Secciones
Entrevista

Gimnasia: por perseverante, Leo tuvo su premio

A pesar de haber perdido la titularidad, Leonardo Morales renovó contrato en Gimnasia de La Plata. Desde Villa Urquiza el defensor indicó que doblará esfuerzos.

Sábado 13 de Junio de 2020

En su vida futbolística Leonardo Morales vivió distintos pasajes. Disfrutó momentos dulces en los que gozó de protagonismo y marcó diferencias. También atravesó por situaciones en las que tuvo que pelear desde atrás. En esos instantes el oriundo de Villa Urquiza se esforzó al máximo. Digirió los malos tragos y revirtió el panorama.

En su reciente paso por Gimnasia y Esgrima de La Plata vivió una situación similar. Comenzó su ciclo en la capital bonaerense con la ilusión de tener su bautismo en Primera División. El estreno llegó desde el capítulo inicial de la mano de Darío Ortiz, a quien Morales considera como su padre futbolístico. Disputó varios encuentros seguidos, pero su nivel fue mermando hasta perder su lugar en el 11 inicial.

“En Primera División te vas para afuera cuando bajás el rendimiento. Son lujos que el profesional no se puede dar”, entendió Leo, quien realizó autocrítica en vez de buscar cualquier clase de excusa. Cambió el chip. Luchó para tener una nueva oportunidad. Esa chance llegó cuando Gimnasia enfrentó a Sportivo Barracas por la Copa Argentina. “Antes del partido Diego (Maradona) me dijo: ‘Te prometí que ibas a tener una chance: aprovechala’”, recordó el consejo del Pelusa.

En ese juego el exdefensor de Belgrano, Atlético Paraná y Patronato jugó con toda la confianza. Asumió ese cotejo como la gran chance de ganarse un lugar en la siguiente temporada. Aprobó la prueba en el último compromiso que disputó antes de la finalización de su contrato.

Morales
Morales seguirá en Primera División y en Gimnasia

Morales seguirá en Primera División y en Gimnasia

Después de que el plantel fue licenciado tras el parate que sufrió el fútbol argentino por la pandemia de coronavirus, la incertidumbre comenzó a ganar terreno en Morales. Se acercaba la fecha del cierre de su vínculo y no tenía mayores novedades al respecto. El pasado domingo los rumores sobre su renovación comenzaron a incrementarse. En la noche del jueves hubo acuerdo de palabra entre el futbolista y la dirigencia del Tripero. “Ya me dieron el okey para que continúe en el plantel. Ahora estamos buscando la forma para que viaje a firmar el contrato”, aclaró Morales, en diálogo con Ovación.

Leo transmitió mucho alivio al conocer el desenlace de la historia. “Me saqué una mochila de encima porque la incertidumbre estuvo en estos tiempos. Mi idea era seguir ligado en Primera División porque es un sueño que anhelé toda la vida, y continuar en Gimnasia. Cuando me confirmaron sentí un alivio muy grande”, recalcó.

Morales remarcó que su compromiso será mayor al que asumió 12 meses atrás cuando se integró al plantel Mensana. “Cuando me llaman de un club doy lo mejor de mí. Ahora que me reafirman la confianza tendré que doblar esfuerzos y terminar jugando. Tengo que meter un año con mucha participación. Lo que más quiero es ganarme la titularidad y sostenerle hasta que termine el campeonato”, aspiró.

El oriundo de Villa Urquiza encarará este desafío con la ilusión renovada, pero también tiene en cuenta su reciente experiencia en la que reconoció que errores propios lo marginaron del 11. “Cuando llegué a Gimnasia me dijeron que iba a ser una opción, que no iba a ser el cuatro titular. Gané la titularidad gracias al esfuerzo, pero tras la salida del Indio (Ortiz) sentí un golpe anímico muy grande del cual no supe levantarme a tiempo, bajé mi rendimiento y salí del equipo. En Primera División te vas para afuera cuando bajas el rendimiento. Son lujos que el profesional no se puede dar”, aseveró.

“Pasaban las semanas y a veces me sentía bajo hasta en las prácticas. No daba una imagen que me gustaba dar. Ahí me di cuenta que el fútbol es así y no siempre son buenas las noticias. Tenía que cambiar la ficha, doblegar esfuerzos para ganarme un lugar en la titularidad o por lo menos estar en la consideración del cuerpo técnico. Lo que más quería era sentirme útil para el equipo. Sentí que no alcanzaba con lo que realizaba en las prácticas para ayudar al equipo y mucho menos, para ganarme un puesto”, se sinceró.

Leo se alimentó de ese mal momento. “El fastidio lo supe usar a mi favor porque después logré levantar el nivel”, señaló. “Tengo detalles por mejorar, pero siempre he jugado con el corazón y las ganas de seguir creciendo siempre están”, agregó.

De esta manera se le abre una nueva posibilidad en el círculo superior del fútbol argentino. En esta ocasión Leo no tendrá que jugar con la tensión que implica convivir con los promedios ante la eliminación de los descensos. “Es un peso que nos quitamos de encima, pero no por eso nos tenemos que relajar. Siempre el jugador tiene que aspirar a mucho más. Mi idea es seguir creciendo futbolísticamente e ir por mucho más. No me quiero conformar con el hecho de haber llegado a Primera División. Sería un lindo salto emigrar al exterior. Pero para eso tengo que dejar una buena imagen en Gimnasia. Afianzarme en el equipo, ganarme el puesto. Quiero darle lo mejor al club soñando en grande y hasta me gustaría salir campeón con Gimnasia, o entrar en una copa”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario