Secciones
Miguel Rabbia

Futsal: Utiliza las redes para romper los prejuicios

El entrenador de Mariano Moreno Futsal Miguel Rabbia realiza charlas con sus pares a través de las redes sociales

Martes 30 de Junio de 2020

En tiempos de aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus las redes sociales se han transformado en grandes espacios de entretenimiento e información. Las entrevistas en vivo se han multiplicado en los últimos meses. Los disertantes se abrieron para brindar sus testimonios, repasar anécdotas y contar secretos. En el ámbito del futsal paranaense las entidades crearon sus propios espacios. Los distintos clubes mantuvieron la llama encendida con un sinfín de actividades. Campeonatos virtuales y entrevistas distendidas entre los jugadores fueron moneda corriente desde que se decretó la cuarentena en la noche del jueves 19 de marzo.

Miguel Rabbia, DT de Mariano Moreno, creó un espacio en su cuenta personal de Instagram. Utilizó este canal de comunicación para llevar adelante charlas con sus pares en un ciclo que bautizó De entrenador a entrenador. La propuesta, que se lleva adelante los viernes a las 20.30, tiene como fin dejar de lado los prejuicios que pueden existir sobre quien está a cargo de las riendas del equipo

“La intención es conocernos un poco más y no quedarnos solamente con la imagen que tenemos al enfrentarnos. Atrás de eso hay un trabajo que nosotros mismos como entrenadores desconocemos. La idea es, a medida que vayan pasando las charlas, que nos vayan contando sus vivencias, lugares de trabajo, su idiosincracia, que en cada uno es diferente”, explicó Rabbia, en diálogo con Ovación.

El autor de esta iniciativa confiesa que no es una persona que utiliza con mucha frecuencia las redes sociales. “Si bien comparto material, prefiero no exponerme. Pero son charlas muy informales, amenas, de entrenador a entrenador. De esta manera me siento muy a gusto”, justificó Miguel indicó que se siente cómodo en su función de comunicador. “Está bueno, pero lo realizo con la responsabilidad que se merece”, aseveró. “Decidí arrancar con Pablo Arriola, el entrenador de Atlético Bajada Grande, porque solamente lo conocía de verlo en la cancha. La charla estuvo muy buena porque sacamos un montón de cuestiones netamente sociales”, subrayó.

Futsal
Miguel Rabbia entrenador de Mariano Moreno Futsal dando charlas en las redes sociales

Miguel Rabbia entrenador de Mariano Moreno Futsal dando charlas en las redes sociales

Continuando con la misma línea, amplió: “A veces damos por entendido que en todos los barrios de Paraná hay servicio de Internet y en Bajada Grande hay muchos hogares con problemas de conectividad. Naturalizamos determinadas circunstancias sin tener en cuenta distintas realidades. Y en el caso de Atlético Bajada Grande tienen un fuerte sentido de pertenencia y valoran todo lo que hacen porque en el barrio les cuesta más que al resto. Si bien yo trabajo en un club de barrio los chicos vienen de un poder adquisitivo mediano que no tienen esas necesidades. Todos los jugadores en Moreno tienen conexión a Internet, servicio de televisión por cable. Entonces a veces juzgamos a tal persona que tiene carencias que desconocemos”.

El espacio es descontracturado. Los temas van surgiendo a medida que se desarrolla el intercambio de relatos. “Es una charla de entrenador a entrenador en la que contamos lo que nos sucede e intercambiamos la realidad de los clubes. También es una especie de charla de futsal, pero a la vez dialogamos de lo que cada uno transmite como entrenador y como persona”, remarcó.

Soy muy social. Por eso me gusta más conocer a la persona, saber quién está detrás de ese equipo, por qué se manejan de determinada manera y entendernos, que no solamente me sirva a mí, sino también al que está escuchando las charlas. Tenemos una mala costumbre de prejuzgar al otro cuando en realidad no lo conocemos”, indicó

Por otro lado, Rabbia mencionó que este presente, donde no hay actividad en los escenarios de juego y la vida social se desarrolla en forma virtual, los protagonistas se abren más para contar sus experiencias. “Este es el momento preciso para conocernos, para que esta pandemia nos humanice un poco más y empecemos a entender que adentro de la cancha, durante los 40 minutos que dura el partido, todos queremos ganar, pero fuera de la cancha somos personas, no enemigos”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario