Ovacion
Lunes 12 de Marzo de 2018

"Es un solo partido y vamos a dejar la piel"

La ciudad de Concordia es una fiesta y Sebastián Uranga se anima a más. Luego de la histórica clasificación de Estudiantes al Final 4 del torneo más importante del continente.

"Lo digo y se me pone la piel de gallina", relató Sebastián Uranga ayer luego de abrir los ojos tras una larga siesta luego de un recorrido en la ruta memorable y agotador. Y sí. Su equipo. Estudiantes se metió en la páginas gloriosas del básquet entrerriano. Los de Concordia están en el Final4 de la Liga de las Américas, la competencia más importante de básquetbol del continente. En Corrientes le ganaron a Guaros de Venezuela el viernes y a Baurú el campeón de Brasil el domingo y el 24 de marzo jugarán una de las semifinales ante San Lorenzo en lugar a designar. La otra semi la disputarán Regatas de Corrientes ante Mogi de Brasil.

El alero que vistiera las camisetas de Echagüe y Sionista en Paraná hizo un gran relato sobre el fin de semana más importante en la rica historia del básquet entrerriano. El día que un club de barrio escribió su nombre en el continente. Resaltó el carácter de un grupo unido, confesó que es "increíble" lo que están viviendo en términos deportivos y emocionales por la atmósfera que los rodea en la Capital del Citrus. Dijo que habló con su viejo, el gran capitán de la Selección, Sebastián Uranga, y se anima a más. "En un torneo de cinco partidos está duro, pero es uno y vamos a dejar la piel", señaló convencido sobre el partido ante el Ciclón en diálogo con Ovación.

—¿Se imaginaban esto cuando salieron de Concordia?
—Cuando arrancamos la primera vez a jugar la Sudamericana no pensábamos que íbamos a pasar. Fuimos con una mano adelante y otra atrás y dijimos bueno vamos a jugar es una buena experiencia, vamos a disfrutarlo y que nos sirva para la Liga y después de cruzarnos con Guaros y con esos equipos que son enormes, nos dimos cuenta que podíamos. Y bueno este fin de semana nos cruzamos con Guaros que nos había ganado la final de la Sudamericana y que se había reforzado con dos extranjeros de jerarquía, venía Regatas que está bárbaro y de local se pone diez veces más fuerte y Baurú que es el campeón de Brasil. Estaba complicado, pero pensábamos que podíamos. Teníamos el primer partido con Guaros que lo conocíamos y a veces está bueno agarrarlo en el primer partido porque a veces están relajados. Le metimos un buen palazo y de ahí se nos abrió el panorama. Sabíamos que con uno más clasificábamos, Regatas se nos complicó y el último fue impresionante. Fue una muestra de personalidad y de equipo. Separados perdemos con cualquiera, pero juntos somos tremendamente fuertes.

—¿En qué momento del último partido percibiste que se podía dar?
—La verdad que sentía que podía pasar. La verdad es una locura y es increíble lo que es la cabeza y la confianza. Nosotros jugamos con equipos brasileños antes y son enormes y decíamos que vamos a hacer con estos. Y ahora, mirábamos a los tipos de 2,10 metros y 130 kilos y pensábamos vení que acá estamos. Es una locura eso que te pasa, porque le perdés el respeto y crees en vos. El partido empezó muy difícil porque ellos metieron un montón con Alex García y jugadores de la Selección brasilera y nos complicaron lo que habíamos planteado. En el entretiempo, perdiendo por 13 puntos lo veía complicado porque además estábamos cansados, era el tercer partido seguido, pero Lucas (Victoriano) retocó el plan, planteamos una defensa distinta y entraron un par de bolas y se abrió la cancha. Y después los que nos habían complicado, recibían la pelota de espaldas, a ocho metros del aro y no querían tirar y nosotros estábamos encima y se generó un clima a favor y los pasamos por arriba. Porque jugamos un segundo tiempo muy bueno.

—¿Llegaron a tomar dimensión de quedan en la historia grande del básquet de la provincia y de Estudiantes?
—Ahora uno viene con la velocidad de los partidos y partidos. Pasado mañana jugamos partidos clave de la Liga y es como que uno no pisa el freno. Pero la verdad es que todo una locura. Estudiantes es un club que hace todo a pulmón, que le cuesta conseguir presupuesto para armar el equipo y cada ficha es re contra pensada porque no le sobra nada. Y ese esfuerzo se nota porque salís a la calle y la gente te lo reconoce. Hay gente que te cruza en la calle y se larga a llorar y te dice vos no te das una idea lo que están haciendo. Es algo histórico para nuestras carreras porque no estaba en los planes. A mi me tocó estar en Ben Hur de Rafaela y el equipo estaba diseñado para eso o San Lorenzo. Pero para nosotros hasta escapa del sueño. Si me hubiese puesto a pensar y si llegamos a la final de la Liga de la Sudamericana me hubiese reído de mi mismo. Y hoy estamos en la final de la Liga de las Americas que es el torneo más importante del continente. Lo digo y se me pone la piel de gallina.

—¿Cómo los recibieron en Concordia?
—En Concordia es cotidiano, lo vivimos en el día a día. Salgo a calle y la gente te reconoce te piden una foto, te invitan a comer, te dan mates, vas al club y están los dirigentes y los chicos de las inferiores que se te acercan. No es che vamos a juntarnos y hacemos un banderazo, acá es permanente. Se respira la pasión por el club y el cariño. No se si será siempre así, pero es lo que me toca vivir. Hoy había gente esperándonos, pero es de todo el día.

—¿Pudiste hablar con tu papá y si fue así, que te dijo?
—Desde que terminó el partido y durante el viaje estuvimos entre nosotros, pero tuve tiempo de hablar un poco y está feliz. Se pone más nervioso cuando juego yo que cuando jugaba él, porque me lo ha dicho. Es una felicidad muy grande y compartirlo con él es especial porque el en su momento lo vivió como jugador. Fue campeón de la Liga Sudamericana con Olimpia, tuvo partidos intercontinentales y el entiende lo que me pasa en este momento.

—¿Y ahora qué?
—Y ahora estamos acá y ya que está vamos. Anoche (por el domingo) me agarra un dirigente y me dice llorando, si perdían daba lo mismo y estamos re contra agradecidos de haber llegado hasta acá. Y la verdad que en ese momento dijo, no. Si estamos en este lugar vamos por más. El año pasado la pasé muy mal y este año se dio vuelta el mundo. Me tocó pensar en meter más y saltar más alto y a veces me tocó pensar en poder pisar. Entonces hay que disfrutar, pero no podés quedarte y te caigan las flores y me lluevan pétalos. Uno tiene que aprovechar estos momentos y acelerar.

—¿Por qué no ganarle a San Lorenzo?
—Y por qué no. En un momento pensabas en Guaros y decía ni loco y es la Selección de Venezuela y por qué no. Y lo mismo con Baurú. Y ahora por qué no a San Lorenzo. A San Lorenzo en un torneo de cinco partidos y sí, está duro, pero es uno solo, así que vamos y dejemos la piel y el corazón en la cancha y sino nos da no nos da. Pero nos van a sacar con la 'patas' para adelante de la cancha. Tienen jugadores impresionantes y un equipo de la puta madre, pero las ganas de ganar son mucho más grandes que el miedo a perder.


Los cruces y la definición

La Liga de las Américas se definirá el 25 de marzo. El 24 se jugarán las semifinales entre los cuatro equipos clasificados de la Zona E y Zona F en lugar a designar. San Lorenzo, primero del Grupo E se medirá con Estudiantes, segundo del F. En tanto, Regatas, primero del Grupo F, se enfrentará con Mogi Das Cruzes, segundo del E. El 25 se jugará el tercer y cuatro puesto y la final.

Comentarios