Secciones
Fútbol

Fútbol: Un año de cambios para Santiago Rudolf

Le dio un descanso al fútbol para abrir otras puertas. Se inscribió para cursar turismo, trabaja como bartender y juega al futsal en Mariano Moreno.

Lunes 23 de Marzo de 2020

La pelota de fútbol fue, como el de muchos chicos, el juguete predilecto de Santiago Rudolf. Inició su romance con la redonda a los 4 años. Posteriormente proyectó su sueño de transformarse en un futbolista profesional. Viajó a Buenos Aires. Se integró a las inferiores de Boca Juniors e Independiente. Luego retornó a Paraná para sumarse a Patronato, donde llegó a disputar un puñado de encuentros con el plantel de la división reserva.

Tras quedar libre en el Rojinegro tuvo su primera experiencia en otra disciplina deportiva. A través de una invitación de un amigo comenzó a practica futsal en Mariano Moreno. Pero al tiempo retornó al verde césped donde cumplió otro de sus deseos: jugar en Europa. Lo cristalizó al formar parte del plantel de ACS Poli Timisoara de Rumania.

Su ciclo en el Viejo Continente no finalizó de la mejor manera. El defensor nacido en Junín, pero paranaense por adopción, sufrió una serie lesión que lo marginó por un tiempo prolongado de escena. Ahí Santi analizó otras alternativas para su vida. En este año comenzó a darle forma a sus proyectos.

“Comencé a plantearme que es lo que quiero para mi vida. Si bien el fútbol es mi pasión, me lo plantee y dije “la pasión no dejar de ser la misma, pero si el interés”. A fines de 2019 estuve a punto de irme a República Dominicana, pero se cayó esa posibilidad. Ahí me di cuenta que me gustan otras cosas más allá del fútbol y todo lo que conlleva”, explicó Rudolf, en diálogo con Ovación.

“Siempre quise estudiar. Me inscribí para comenzar la carrera de turismo en la UADER (Universidad Autónoma de Entre Ríos), que era una cuenta pendiente. No descarto jugar al fútbol profesionalmente, pero no tengo ganas de hacerlo en Argentina por la situación económica y cultural. Tengo el pasaporte italiano y por eso no cierro la ventana si llega una posibilidad de jugar en Europa. A la par abro otras ventanas que son otros rubros”, agregó.

Posteriormente, subrayó: “El futbolista en Argentina nace queriendo jugar al fútbol y no quiere otra cosa. Algunos no terminan la escuela. Yo por suerte o gracias a mis padres desarrollé distintos cursos. Me preparé como personal trainer, instructor en fútbol infantil, masajista, a fin de 2019 agregué el de cocktelería. Siempre supe que la educación es fundamental y en este momento de mi vida le doy un respiro a mi carrera como futbolista profesional para darle la oportunidad de hacer otras cosas que me gustan. Ahora conseguir trabajo de bartender, pero me gustaría hacer curso de entrenador y a la par hacer la carrera de turismo”, amplió.

Santi explicó que el cambio de enfoque se produjo a partir de la lesión que sufrió en Rumania. “Lo analicé bien. Son casi 20 años que quise jugar al fútbol. Quise jugar en Europa y lo conseguí. De un día para otro después de la lesión dije “que más puedo hacer”. Así estoy encarando el año. Estoy contento porque es algo que me llena como persona, más allá del fútbol”.

En el medio de los cambios que experimenta Rudolf decidió retornar al futsal. “No lo tenía en mente cuando regresé de Rumania. Lo llevé a la par de todos los cambios que estoy experimentando”, confesó. “Los chicos del club (Mariano Moreno) me abrieron las puertas. Además el futsal está en crecimiento, la liga está cada vez más organizada. Me interesó para arrancar el año. Ya jugué el torneo de verano de Atlético Neuquén. Estoy contento y conforme con lo que estoy emprendiendo”, resaltó.

Rudolf Mariano Moreno.jpeg
Rudolf dejó el fútbol por un lado. Ahora despunta el vicio jugando al futsal en Mariano Moreno.

Rudolf dejó el fútbol por un lado. Ahora despunta el vicio jugando al futsal en Mariano Moreno.

OTRA PASIÓN.

El fútbol lo llevó a Rudolf a descubrir una de sus debilidades: viajar. “Gracias al fútbol conocí el país entero. También cumplí el sueño de conocer y jugar en Europa. Ahí pensé “que puedo hacer si quiero abrir un paréntesis en mi carrera. Ahí surgió la cocketería. Hice un curso acelerado e intensivo de tres semanas. Conseguí trabajo y a medida que fui trabajando fui aprendiendo. Pero es fundamental las ganas que uno pone. Descubrí que me apasionan otras cosas y a media que estoy voy aprendiendo, adquiriendo conocimientos, y aportando lo mío. Aparte con esta profesión puedo viajar y tal vez conseguir trabajo en un crucero o una playa”, se entusiasmó.

Idea Clara.

Santi tiene en claro los cambios que experimenta. Pero también aclara que no cerró su etapa como atleta profesional. “Me defino como un futbolista que abrió un paréntesis”, aseveró. “Pero más allá de los cambios soy una persona que se está permitiendo hacer otras cosas. El futbolista se cría en la Argentina queriendo jugar al fútbol en un ambiente muy cerrado y una mente muy cerrada. Con esta decisión que estoy tomando estoy dando un paso más y creciendo como cualquier ser humano que quiere progresar. El fútbol no lo descarto, no cierro la ventanita, pero su me permito abrir otras puertas para la vida misma”, cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario