Secciones
Entrevista

"Estoy para jugar varios años más"

El capitán de Estudiantes de Concordia, Martín Leiva, hizo un balance del año. "Nada va a opacar la tremenda campaña que hicimos", afirmó, y desafió: "Me encantaría que Jápez me siga dirigiendo".

Domingo 02 de Junio de 2019

Terminó jugando una gran temporada a sus 39 años y anuncia que aún se siente con fuerzas para seguir varios años más. El pivote Martín Leiva fue el abanderado de Estudiantes Concordia en la Liga Nacional, que hace una semana quedó eliminado en octavos de final por Boca Juniors. El capitán del equipo promedió 24 minutos y 11 puntos por partido en el torneo. Además se consolida como el jugador con más partidos en sus espaldas en la Liga (895) y es el séptimo en el historial de la competición nacional. Tras un arduo torneo que incluyó inicialmente el Súper 20 y luego la Liga Nacional, el equipo concordiense disputó 53 partidos y el capitalino estuvo en 52. El torneo para los dirigidos por Eduardo Jápez pasó y ahora resta saber cuál será el destino de este equipo. Algunos avizoran que podría haber una renovación de varias de sus piezas y ello le daría una continuidad al trabajo comenzado en agosto de 2018. Mate de por medio, Leiva conversó con Ovación de este largo torneo y contó: "Nos costó el principio de la Liga, más allá de los nueve partidos consecutivos de visitantes. Nos faltaba confianza, confiar más en nosotros. Pasó por un entendimiento de todos los jugadores, un equipo no se hace de la noche a la mañana. Nos costaba entendernos entre nosotros. La localía de Estudiantes es importantísima, porque yo la sufrí acá". Claro que la espina aún quedaba clavada en este competidor nato, ganador de seis Liga Nacional, porque se llegó a un quinto partido ante Boca y se estuvo muy cerca de pasar a cuartos, algo que Estudiantes nunca lo logró en sus seis años en el certamen. "Para ganar playoff, hay que ganar de visitante también", afirmó.

—¿Qué te sedujo del ofrecimiento de Jápez para venir a Estudiantes?
—Que Chiche me haya insistido mucho, eso me ayudó a tomar la decisión. Después uno va escuchando, jugué en Mar del Plata Básquet con Jony Slider y me contaba de la ciudad, y otros jugadores me decían que me iba a gustar para mí y mi familia. Incluso, me decían que los dirigentes cumplen lo que prometen. Hablé mucho con Chiche del papel que iba a cumplir en el club y a mis 38 años en ese entonces, que un club te quiera mucho me cerró por todos lados. Cerré con 24 minutos promedio por juego y él me había dicho que iba a ser de 28. Disfruté mucho esta temporada, como hacía mucho que no disfrutaba.

De todas maneras la temporada fue muy buena.

—Hubiese estado bueno pasar el playoff y habría sido la frutilla del postre, porque nunca lo había logrado Concordia, aunque tampoco nunca había alcanzado llegar a un quinto partido, pero nuestro objetivo era pasar el quinto. Uno se va con un gusto amargo del último partido, pero nada va a opacar la tremenda campaña que hicimos. —¿Considerás que influyó haber tenido un equipo corto?

—Nos faltó un jugador más, pero sabíamos que éramos los que estábamos para ir a luchar. Un playoff a cinco juegos, si tenés un plantel largo es mejor. De todas maneras, nosotros no llegamos cansados al quinto partido, se nos fue de las manos porque Boca jugó bien defensivamente, como nosotros hubiésemos jugado un quinto partido acá de local. No metimos, se fue cerrando y terminamos perdiéndolo.

—Cuando se presentó el equipo hablaste del futuro de Vildoza y el tiempo te dio la razón.

—Lo dije a principio de temporada. Cuando lo vi entrenarse, me hizo acordar a Facundo (Campazzo). Para mí las comparaciones son odiosas, pero en la intensidad de juego que Leandro tiene defensiva y ofensivamente se ve en la cancha. Son estilos muy similares. Jugué con Facundo seis años en Mar del Plata y rápidamente formé esa pareja con Leandro. A nosotros nos transmitía el correr, el ir a buscar el equipo arriba y eso pasaba de local como de visitante. Y la juventud que él tiene me la transmitió a mí para yo correr. El estilo de Chiche era de 8 segundos y me ayudó en eso. Fue un placer compartir equipo con él.

—¿Y cuánto tuvo que ver la preparación física? Porque prácticamente no hubo lesiones.

—En una temporada tan larga y con un plantel corto es raro que no haya habido tantas lesiones. El preparador físico (Néstor Ibarra) influyó muchísimo. El tacto que tuvo el cuerpo técnico fue vital porque nosotros entrenamos muchísimo. El laburo que hizo Néstor fue muy bueno

—Y vos a tus 39 años ¿terminaste bien físicamente?
—Terminé bárbaro, estoy para varios años más. Es más, tengo ganas de seguir jugando. A la cabeza la tengo intacta. Hablaba con Paolo (Quinteros) y nos decíamos que el día del retiro va a pasar por el lado de la cabeza. Tengo ganas de seguir yendo por más, sigo entrenando y me mantengo. No padezco, lo disfruto. De todas maneras estoy haciendo el curso de entrenador.

—¿Ya tuviste conversaciones con la dirigencia de Estudiantes?
—Creo que la dirigencia quiere mantener un poco la base. Ahora se verá, pasará por el entrenador. Le tienen que preguntar a Chiche.

—¿Entonces si se queda Jápez, se queda Leiva?
—Hay muchísimas chances. Me encantaría que Jápez me dirija un año más.

—Sería bueno que haya un capítulo 2 de este grupo. —Los dirigentes se tienen que mover y ojalá que pase eso. Y si este año llegamos hasta esto, el año que viene quiero ir por más. Ojalá que los dirigentes vayan por más. Si los dirigentes se lo proponen puede suceder.

—¿Sentiste alguna persecución a vos y al equipo después de tu expulsión contra Libertad?
—Soy un tipo que pienso las cosas que digo. No creo que hayamos perdido partidos por los jueces. Me tiré a la pelota y termina siendo un roce con la manga (contra Agustín Caffaro). Si es un golpe, se le hubiese hinchado el ojo. Trato de no pensar que no hubo nada en contra, pero fue muy injusto. Y a partir de ahí vino una seguidilla de cosas.
—¿Qué palabras tenés de la dirigencia?
—Estuvieron todos al lado del equipo durante toda la liga. Nunca tuvimos ninguna presión en los momentos malos del equipo. Me cumplieron lo que prometieron. Hasta le hemos pedido pequeñas cosas que hacen para el grupo y respondieron. Y es difícil eso de los dirigentes. Se llega a los logros no solo formando buenos equipos, sino una conjunción de cosas: dirigentes, gente, cuerpo técnico, jugadores. Cuando está todo bien se logran buenas cosas.

—¿Qué te parece este formato de competencia, jugando entre semana?
—Cuando se jugaba solo los fines de semana para mí era bárbaro porque tenías tiempo para entrenar, pero el tema pasa todo por la adaptación. Antes se entrenaba de manera diferente, con más cargas. El tema es que la gente no va a la cancha, no saben cuándo juega su equipo. Tengo familia, me encantan que me vayan a ver mis hijos, pero si van al otro día no pueden ir al colegio y tenés un público acotado. No estoy de acuerdo porque no hay nada más lindo que la gente vaya a la cancha y con este formato no lo están logrando. Es feo ir a las canchas y ver pocas personas. De la forma que van, me parece que va a haber cada vez menos gente en la cancha.

—¿San Lorenzo es el equipo a vencer?
—Pienso que será el próximo campeón. En el playoff gana siempre el mejor. Al mejor de tres te puedo decir que se lo puede ganar otro equipo, pero al mejor de cinco o siete gana el mejor. Para que no gane tiene que venir una debacle, que se lesionen cinco jugadores. San Lorenzo es el equipo que se programa y proyecta de principio de temporada para salir campeón. Ojalá que llegue a la final mi amigo Paolo Quinteros con Regatas, pero me da la sensación de que será Instituto.
—¿Puede ser que tengas una foto con Maradona?
—Fue Diego a un partido, Peñarol-Boca en cancha de Boca. Después fue al vestuario. No te sale una palabra, no sabía qué decirle. Es un crack porque sabía todo. Le di la camiseta y me decía 'Martín gracias'. Yo soy futbolero, hincha de Boca, y cuando lo tenés ahí enfrente no te sale una palabra. En la previa del partido me decían que iba a venir alguien en el entretiempo y lo que menos me imaginaba es que iba a ser Maradona. Y cuando estaba calentando, me llaman y me dicen te quieren saludar y cuando lo vi me temblaron las piernas

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});