Deporte

Futsal: Cuando la constancia supera al talento

Eduardo Palleiro es el primer entrenador de arqueros en el futsal paranaense. Sus mecanismos impactaron en el crecimiento de sus dirigidos.

Jueves 11 de Agosto de 2022

En las disciplinas deportivas donde la función es trasladar el balón o una bocha al arco adversario la figura del arquero es determinante. El encargado de custodiar la valla debe ser propietario de un fuerte temperamento. Es quien está permanentemente expuesto al error. Es el último recurso para evitar que el rival no celebre frente a su cara. Por eso debe tener la fortaleza mental para levantarse de situaciones adversas. A su vez debe continuar en forma constante con la frente en alto en busca de su progreso atlético.

Con el correr del tiempo los y las deportistas que escogen esta función se fueron perfeccionando. Realizaron un trabajo específico para la posición. Trascendieron la figura de los docentes de la función, quienes comenzaron a transmitir los secretos en el fútbol tradicional. El entrenador de arqueros rompió los prejuicios que surgieron desde su llegada a la industria del deporte. La importancia de su trabajo se expresó dentro del campo de juego. Sus entrenados se potenciaron en base a los conceptos adquiridos por el especialista en la materia.

El futsal, o fútbol de salón, también le abrió las puertas a un entrenador de arqueros. En Paraná el pionero de este rol es Eduardo Palleiro, quien ejerce su labor en el club Español y forma parte del cuerpo técnico del seleccionado femenino paranaense que se alista para el Campeonato Argentino.

Palleiro es un obsesivo por el trabajo. Esta característica de su personalidad lo llevó, en primera instancia, a formarse para desarrollar su rol. No se define como un bilardista, pero reúne argumentos que son propios de uno de los grandes entrenador del futbol argentino y mundial.

Eduardo Palleiro Futsal.jpg
En 2022 Palleiro se sumó al cuerpo técnico del seleccionado femenino paranaense de futsal

En 2022 Palleiro se sumó al cuerpo técnico del seleccionado femenino paranaense de futsal

Reconoce transmitir algunas mañas para que sus entrenados saquen ventajas en determinadas situaciones de juego. No obstante, su foco está orientado en tratar de encontrar la perfección y esforzarse para transformarse en el mejor en la función. Para esto utiliza todo tipo de recursos. Uno de ellos es la presencia de la tecnología. Considera esta herramienta como un instrumento fundamental. Pero también apunta a conocer y entender el futsal. En este sentido recalcó que, si bien tiene características similares al fútbol 11, o fútbol tradicional, existen grandes diferencias. Y un cuidapalos de salón debe adquirir conceptos específicos para alcanzar o apuntar a encontrar su mejor versión.

Origen

En la etapa de adolescencia Palleiro practicó sóftbol. Su paso por esta disciplina potenció sus reflejos. Esto lo llevó a progresar en el fútbol. A partir de ahí ingresó en el ámbito del futsal. Aunque su presencia en el ámbito salonista se dio sin buscarlo y a 500 kilómetros de Paraná, su ciudad natal.

Eduardo formó parte de un torneo de fútbol 5 que se llevó adelante en Buenos Aires, ciudad donde residió en 2015. Gracias a su buen desempeño recibió una propuesta para sumarse al Deportivo Morón. En ese entonces el Gallo se estaba preparando para competir en el futbol de salón. “Me sumé, realicé dos prácticas y me lesioné los ligamentos internos de la rodilla”, rememoró, en diálogo con UNO.

De regreso a la capital entrerriana ingresó de lleno al futsal. Otro buen desempeño en un torneo de Fútbol 5 fue el puente que lo acercó a la especialidad. Fue invitado para sumarse al club Oro Verde, Aatra III y Español.

Edu entendió que en el Rojo iba a gozar de menos minutos para jugar. El consejo de Emiliano Londero, un amigo que en ese entonces jugaba para La Salle, lo llevó a optar por uno de los equipos más ganadores de la esfera salonista. “Me aconsejó jugar en Español porque tenía más historia. No iba a ser titular, pero iba a aprender. Fui a una práctica y no me fui nunca más del club”, relató.

Luchó desde atrás bajo la sombra de Martín Rodríguez, el duelo del arco de La Furia. Comenzó a investigar sobre un deporte que creció en popularidad con celeridad, pero del cual no había demasiada información sobre conceptos propios de la disciplina. Palleiro se propuso aprender a jugar al futsal para mejorar su rendimiento y a partir de ahí adquirir mayor protagonismo.

“Tenía que encontrar las herramientas que me permitieran sumar minutos. Hablé con personas del ámbito y sobre la función del arquero que era muy difícil porque no había mucha información. Tenía que investigar mucho. Hoy en día es más accesible gracias a la posibilidad de realizar cursos pagos que vienen del exterior. De esa manera realicé mis primeras posturas, mis primeras técnicas en el deporte. Eso me permitió tener mejor saque que el otro arquero, pero no tenía buen pie para jugar. De todos modos sumé más minutos”, aseveró.

Del otro lado

A inicios de la temporada 2018 Palleiro cerró su etapa como jugador para abrir un nuevo ciclo en su vida deportiva. De esta manera comenzó a ejercer el rol de conductor. En primera instancia ofició como entrenador para luego comenzar a transmitir los secretos del lugar más solitario del mundo deportivo: el arco.

Dio el primer paso en Oro Verde. Luego retornó a Español para hacerse cargo del equipo femenino del Rojo. Ahí potenció su rol de entrenador de arqueros. En este equipo trabajó con su primera gran alumna: Carolina González. “Fue mi ‘ratita’ de laboratorio”, calificó, entre risas.

Para llevar adelante el desafío, se capacitó. “Al principio recurrí a Internet, pero sólo encontré ejercicios. Busqué la automatización, la velocidad, y la velocidad es lo que menos necesitamos hoy en día. Sirve, pero no para los inicios”, explicó.

“Cuando uno empieza como un amateur con ganas, si no se prepara puede dañar mucho a un deportista. Recuerdo que en un trabajo le ponía cargas a un arquero en un suelo duro donde no necesitaba. Tal vez un arquero tenía sobrepeso y le estaba lastimando las rodillas, o realizabas ejercicios sin un testeo previo. Si desconocemos el deporte y de anatomía, podemos dañar a un deportista. Por eso en estas cuestiones, y en edades más chicas, debemos tener gente profesional o preparada para no lastimar al deportista. En Morón me lesioné realizando un ejercicio que no era para mí. No me habían testeado previamente. Eso es lo que siempre rescato y le digo a todos. Entrenar es una cosa, enseñar es otra. Un entrenamiento lo podemos aplicar en todo. Lo podemos realizar a través de Internet. Ahora el por qué y para qué sirve ese entrenamiento es lo más importante”, explicó.

Eduardo Palleiro Futsal.jpg
Palleiro transmite conceptos propios de la posición

Palleiro transmite conceptos propios de la posición

Una capacitación organizada por Asociación Nacional de entrenadores de Futsal Argentina (Anefa) le permitió potenciar sus conocimientos. Esta clínica fue llevada adelante por Ariel Antico, primer entrenador de arqueros de futsal. “Él nos recalcó que siempre buscó información y se la negaron. Esto me impactó porque yo entreno como me hubiese gustado que me entrenen. Comparo a un entrenador como a un padre. Si un padre le grita a su hijo, este buscará no cometer los mismos errores el día de mañana cuando tenga que educar a sus hijos. Por eso los entrenadores tratamos de hacer lo mejor y dar lo que nos dieron los otros”, subrayó.

Impronta

Más allá de los conocimientos adquiridos Eduardo encontró su propia impronta. Se respaldó mucho en los recursos que ofrece la tecnología para visualizar las veces que considere necesario el trabajo de sus alumnos. De esa manera gana tiempo para pulir y corregir aspectos pensando en el futuro inmediato.

“Me gusta mucho analizar. Veo mucho videos, utilizo mucho las filmaciones. Ahí descubrí que tenía que trabajar de tres maneras: analítica, mixta y global”, enumeró.

“Grabar los entrenamientos permite que el propio arquero pueda ver su progreso y pueda explicar los errores a corregir. Observé de otra forma al puesto del arquero. El arco es el lugar más solitario del mundo. En ese lugar están solos y se tienen que preparar para estar en soledad porque junto a ellos no hay nadie más. Los arqueros están cuando los adversarios pasan a todos sus compañeros”, recordó.

Los frutos

Eduardo transmitió a sus dirigidos el compromiso por el trabajo. Considera que, más allá de la técnica innata que posee cada atleta: “La constancia le ganó más batallas al talento que el talento a la constancia. Los y las arqueras tienen que saber eso. Si no tienen constancia, pueden desaparecer de un buen torneo”, indicó.

Esta filosofía, y la conexión entre entrenador-arquero, provocó el crecimiento del proyecto deportivo. De esta manera los y las dirigidas por Palleiro se potenciaron bajo los tres palos. Conquistaron varios premios destinados para las vallas menos vencidas.

Empecé a trabajar con el equipo masculino cuando se estaban preparando para disputar la división de honor. Martín Rodríguez bajó su registro de 52 a 23 tantos en contra”, citó.

La salida de Rodríguez de la institución de calle Urquiza impulsó la búsqueda de un nuevo cuidapalos. El especialista recurrió a un valor que evaluó en los torneos locales: Cristian Ojeda, de Atlético Bajada Grande. “Veía que tenía potencial, recursos de futsal. Por eso le propuse sumarse a la institución y entrenarlo. Hoy es, lejos, el mejor arquero de la ciudad. Tiene mucho potencial, muchas ganas y se transformó en la valla menos vencida de la ciudad. Su rápido crecimiento me obligó a seguir creciendo en mi trabajo”.

Eduardo Palleiro Futsal.jpg
La buena química es clave para el desarrollo del trabajo

La buena química es clave para el desarrollo del trabajo

Thiago Albornoz, Santi Salinas, arqueros de Español en los últimos dos torneos de la categoría C20, y Gisella Lull, son otros nombres que progresaron de la mano del especialista del arco. Los tres se adueñaron de la valla menos vencida en diferentes torneos.

“Lo más difícil no es ganar una valla menos vencida, sino mantenerse competitivo. El desafío es demostrar que no fue obra de la casualidad, sino que es producto de un trabajo serio que hay que respaldarlo en el tiempo. Los trofeos son el broche de oro que todos queremos, pero no buscamos ser la valla menos vencida, buscamos que sean los mejores arqueros de la ciudad”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario