Secciones
Fatura Broun

Fatura Broun y su relación con Maradona

Fatura Broun arquero de Rosario Central contó todos los detalles de su relación con Maradona y la reacción del plantel de Gimnasia tras el fallecimiento.

Martes 23 de Noviembre de 2021

A casi un año de la muerte de Diego Maradona, Jorge Fatura Broun recuerda a la perfección cada momento que vivió a su lado: el cumpleaños 60, las anécdotas para reír a carcajadas, la reacción del plantel de Gimnasia con la noticia fatal y un llanto desconsolante. "A mí todavía me cuesta hablar del Diego en pasado. Es duro. Me sorprendió como persona. Por su calidad humana, su sensibilidad, por lo agradecido que era. Nunca lo hubiese imaginado porque vos lo veías por televisión y te imaginas otra cosa" inició en diálogo con Clarín, con la sorpresa no solo propia, sino de su mujer también al conocer personalmente al, por ese entonces, entrenador del Lobo.

"Siempre veía su mundo como muy lejano. No pensaba ni siquiera en sacarme una foto. Y cuando hablaba con él o me llamaba por teléfono o me trataba con tanta naturalidad, no lo podía creer. Todo era una locura" recordó con gran emoción.

“Humano más allá de ser un Dios” aseguró Fatura sobre Maradona, un hombre respetuoso, atento con todos los empleados del club y, por sobre todas las cosas, feliz por hacer lo que le gustaba, estar dentro de una cancha. “Con nosotros era uno más. No te hacía sentir que era Maradona. Y te hacía entrar a su mundo. Le encantaba boludear y por eso también conmigo pegó onda” confesó.

Se convirtieron en amigos, de esos que un día antes de su cumpleaños – el 29 de octubre – lo llama para invitarlo al cumpleaños 60. “Me acuerdo todo. Me llamó para que fuera a la mañana, que iba a hacer algo tranquilo. Y yo nunca había ido a la casa. Imaginate mi cabeza. ¿Qué le regalo? ¿Qué le llevo? ¿Quiénes estarán? No conocía a nadie, iba solo, sin nadie del plantel. Esa noche dormí poco y nada” detalló.

Pero no podía ir al cumpleaños de uno de sus ídolos con las manos vacías y, al ser un contexto donde la pandemia predominaba, Broun admitió haber tenido una dificultad muy grande para comprar un regalo, por lo que se decantó por ¡unos bizcochitos! “Cuando salgo lo único que vi fue una panadería abierta. Y digo, 'bueno, compro unos bizcochitos'. Para no caer con las manos vacías, qué se yo, para tomar unos mates. Una falta de respeto” contó con vergüenza.

Y, con respecto a lo que prosiguió de la anécdota, amplió: "Cuando llegué me quedé en la parte de afuera de la casa y no conocía a casi nadie. Escuchaba que decían que el Diego estaba durmiendo. Empezó a llegar gente y era todo medio incómodo. Iba, venía, entraba en el quincho... Escuchaba que decían 'lo fuimos a despertar y no quiere saber nada'. Y a mí se me hacía tarde porque tenía que ir a almorzar y después ir a la cancha, jugábamos a las 19. Entonces pregunté a uno de los asistentes si querían que fuera yo a despertarlo"

Con algo de temor, finalmente se metió en el cuarto de Pelusa para intentar despertarlo. "El Diego estaba tapado hasta arriba, acurrucado, en el medio de la cama. Me subo a la cama, me arrodillo y le empiezo a tocar el hombro, a sacudir un poco. Le digo 'dale, boludo, despertate, es tu cumpleaños'. Y me decía que no. Le insisto: 'dale que ya no hay nadie, están los de siempre, dale porque te voy a levantar de los pelos'. Y se ríe. Pero me dijo 'no, Fatu, no, no me voy a levantar'. Ahí ya está, listo: me di media vuelta y me fui. Dije 'me rindo, no pude'. Pasaron dos minutos y se escuchó que se levantaba. Fue al sillón, estuvo con su hijo, se tomó un café, miró los saludos que le habían mandado en su Instagram. Y ahí arrancó"

El momento en que se enteró de la muerte de Maradona

"Lo vi a Guillermo Andino que estaba llorando... Fue tremendo. Estaba con mi mujer y mis tres hijos. Fue un silencio total. '(Pensaba) No, es mentira, no puede ser', esperaba que dijeran al final 'se descompensó pero está estable' o algo así. Y de golpe mi hijo más grande, que no entiende nada de fútbol, que no le interesa y que ni siquiera había querido venir a conocerlo cuando fuimos todos, se larga a llorar. Y me decía 'no sé por qué lloro, no sé por qué estoy así'. Eso me mató" manifestó con dolor.

"El Gallego (Méndez) estaba quebrado, destrozado. De ahí fuimos en micro a Casa Rosada. Y yo previamente llamé a uno de los asistentes de Diego para asegurarme. '¿El Diego está ahi?'. Porque veíamos en la tele la imagen del cajón y la gente que pasaba, dejaba flores, cantaba. Pero qué se yo, '¿será o no será? ¿Estará realmente ahí?'. Nosotros queríamos ir a donde estuviera el Diego. Y bueno, me confirmaron que sí, que estaba en el cajón. Yo fui el primero que entró. Me recibió Claudia (Villafañe), saludé a Dalma, a Gianinna, empecé a darles el pésame a todos. Y cuando llegué al cajón me quebré. Fue durísimo. Ver a toda la gente gritando, algunos llorando. Fuimos el último grupo de jugadores que estuvo con él y que lo hizo feliz" agregó con respecto a todo lo que conllevó después del fallecimiento del campeón del mundo en 1986.

A pesar de la espina en el corazón tras la ida de Maradona, Fatura Broun también recordó lo mejor de los homenajes en cada uno de los estadios que pisó como entrenador de Gimnasia. Reconocimientos especiales para alguien que vivirá en la eternidad. "Fue de película. Su vida es una película, con cierre y todo. El Diego recorriendo Argentina y ovacionado en todos los estadios... Nosotros no éramos nunca visitantes. Llegabas a la cancha y la gente se desesperaba por verlo. Diego tenía un ángel especial, un aura que lo acompañaba. En Rosario, en Córdoba, en Mendoza, en Independiente con Bochini... Y el último partido termina en la Bombonera. Decís, 'wow, cerró todo perfecto'" cerró.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario