Secciones
Ovacion

"Es mi ídolo, pero como persona no vale nada"

El entrerriano Diego Chaves enfrentó el sábado a La Hiena Barrios. Contó cómo fue esa experiencia y vivió de cerca la decadencia del excampeón del mundo. "La gente me gritaba que lo matara", dijo.

Lunes 30 de Septiembre de 2019

Diego Chaves es un boxeador entrerriano que con 31 años recorre los cuadriláteros del país para ganarse una moneda cada vez que tiene la chance de hacerlo. Así, en ese derrotero, una vez tuvo que viajar hasta Necochea en colectivo, llegando apenas unas horas antes de su presentación. Historias como esas tiene muchas, aunque la que vivió el sábado en Carlos Paz (Córdoba) quizás lo haya marcado más que otras. El oriundo de San José de Feliciano se subió al ring del Espacio Mónaco en la pelea de fondo de la velada denominada La Primavera Boxística, para enfrentar nada menos que a Jorge Rodrigo La Hiena Barrios. El excampeón del mundo volvió al box en 2018 luego de una inactividad de ocho años y luego de cumplir una condena con prisión efectiva por un accidente vial en Mar del Plata que terminó con la vida de Yamila González, una joven de 20 años que cursaba un embarazo de seis meses.

Después de este hecho, el oriundo de Tigre había anunciado su alejamiento del pugilismo, aunque como dijo en algún momento “en el boxeo no hay una última chance, siempre hay una oportunidad más”. Por eso volvió, más allá del rechazo que encontró en el ámbito donde tenía muchos seguidores, entre ellos el Matador Chaves.

“Cuando me llamaron a pelear contra él no lo dudé. Para mí La Hiena es como mi ídolo. Cuando yo tenía 13 o 14 años lo veía en las peleas y cuando empecé en esto dije que algún día iba ser campeón como él. Era un boxeador que siempre iba para adelante, no le importaba caer, se levantaba y seguía. Así que lo hablé con mi equipo y fuimos por la trayectoria y el respeto que le tenía”, afirmó el entrerriano en diálogo con Ovación.

En suelo cordobés, Chaves y Barrios se enfrentaron a 10 rounds y el bonaerense se impuso en las tarjetas en un fallo dividido. De esta forma, el récord para Diego quedó en 35 combates con 15 triunfos (5 por nocaut), 16 derrotas y 4 empates. Claro que esto no lo bajoneó, porque supo que dio un buen combate ante un hombre que supo ser de los mejores del mundo.

“Creo que perdí uno o dos rounds nada más, el resto anduve muy bien y pude meter un par de manos”, afirmó.

Después, Diego contó cómo fue encontrarse cara a cara con el boxeador que él admiraba desde chico: “Me llamó la atención que ahora muchos no lo quieren por el problema que tuvo, es muy polémico. Quería enfrentarlo a ver qué tan bueno era. Pero ya no es el mismo, por un tema físico o psicológico. Igual quería medirme con él porque iba a ser algo histórico para mi carrera. En el pesaje pude hablar con él y me defraudó. Es mi ídolo desde lo deportivo, pero como persona no vale nada. Por todo lo que me dijo, por el comportamiento que tuvo hacia nosotros y hacia las personas que estuvieron cerca de él. Fue algo indignante. Pensé que era distinto, pero me equivoqué. Quizás todo lo que le pasó lo llevó a ser así, un soberbio, sobrador y muy bocón”.

Ante esta situación, Chaves trató de ponerse en su lugar aunque no encontró una explicación a las reacciones de Barrios.

“Si me hubiese tocado vivir algo similar, para volver a insertarme en la sociedad trataría de cambiar, de mejorar y de no ser tan atrevido. Quizás la gente no te vuelva a respetar, pero por lo menos no tenés que seguir haciéndote odiar. Él perdió todo el cariño de la gente. En la pelea me gritaban que lo mate, que lo querían ver muerto y que lo rompa todo. Eso es la consecuencia de cómo es él como persona”, sentenció.

Volviendo a la pelea, el felicianense contó que La Hiena “erró más de lo que pegó”.

“Los dos sentimos el calor intenso. El aire era muy caliente y no se podía respirar bien. Se notó su inactividad y yo dejé en claro que no iba a ser una bolsa y me iba a quedar parado para que él me pegue, como sí lo hicieron otros rivales que tuvo. Lo noté lento, fuera de estado y no tiene por qué seguir arriba de un ring. Con diez días de entrenamientos le compliqué la vida. Estaba bien de piernas, pero me quedé sin fuerzas por el desgaste, sino la pelea se terminaba antes”, agregó.

En la actualidad, Chaves está estudiando profesorado de Educación Física en Santa Elena, lejos de su hija Mía, a quien extraña “con locura” porque vive en Feliciano.

“Es la que más sufre, pero todo lo hago por ella”, explicó. Su carrera dentro del box seguirá cada vez que tenga alguna oportunidad. Está ubicado en el puesto 14 dentro del ránking de peso Ligero de la FAB y espera tener otra pelea antes de fin de año.

“Siempre que tengo la chance para pelear la acepto. Pero rechacé un par de ofertas porque no estaba en condiciones boxísticas. Puedo estar bien desde lo físico, pero una de las peleas que me ofrecieron era con Jonathan Barros y tenía que estar bien preparado. Entonces dije que no, porque necesitaba 30 o 40 días de entrenamiento pleno”, señaló.

“Sé que tengo mucho para dar. En toda mi carrera nunca me golpearon mal en la cabeza. Si el único que me ganó bien por nocaut fue Barros, pero con una mano en el hígado. Cada vez que salga a pelear y esté bien entrenado voy a ir. Hasta que termine los estudios voy a seguir peleando”, agregó.

SU otra pasión. En Santa Elena, Diego Chaves tiene días agotadores ya que además de trabajar y estudiar entrena por la noche. “Ahora tengo dos días de descanso, pero el miércoles (por mañana) arrancamos con todo”, dijo. “Termino muy cansado, pero es lo que me gusta dijo”, agregó.

Claro que el box no su única pasión, ya que el Matador también es jugador de fútbol.

“Estoy jugando en Atlético Feliciano a préstamo, el año pasado jugamos la Copa Entre Ríos y la verdad es que me gusta. Mi pase pertenece club Santa Teresita, también de Feliciano, es una entidad muy humilde, que da a préstamo a los chicos para poder sobrevivir con las cuotas y seguros. El año que viene ya me voy a fichar en un equipo de la Liga de Santa Elena para seguir despuntando el vicio. Seguramente en Camba Cuá”, finalizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario