Paraná
Sábado 31 de Marzo de 2018

Fabián Prestofelippo, entrenador de arqueros y fiel servidor de Dios

Entrena a los arqueros del Club Atlético Belgrano de Paraná y sirve a Dios, junto a los que más necesitan. Su principal objetivo es dejar una huella en cada una de las personas con las que interactúa.

Fabián Prestofelippo, que inició su cuarto año como entrenador de arqueros del club Atlético Belgrano de Paraná, en primera división y categorías formativa, busca dejar un claro mensaje en sus dirigidos.

Fue fundador del grupo Un Cielo Nuevo en la Parroquia Nuestra Señora de la Piedad y es un fiel servidor de Dios.

El grupo de jóvenes de la Parroquia lleva cinco años buscando cambiar la realidad de las personas que más necesitan. Todos los martes, y los segundos sábados de cada mes, realizan una cena para 100 personas que se encuentran en situación de calle.

"Muchos años para un grupo que día a día sale a calle para cambiar la realidad de los hermanos que más lo necesitan. Pero muy pocos para el sueño eterno de durabilidad que Dios lo pensó", expresa el muro del grupo de servidores.

fabian 3.jpg

"Tomé la iniciativa, con la necesidad de ayudar a las personas. Con el tiempo otros chicos se empezaron a unir a la idea de servir a Dios de esta forma y le fuimos dando forma al grupo. Le pusimos un nombre para identificarnos", comentó a UNO el entrenador de arqueros de Belgrano.

Las personas en situación de calle se encuentran marginadas de la sociedad, con distintos problemas y adicciones. Muchos de ellos no tienen a nadie, es por eso que Fabián sintió la necesidad de aportar su granito de arena y con la ayuda de Dios, dio un paso adelante.

"Al principio ellos sentían desconfianza de recibir algo de alguien desconocido. El estar en contacto con ellos cada semana nos llevó a todos a tener un ida y vuelta, conocer la realidad de cada uno de forma más personal, no solo en lo material y espiritual", agregó el fundador del grupo Un Cielo Nuevo.

fabian 1.jpg

Con el correr de los días, semanas, meses y años, el grupo empezó a notar los cambios y entendió que más de uno necesitaba otro tipo de ayuda. Muchas de las personas que se encontraban en situación de calle, hoy en día están en un hogar de ancianos o en un centro de rehabilitación, ayudados para terminar con sus adicciones.

"Nuestra idea es poder ayudar a la persona en todos los aspectos. Muchos expresan sus inquietudes y con la amistad que desarrollamos en estos años intentamos darle una vida mejor", comentó Fabián.

El grupo Un Cielo Nuevo cuenta con unas 25 personas que, a diario, reciben donaciones para poder realizar la cena. El menú varía según el clima, pero siempre buscan que sea un plato bien elaborado.

WhatsApp Image 2018-03-31 at 13.17.24.jpeg
Fabián junto a todo el grupo de <i>Un Cielo Nuevo</i> de la Parroquia Nuestra Señora de la Piedad de Paraná-
Fabián junto a todo el grupo de Un Cielo Nuevo de la Parroquia Nuestra Señora de la Piedad de Paraná-


Buenas personas
En cuanto al deporte y su labor en el Mondonguero, Fabián Prestofelippo dejó en claro que no solo busca el buen rendimiento deportivo, sino también aconsejar a cada uno de sus dirigidos para que sean buenas personas, algo en lo que viene trabajando Belgrano desde hace unos años.

"Siempre intento expresar mis valores y que ellos vean lo bueno de cada uno. Doy lo mejor de mí para los chicos y además busco remarcar que cada paso que den lo hagan con humildad y compañerismo. Aclarándoles que lo deportivo viene después y que, en la vida hay, lo importante es ser buenas personas. A lo mejor no van a recordar una buena atajada y seguro llevarán siempre un buen momento de la vida o algo que los marcó".

En su charla con UNO, Fabián expresó que se comunica constantemente con Mauro Trucco, entrenador de arquero de Unión de Santa Fe, del cual aprendió mucho e intenta día a día realizar lo que viene haciendo en las inferiores de AFA y Liga Santafesina.

Fabian.jpg
Fabián, de gorra, junto a los arqueros de Primera División y juveniles de Belgrano de Paraná.
Fabián, de gorra, junto a los arqueros de Primera División y juveniles de Belgrano de Paraná.

"Él, en cada entrada en calor, invita a los rivales a formar parte de los trabajos de sus dirigidos, para remarcar que es un rival y no un enemigo. Yo lo apliqué en el torneo de La Capillita y muchos profes me aplaudieron. Es un gesto para los chicos que dirijo y para los rivales, saber que disfrutan del mismo deporte y no son enemigos".


Comentarios