Secciones
Federico Costa

Federico Costa es un entrerriano más

Federico Costa, nació en Jovita, pueblo ubicado a 400 kilómetros de Córdoba capital. A inicios de 2016 se radicó a Paraná para sumarse al plantel de Patronato.

Miércoles 22 de Julio de 2020

A inicios de 2016 Federico Costa arribó a barrio Villa Sarmiento para sumarse al plantel de Patronato. Su incorporación se produjo de la mano de Rubén Forestello, entrenador que lo conoció en su paso por Talleres de Córdoba. El Yagui fue quien le dio la oportunidad de debutar en Primera DIvisión con la camiseta del Rojinegro. El estreno se produjo nueve meses después de su desembarco en territorio entrerriano producto de un esguince en el tobillo derecho de Sebastián Bértoli.

Fede trabajó como un profesional tras la sombra del gran ídolo del club. Heredó el arco cuando San Sebastián anunció el final de su exitosa carrera. Custodió la valla en los dos juegos que el equipo disputó ante Godoy Cruz de Mendoza por la Copa de la Superliga 2019, pero retornó al banco de suplentes ante la llegada de Matías Ibáñez.

Costa gozó de poca continuidad en el arco Santo. Apenas disputó nueve encuentros. En la última temporada (2019/20) solamente tuvo rodaje en los juegos que Patronato disputó en el marco de la Copa Argentina. A pesar de su escasa participación el Pueblo Rojinegro le regaló su cariño. Lo respaldó en todo momentos, como el propio Costa alienta a sus compañeros.

Federico Costa Patronato.jpg
Federico Costa renovó su vínculo con el Santo hasta diciembre del año próximo.

Federico Costa renovó su vínculo con el Santo hasta diciembre del año próximo.

“El cariño de la gente se siente y se valora un montón. Las pocas veces que me ha tocado jugar siempre sentí el apoyo, desde la previa. El último partido que me tocó atajar en Santa Fe donde el hincha de Patronato pudo estar en la cancha se sintió el respaldo. En el día a día en el club la gente me apoya bastante. Me da ánimo. Eso se valora muchísimo”, agradeció Costa, en diálogo con Ovación. Luego agregó: “Sorprende que la gente me tenga presente al no tener continuidad. Pero al conocer un poco más a la sociedad paranaense y la gente que se arrima al club y el entorno, te deja de sorprender. La gente es muy cálida, muy solidaria”, describió.

Fede ayer extendió su vínculo con la entidad de barrio Villa Sarmiento por 18 meses más. El nuevo contrato concluirá el 31 de diciembre de 2021. De esta manera, el cordobés se transformó, detrás de Lautaro Comas, en el futbolista con mayor antigüedad del plantel.

“La renovación se dio muy rápido gracias a la predisposición del club. Que la dirigencia y el técnico decidan contar conmigo es importante. En lo contractual todos los años que me ha tocado estar, la predisposición y buena voluntad de los dirigentes para conversar es muy buena. Cuando hay buena gente del otro lado las partes se acercan muchísimo más. Eso tiene que ver con lo rápido que se resolvió la renovación”, explicó.

El arquero, que comenzó utilizando el dorsal número 14 pero que cambió la numeración para exhibir el 21 de Patronato en su indumentaria, nació 31 años atrás en Jovita, una pequeña localidad ubicada al sur de Córdoba. “Debe ser uno de los últimos pueblos que hay antes de que comience la provincia de La Pampa”, relató Fede, quien no porta la clásica tonada cordobés. “Tenemos un acento más pampeano, más bonaerense. El cantito, la tonada, no la tenemos”, añadió.

En Paraná encontró tranquilidad. “Nos hicieron sentir muy cómodos en el club y en la ciudad. Y no solo a mí, sino también a mi señora, a mis hijos. Estamos todos recontentos. Somos unos entrerrianos más”, indicó, entre risas. “Un poco se nos pegó el acento entrerriano. Cuando vamos de visita a mi pueblo nos marcan que tenemos un acento distinto, pero uno de tanto compartir acá se va mimetizando con la tonada y las expresiones. De hecho no me doy cuenta”, se sinceró.

La tranquilidad no está presente solamente en la vida diaria, sino que se traslada en el ámbito laboral. Ese fue otro de los motivos por el cual metió el gancho para continuar dentro de la estructura del Rojinegro. “Hay mucha tranquilidad, y sobre todo mucha responsabilidad a la hora de trabajar”, señaló. “Con esta situación que está atravesando el fútbol argentino, el club y los dirigentes, sobre todo, han cumplido con todo lo pactado un año atrás sin ningún contratiempo con respecto a la pandemia. Eso habla de la organización que tiene el club y la previsibilidad con la que intenta trabajar. Es importante y vale destacar”.

Al momento de hablar sobre los objetivos deportivos dialogado con la dirigencia, mencionó: “Simplemente hablamos de extender el vínculo, me manifestaron que quería que continuara para seguir sumando. Voy a competir en el puesto con Franco (Rivasseau) y la intención es que siga Matías (Ibáñez), pero no sé cómo irán las negociaciones. Solamente hablé desde lo que corresponde a mi lugar en el equipo manifestando al técnico y a los dirigentes, que como siempre, daré todo de mi. Si es adentro, jugando, y si es de afuera, apoyando para que sea lo mejor para el equipo”, aseveró

Claro que su pelea estará focalizada en ingresar al campo de juego para ubicarse debajo de los tres palos: “Una vez que arranco a entrenar arranca la pelea por el lugar. Uno quiere estar, quiere jugar y entrena toda la semana como si te tocara jugar el fin de semana. Eso es innato, uno lo tiene y esa búsqueda está todos los días”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario