Incidentes en Patronato
Martes 28 de Noviembre de 2017

Expectativa, angustia y una sola explicación

En el Deportivo Strobel no entienden aún lo que les pasó a sus chicos en el Grella. Gustavo Abdala fijó la postura de Patronato. Desde el gobierno advierten sobre la quita de los aportes.

A ellos no se la contaron, ni la vieron de cerca. En carne propia sufrieron las consecuencias del vandalismo puesto de manifiesto por un grupo de inadaptados el sábado en el Presbítero Bartolomé Grella. Recibieron amenazas y golpes de todo tipo, pero lo que más les dolió fue ver cómo agredían a chicos indefensos que habían llegado con la alegría y expectativa de ver, por primera vez, un partido de la Superliga. Jorge Gabriel (secretario del Deportivo Strobel) y Daniel López (padre y colaborador de la misma entidad) llegaron hasta la Redacción de UNO para narrar detalles de una experiencia indeseable para cualquiera.

"Llegamos con la anticipación debida a la cancha y en la esquina de Ayacucho y Churruarín nos esperó gente del Ministerio de Desarrollo Social para acompañarnos a la cancha. Cumplimos con todos los pasos que debe cumplir un hincha. Los chicos fueron palpados por la Policía y se les sacó foto al documento, cruzamos los molinetes que correspondían y nos instalamos en la tribuna de calle Ayacucho. Para los chicos era una fiesta", detalló Gabriel.

Pero el clima festivo imperante se derrumbó en una fracción de segundos: "Después del segundo gol de Unión –Soldano a los 21 minutos– apareció en escena un grupo de barras que ingresaron con elementos contundentes y al grito de 'váyanse de acá Tatengues hijos de puta' comenzaron a golpear a quien se le cruzara por delante. Arrancaron la bandera y golpearon a los chicos y a los que intentamos protegerlos", sostuvo Gabriel.

Algunos con la intención de justificar lo injustificable cuestionaron los colores de la bandera (fondo rojo y letras blancas): "La bandera nos la entregó la gente de Ministerio de Desarrollo Social y apuntaba a promocionar el programa Los Gurises van a la Cancha. Antes de viajar desde Strobel a Paraná le recomendamos no llevar camisetas de otro club que no fuera Patronato y cumplieron. Hubo algunos que se pusieron camisetas de Patronato", contó López.

Las penurias no terminaron con la retirada de los violentos: "Cuando logramos salir de la cancha y nos empezamos a agrupar nos faltaban seis chicos que salieron disparando y los encontramos llorando y perdidos por calle Ayacucho. Los habían corrido y pegado con ojotas", coincidieron los entrevistados.

Por último, a modo de petición, exclamaron: "La palabra justicia está mal vista en Argentina, está sospechada. Con esto no buscamos ningún rédito, solo queremos que alguien nos dé una explicación de lo que sucedió".

DESDE PATRONATO. Desde la asunción de Miguel Hollman como presidente, Gustavo Abdala pasó a ser la cara visible del club ante cualquier tipo de acontecimientos: "Lo sucedido fue algo inesperado, a lo que no estamos acostumbrados. Desde hace cinco años Patronato adhiere al programa Los Gurises Van a la Cancha –ayer quedó sin efecto para el fútbol– y jamás hubo un problema. A Patronato va la familia a ver los partidos", expresó reiteradamente en distintos medios el gerente Santo.

Al describir su visión de los lamentables sucesos, acotó: "Un minúsculo grupo de inadaptados confundió a los chicos de Strobel con hinchas de Unión de Santa Fe y corrieron, por afuera del estadio, desde la tribuna de calle Grella a la de Ayacucho para ingresar abruptamente y comenzar a golpear a los niños y mayores".

Abdala marcó que desde un principio estuvieron a disposición de las víctimas: "El mismo sábado fuimos a los hospitales para saber cómo se encontraban los agredidos. Desde un principio nos pusimos a su disposición y también de la Justicia. La verdad que no sabemos cómo pedir disculpas porque estamos tan dolidos como ellos".

El directivo Rojinegro no esquivó responsabilidades: "Como club organizador del espectáculo somos los primeros responsables, pero no los únicos. Cada uno debe analizar la culpa que le corresponde. Seguramente en comisión tomaremos una determinación para que esto no suceda jamás en nuestra cancha", afirmó.

DESDE EL GOBIERNO. El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, resolvió hoy revisar el aporte estatal a los clubes locales durante una reunión que mantuvo con funcionarios de primera línea de su gabinete, con quienes tomó la decisión luego de las agresiones que sufrieron los menores que visitaron el sábado la cancha de Patronato en Paraná por parte de barras del club. Bordet dijo que desde su gobierno se propuso "actuar rápido para que los responsables tengan el castigo que corresponde y que estas cuestiones no queden impune", en referencia al ataque hacia los chicos de Deportivo Strobel. "Nosotros como Estado no podemos seguir dando apoyo a entidades en las que se produzcan hechos de esta naturaleza y hacer como que no pasó nada", sostuvo Bordet acompañado por el vicegobernador, Adán Bahl".


Las primeras medidas


Horas intensas se vivieron en distintos ámbitos después de los sucesos lamentables protagonizados por violentos en cancha de Patronato contra un grupo de niños del Deportivo Strobel. Desde la Policía de Entre Ríos se anunció como primera medida la clausura momentánea de la tribuna de calle Ayacucho y que la cabecera de calle Grella, de ahora en adelante será destinada a los socios de Patronato.


Comentarios