Secciones
Ovacion

Espinillos disfruta de su bicampeonato

Tomás Burna y Sebastián Scaiola repasaron el título en el Provincial. "Se nos dio todo porque jugamos una final histórica ante Salto Grande", indicaron. Solo perdieron dos partidos en dos años.

Lunes 23 de Septiembre de 2019

Espinillos de Concordia atraviesa un gran momento, porque en el año de su 40º aniversario conquistó hace pocos días el bicameponato en el Torneo Provincial Entrerriano de rugby. Además, el título llegó de la mejor manera para el Rojo porque venció en el partido decisivo ante su clásico rival, Salto Grande. Las últimas dos temporadas del equipo dirigido por Christian Fernández demostró la consolidación del grupo, ya que en 35 partidos disputados solo dos fueron con sabor a derrota. Una de ellas llegó este año en el inicio del Final Six, cuando cayeron en Gualeguaychú ante Central Entrerriano. Luego llegaron los cuatro triunfos en fila (Colón RC, Camatí de Viale, Echagüe de Paraná y Salto Grande), que le permitieron alzarse con el título.

Otro aliciente que dejó la consagración es que por primera vez es bicampeón, mientras que pudo haber sido su último partido en las instalaciones del club Regatas –donde alquila la cancha–, ya que están avanzadas las obras para que Espinillos arranque 2020 en su propio espacio, que fue cedido por parte del municipio.

En estado de gracia permanente desde la consagración, Tomás Burna y Sebastián Scaiola repasaron con Ovación lo que fue esta temporada y el presente que atraviesa la institución, que en noviembre celebrará los 40 años de vida.

“Está el dicho ese de ‘llegar a la cima es complicado y mantenerse es aún mayor’. El campeonato se nos tornó complicado porque arrancamos perdiendo el primer partido contra Central Entrerriano, en la cual teníamos siete bajas y eso nos mataba psicológicamente. En el segundo partido contra Colón fuimos perdiendo todo el juego, quedaban 20 minutos del segundo tiempo y sacamos una pelota de la nada, metimos el try y levantamos. A ese partido lo ganamos por un punto”, analizó Scaiola, de 36 años y que juega hace 22 en el club.

En tanto que Tomás Burna sostuvo: “Necesitábamos una dosis de motivación y ganar en la última pelota, nos dimos cuenta de que teníamos que ir porque teníamos material. También en el partido con Camatí fue vital porque en el primer tiempo arrasamos. Lo trabajamos al partido, en una cancha muy angosta y en un juego muy físico. En este tipo de campeonatos tan cortos, de seis partidos, si perdés dos juegos ya no podés salir campeón. Como mucho podíamos perder uno solo”.

Consultado sobre si son conscientes de que quedaron en la historia grande del club, el Negro Scaiola indicó: “Se nos dio todo porque jugamos una final histórica ante Salto Grande, lo definimos en nuestra cancha, que habrá sido nuestro último partido porque el año que viene estaríamos jugando en nuestro predio. Son los 40 años del club y el bicampeonato que le faltaba al club”.

Al momento de evaluar sobre las diferencias entre el equipo campeón 2018 al actual, el Ruso Burna (juega desde hace 12 años en la institución) remarcó que “el juego siempre fue el mismo”.

“Es un equipo que tiene sus caudillos que van guiando a los más chicos. Eso se hermana todo y vamos para adelante. No cambiamos el juego, sino que lo mejoramos” agregó.

Mientras que Scaiola agregó: “Tenemos los mismos jugadores del año pasado, por ahí con alguna incorporación más, pero hay algo que tenemos que es la experiencia de lo vivido el año pasado. Sabíamos a qué apuntábamos. Antes de empezar el torneo en el último partido de pretemporada perdimos y pudimos hacer el click. Considero que el torneo de 2018 fue más duro, con 18 partidos y jugamos contra el multicampeón como lo es CUCU y le ganamos 8 a 7 en su cancha”.

También se destaca de este grupo que contabilizando el torneo pasado y el que acaba de finalizar el Rojo solo tuvo dos derrotas. Una fue el año pasado ante Unión en Crespo y la de Central Entrerriano este año en Gualeguaychú.

“Fueron 35 partidos y solo dos perdimos de visitante. Por suerte hace dos años y algo más que estamos invictos en nuestra cancha. Recuerdo que este equipo empezó a surgir desde setiembre de 2017. También habla mucho del grupo que tenemos 35 o 40 personas entrenando llueva o haga 40º”, indicó Scaiola, que juega de tercera línea.

El Ruso también destacó que el buen presente motiva a que muchos chicos se vuelquen a la práctica del rugby.

“Durante el año en infantiles se ha incrementado bastante el número de chicos, ahora habría que prestarle más atención a las M1 y M2 porque muchas veces se complica por las edades, ya sea por la escuela o las carrozas. Ojalá que con este logro se incremente la cantidad y máxime con el nuevo predio que tenemos”, contó Burna, de 26 años.

Scaiola junto a un puñado de compañeros son los jugadores de mayor experiencia en el club y ese aporte lo destacan a la hora de transmitírsela a los más jóvenes. A su vez, Burna se refirió a los meses que estarán sin jugar hasta el año que viene, destacando que el torneo finalizó la semana pasada a raíz del inicio del Mundial de Japón 2019.

“Ahora tenemos un parate muy largo, seguramente algunos chicos van a ser llamados para ir a la Selección. Se nos va a hacer difícil porque vamos a tener mucho tiempo sin jugar. Pero seguramente cuando volvamos a prepararnos para el año que viene lo haremos con todo porque es lo que amamos y la familia del Rojo somos todos hermanos”, manifestó.

Consultado por dónde estuvo la clave del equipo en esta temporada: “Si me preguntás a nivel de juego, puedo decir que el trabajo de los gordos fue impecable en las formaciones fijas, recuperando la pelota para que los tres cuartos puedan definir tranquilos”, contó Scaiola, mientras que Burna que juega de apertura agregó: “En lo humano hay una unión de grupo que hace mucho. Nos ponemos la camiseta y nos defendemos mutuamente”.

“Ahora apostamos al recambio generacional, pero no sin antes formarlos bien, que entren a jugar y hacer las cosas que el equipo viene haciendo. Es un proceso que lleva tiempo”, agregó el Negro.

Por último, Scaiola manifestó: “Estamos muy contentos, por ahora vamos a dejar que sigamos dándonos cuenta de lo que logramos y ojalá que el año que viene sigamos siendo competitivos. Si los trabajos son continuos y de buena calidad, los resultados van a venir solos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario