Secciones
Ovacion

"Fue muy difícil estar un año sin actividad"

Leandro Marín disfruta su inserción en el ambiente. "Llegué a un equipo de Primera", resaltó.

Miércoles 12 de Junio de 2019

El nombre de Leandro Marín circuló en distintos clubes durante los últimos 12 meses. Sin embargo el marcador de punta no llegó a un acuerdo con ninguno de los interesados. Continuó trabajando esperando su oportunidad. Aceptó su realidad, pero no ingresó en la desesperación. Sabía que era cuestión de tener paciencia. De saber sobrellevar el tiempo sin empleo, pero siendo consciente de que tenía que estar preparado para cuando se acerque una nueva propuesta laboral.

Su suerte cambió en los primeros días de junio. Cuando restaban cinco días para el regreso a los entrenamientos la dirigencia de Patronato oficializó la llegada del defensor con pasado en Boca Juniors al plantel del Rojinegro. Marín se integró el lunes a sus nuevos compañeros en el inicio de un nuevo proceso en barrio Villa Sarmiento.

Leandro Marín fue la única novedad que presentó Patronato durante sus primeros dos días de entrenamiento pensando en la próxima temporada de la Superliga y en los 16avos de final de la Copa Argentina. Por pedido de su representante decidió no tener contacto con la prensa en su primer día en la capital entrerriana. “Esperen que firme el contrato. Después hablará”, argumentó su agente.

En la noche del lunes el neuquino puso el gancho en el vínculo laboral que le permitió formar parte de un plantel profesional y el que le abrió las puertas del fútbol argentino después de dos temporadas (su última experiencia fue en el fútbol suizo). “Feliz de arrancar una nueva etapa @ clubpatronatooficial”, posteó Marín en la noche del lunes en su cuenta personal de la red social instagram.

Luego de su segunda práctica con sus nuevos compañeros Marín brindó sus primeras palabras como jugador del elenco entrerriano que se codea con los mejores del fútbol argentino. “La verdad que contento de estar acá, por el recibimiento de los chicos, del cuerpo técnico y de la dirigencia. Ahora estamos iniciando esta pretemporada, que será larga”, indicó. El defensor describió cómo transcurrió estos meses fuera de competencia. “Fue difícil estar un año sin actividad. Para un futbolista es un momento muy duro estar entrenando fuera de un club. Traté de adaptarme a eso, siempre entrenando sin parar y buscando oportunidades. Por suerte trascendió la posibilidad de sumarme a Patronato que es un club de Primera División que aspira a mucho. Por eso para mí estar acá es muy bueno”, resaltó, en diálogo con Ovación.

Su incorporación al Rojinegro se produjo desde la génesis de este proceso. Esto le permitirá ganar tiempo para adquirir el mejor ritmo para suplir la larga inactividad. “Esta pretemporada para mí será muy importante, más que nada en lo físico. Si bien no estaba en un club, no estuve de vacaciones porque no paré nunca de entrenar”, aclaró.

Marín resaltó el llamado que recibió de Mario Sciacqua para aceptar la propuesta. “El año pasado Patronato estuvo peleando por la permanencia y este año, por lo que charlé con Mario (Sciacqua), pelearemos por otras cosas”, se entusiasmó, presagiando un desafío ambicioso.

“Esperemos que no sea por el descenso, sino por clasificar a una copa y estar arriba en la tabla”, añadió.

Su recorrido. Leandro Marín tenía apenas 14 años cuando debutó en Primera División. Su primer desafío fue en Centenario de Neuquén, club con el que llegó a disputar un puñado de encuentros en el Torneo Argentino B. Luego de esa experiencia se trasladó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para realizar escuela en las formativas de Boca Juniors.

“Me tocó estar en Primera muy chico (risas). Tenía 14 años, me tocó jugar finales ante jugadores muy experimentados. Después surgió la posibilidad de ir a una prueba a Boca. Ahí comenzó mi carrera más profesional”, relató. “Mi pasó en el Torneo Federal B me hizo crecer muchísimo en lo futbolístico y en lo físico. Cuando llegué a Boca para sumarse a chicos de mi edad noté mucho la diferencia porque venía a jugar con gente más grande”, agregó el defensor.

Su bautismo en el Xeneize se produjo en el Torneo Clausura 2010, cuando tenía 18 años. Estuvo durante seis años más en el club de La Ribera. Luego prosiguió su recorrido en Tigre, Arsenal y Lausanne Sport de Suiza.

“El fútbol argentino es muy competitivo. Para mí es uno de los mejores torneos que existen. Me tocó estar en el fútbol suizo, que es muy diferente. Por eso estoy muy contento de estar nuevamente jugando en el país”, subrayó.

Su presente está en barrio Villa Sarmiento. Patronato es el club que le depositó toda la confianza. “Este es un desafío muy importante. Anteriormente estuve en clubes relativamente parecidos a Patronato como lo son Tigre y Arsenal. Por eso creo que la adaptación no será difícil”, concluyó el defensor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario