Fútbol
Jueves 22 de Marzo de 2018

"Es la primera vez que me pasa algo así"

El entrerriano Facundo Curuchet habló con Ovación sobre la agresión que sufrió el plantel de Platense de parte de la barra brava del Calamar. "Nos amenazaron con cuchillos", confesó.

Una derrota cala hondo en el hincha. Repercute en su estado de ánimo. Durante esa semana el apasionado por los colores mantiene otro semblante. Mastica bronca, impotencia, amargura. Sus horas son eternas y la distancia con la revancha, el próximo desafío, parece alejarse cada vez más.
Más allá de cómo siente el fútbol el hincha, no deja de ser un juego, independientemente de los millones que mueve el gran negocio de la redonda. Un traspié no tendría que provocar reacciones superiores. Sin embargo el corazón tiene la razón que la propia razón nunca entenderá.
Un resultado negativo provocó una barbarie en la localidad bonaerense de Vicente López. Se enfrentaban en la noche del martes Platense y Estudiantes de Buenos Aires en el cierre de la 27ª fecha del campeonato de la Primera B Metropolitana. El Calamar y el Pincha compartían el liderazgo, por eso era un encuentro decisivo en la definición del certamen.
La victoria quedó en manos de la visita. Estudiantes se impuso por 1 a 0 y se transformó en el único puntero del torneo. Platense, que elevó a cuatro presentaciones sin triunfos, quedó relegado al segundo escalón.
Esa derrota desencadenó la cobarde reacción de la barra brava de la entidad de Vicente López después del encuentro. "Estábamos en el micro esperando para salir del estadio cuando subieron los barras. Nos amenazaron con cuchillos remarcando que teníamos que ascender. Le robaron la pertenencia a algunos de mis compañeros y le pegaron a dos o tres", contó en diálogo telefónico con Ovación Facundo Curuchet, delantero de Platense.
El atacante nacido en Gualeguaychú indicó que en la previa del encuentro el clima era normal, más allá de que el equipo acumulaba tres empates seguidos y que recibía al rival directo en la lucha por el ascenso directo a la Primera B Nacional.
"Estuvo tranquilo durante toda la semana previa. Había muchas expectativas porque enfrentábamos al otro puntero del campeonato, pero nunca había pasado nada grave. No nos imaginábamos que íbamos a sufrir la agresión de la barra. Ahora quedamos solamente a tres unidades del puntero y no es que quedamos lejos o peleando el descenso".
El exatacante de Juventud Unida de Gualeguaychú subrayó que la reacción de la barra fue por el traspié ante Estudiantes y no por otro factor. "Nos decían que teníamos que haberlo ganado y que ellos quieren ascender. Nosotros también queremos ascender y dejamos todo siempre en la cancha. Lamentablemente perdimos, pero seguimos prendidos, estamos segundos a tan solo tres puntos de Estudiantes", insistió.
El delantero confesó que por un momento analizó la posibilidad de dar un paso al costado y dar por concluida su etapa en el Calamar. Su postura se modificó al día siguiente. "Fue difícil lo que vivimos. Había una sola persona encargada de la seguridad contra todos los barras, que eran muchos. En ese momento llegué a pensar en muchas cosas. Ahora estoy más tranquilo sabiendo que quedan siete finales y que podemos revertir esta situación", subrayó.
Los delincuentes no tuvieron obstáculos para ingresar al micro que trasladaba a los futbolistas. En ese lugar no hubo presencia de efectivos policiales. La zona fue liberada. "No había nadie", aseveró Curuchet. "Supuestamente el operativo estaba resguardando la seguridad de la delegación visitante, pero no creo que 95 policías hayan estado en ese sector. La persona que estaba en nuestro sector es el encargado de seguridad del club que nos cuida siempre, pero lamentablemente le tocó estar solo contra todos".
El artillero que debutó en Primera División con la camiseta de Colón de Santa Fe confesó que nunca había atravesado un momento así de violencia. "Es la primera vez que me pasa y sucedió estando segundo en el campeonato. Me ha tocado pelear el descenso en otros clubes y nunca me había pasado", remarcó.
El transcurrir de las horas les permite ganar tranquilidad. No obstante les cuesta enfocarse en el campeonato. "Fue algo raro lo que sucedió. El miércoles no llegamos a entrenar porque se decidió no hacerlo. Hubo una reunión con (Sergio) Marchi (secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados) y él dio la orden de no entrenar porque si lo hacíamos era como que nada había sucedido y porque no teníamos seguridad de nada. Ahora estamos esperando si tenemos seguridad para entrenar estos días".
En cuanto al accionar de la dirigencia de Platense, mencionó: "No sé qué habrán hecho por que no la hemos visto. Habrán hablado entre ellos, pero deben tener miedo a todos porque están sus familias expuestas. Sé que se iban a reunir con Marchi y con Juan Manuel Lugones (secretario ejecutivo de la Asociación de Prevención de Violencia en el Deporte) para ver qué medida toman al respecto", concluyó.

Comentarios