Secciones
Entrevista

Fútbol: Vergara se traslada del arco hacia la obra

En tiempos de pandemia la redonda no le brinda ingresos económicos a los futbolistas del ascenso. El arquero de Atlético Paraná adquiere recursos monetarios a través de la pintura.

Miércoles 24 de Junio de 2020

El fútbol es uno de los deportes que se transforman en un oficio. La industria de la redonda le permite a muchos practicantes reunir recursos económicos. En el ámbito del ascenso hay categorías que, en su nombre, son catalogadas como amateurs. Asimismo varios de los participantes de esas divisionales reúnen dinero a modo de viático para poder vivir de la pasión popular, o al menos para ayudar en las finanzas familiares. Pero ese escenario se modificó cuando la pelota se frenó a mediados de marzo por la emergencia sanitaria decretada por la pandemia de coronavirus.

En cada club hay historias para contar. En Atlético Paraná Gustavo Vergara protagoniza una de ellas. El arquero recurrió a un oficio que aprendió de su padre para solventar los gastos fijos mensuales de su familia. El Pelado dejó de custodiar momentáneamente la valla del Decano para trasladarse a distintas obras donde realiza trabajos de pintura. “Hace un par de meses que no tenemos ingresos por el fútbol y se hace complicado. Ahora estoy haciendo trabajos de pintura. Le estoy metiendo fichas a este oficio”, subrayó Vergara, en diálogo telefónico con Ovación.

vergara.jpg
Vergara, de Atlético Paraná, lejos del fútbol y buscando la moneda del día a día con la pintura

Vergara, de Atlético Paraná, lejos del fútbol y buscando la moneda del día a día con la pintura

La húmeda y gris jornada de ayer le dio un tiempo de descanso. El arquero preparó el mate para contar su testimonio. En su alocución mencionó que se insertó en este rubro de la mano de su padre. “Le estoy agradecido porque fue quien me enseñó este oficio. Ahora estoy trabajando solo porque él se desempeña en una fábrica. Afuera del fútbol me sé defender”, agradeció. El Pelado contó que viene desarrollando este trabajo desde años atrás, pero aclaró que en el pasado la pintura fue un medio que le permitió reunir un dinero extra. La principal atención estuvo centralizada en el mundo deportivo. “Llevo cuatro, cinco años trabajando como pintor. Cuando estaba en Arsenal laburaba de día y viajaba a Viale a entrenar por la noche. Cuando jugaba la pintura era un dinero extra. Ahora con la pandemia y ante el parate en el fútbol le estoy metiendo todas las fichas a esto porque es el único ingreso”, diferenció.

Vergara se define como meticuloso y obsesivo al momento de realizar sus trabajos. “Soy muy detallista. Me gusta que los trabajos se vean bien. Este rubro pasa mucho del boca en boca. Si el laburo termina mal la gente no te vuelve a llamar. Hay que ganarse la confianza del cliente. Por eso le meto muchas fichas, Además porque me gusta”, reiteró.

También se bautiza como obsesivo al momento de llevar adelante los lineamientos de seguridad e higiene en el marco del aislamiento social preventivo y obligatorio. Entiende este paso como un aspecto determinante para resguardar la salud de su familia. “Tomo todos los recaudos necesarios, porque si me contagio de Covid-19 corro mucho riesgo de contagiar a un familiar. Es mi responsabilidad”, asumió.

Gustavo maneja sus tiempos en la obra: “Mis días son largos. Habitualmente arranco 8, 8.30, y termino alrededor de las 17, 18. Trabajo de corrido. En estos días trato de trabajar todo lo que pueda porque hay posibilidades de retroceder de fase y regresar a la cuarentena estricta”, señaló. En los distintos domicilios donde realiza sus servicios aparece las charla futbolera. “Ayer (por el lunes) finalicé un trabajo en una casa en calle Perón. El cliente me contó que me había visto atajar porque era fanático de Atlético Paraná. Me preguntaba si tenía información sobre el regreso del torneo. Mantuvimos una linda charla”.

Un descanso. El parate de la actividad en el Torneo Regional Amateur no motivó el cese de los entrenamientos en el plantel de Atlético Paraná. Los futbolistas del Rojiblanco continuaron con sus ejercicios. Lo realizaron en sus propios domicilios y monitoreados, vía virtual, por el preparador físico Sebastián Furios. Aunque esta semana el cuerpo técnico encabezado por Hugo Fontana licenció, hasta próximo aviso, a los jugadores.

“El lunes tuvimos una reunión vía Zoom con todo el cuerpo técnico. Ahí nos comunicaron que entramos en un período de vacaciones. Será por una, dos semanas, para descansar desde lo mental. Igual el Tati (Furios) nos seguirá enviando las rutinas. Después quedará a criterio de cada uno realizarlas o no”, narró. Vergara confesó que haber continuado con los entrenamientos obedeció a una cuestión de hábitos. “El cuerpo lo necesita”, resaltó. “Veníamos entrenando muy bien y de un día para otro pasamos a realizar los entrenamientos en casa vía Zoom. No es lo mismo que trabajar en la cancha, pero lo encaramos con ganas para hacerlo más llevadero y estar de la mejor manera cuando retomemos los trabajos normales pensando en la pretemporada”.

Al momento de dibujar el futuro deportivo, el Pelado fue claro. “Todo dependerá de cómo pasemos el invierno, porque es día a día. Tendremos que esperar hasta octubre, ahí se observará un panorama más abierto. En este momento prefiero quedarme en mi casa y cuidar a mi familia. Sería muy feo que un allegado se infecte a través de mí. Por eso, hoy por hoy, el fútbol es secundario”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario