían que hacer los movimientos para meter diagonales y no quedar en offside. Había que escucharlo por que era una persona que tenía mucho recorrido en Primera División”.

Entre juegos oficiales y encuentros amistosos Bogado disputó 10 encuentros en la Primera del Xeneize. En ninguno de ellos compartió espacio con el Murciélago. “Compartí un par de entrenamientos con él cuando estaba en inferiores y nos citaban para hacer práctica de fútbol”, rememoró.

El destino quiso que, tras su salida del Xeneize, se reencontrara con Graciani en el Jardín de la República. “Después lo tuve de compañero en Atlético Tucumán. Ahí jugamos un año juntos en la B Nacional. Teníamos un lindo equipo”, señaló.

Graciani Bogado.jpg

En el Decano tucumano Bogado encontró el espacio necesario para escribir su carrera. El aporte de Graciani fue un factor importante para su crecimiento deportivo. “Tanto a mí que venía de Boca, como a los que subían de inferiores de Atlético Tucumán los hizo crecer un montón. Él siempre daba buenos consejos. Inculcó el profesionalismo, mantener los cuidados y que nos mentalicemos en jugar al fútbol. Eso siempre lo remarcó”, mencionó.

En los últimos años la redonda los volvió a encontrar. “Nos hemos cruzado un par de veces en los partidos de Seniors en Casa Amarilla. Él siempre estaba con la misma alegría, el mismo diálogo. Fue un ídolo de Boca, pero se podía charlar porque era muy humilde. Siempre tuvimos una buena relación”, sostuvo sobre el final de su testimonio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario