Secciones
Ovacion

“Es el momento justo para dejar de arbitrar”

Fútbol: El punto final de su carrera. El Sportivo Urquiza-Peñarol marcó la despedida de Sebastián Palacios del referato en el ámbito de la LPF.

Martes 18 de Noviembre de 2014

Edgardo Comar / Ovación
ecomar@uno.com.ar

 

 

 

Llegó al Fortín de La Floresta acompañado de sus familiares directos, con la antelación que las circunstancias requerían. Lo esperaban le titular del Colegio de Árbitros Juan Lucero, dirigentes de la Liga Paranaense. Luego se fueron sumando Juan Luis Suárez quien fuera su instructor y varios de sus colegas. Por delante había 90 minutos que serían los últimos de una carrera que lo tuvo como protagonista a lo largo de dos décadas. Con 39 años en su calendario, tenía tiempo para extender su carrera. Pero en su interior sabía que no daba para más y dar el paso al costado se imponía: “Creo que es el momento justo para dejar de arbitrar”, aseguró Sebastián Palacios a Ovación antes de controlar el clásico entre Sportivo Urquiza-Peñarol que marcó su adiós al referato.
“Más allá de la edad que tengo y la carrera como árbitro, siento que las metas que me fijé en la carrera ya las cumplí. Veo que hoy me cuesta bastante entrenar para llegar bien a los partidos, es por eso que prefiero dar un paso al costado y dejarle mi lugar a los árbitros más jóvenes”, aseveró al poner de manifiesto las razones que desencadenaron el adiós a una profesión que tiene como prioridad impartir justicia.
Los referís son un equipo sin hinchada, jamás tendrán el reconocimiento de todos. En muchas ocasiones se los hace responsables de derrotas por más que su labor haya sido perfecta. Por encima de los sinsabores: “La profesión me dejó muchas cosas lindas; sobretodo muchos amigos de distintos lugares del país en los que me tocó arbitrar. También algunas amarguras, pero fueron las menos”, sostuvo.
Luis Uzín, actualmente DT de Peñarol, tuvo a Palacios bajo su mando en Palermo: “Creo que es el responsable de que me haya hecho árbitro, él tiene la culpa”, dijo entre risas. “En 1992 no me puso en la final ante Mariano Moreno, cuando ascendimos con Palermo y por eso decidí no seguir jugando, tenía apenas 17 años”, agregó.
Palacios acumula entre sus méritos haber llegado a ser árbitro nacional y participar en cotejos de primer nivel en el fútbol argentino: “Estuve cinco años en el profesionalismo al que no es fácil llegar; fue el mejor momento. Me tocó jugar en canchas que desde chico veía por la televisión. Haber estado en canchas como las de Quilmes, Huracán, un partido de Copa Argentina entre Estudiantes de La Plata-Deportivo Merlo, fue lo mejor de mi carrera”, mencionó.
Sobre si seguirá ligado a la labor dirigencial, adelantó: “Creo que sí. Más que nada tratando de colaborar en la tarea formativa de los árbitros más jóvenes. También trataré de disfrutar un poco más de mi familia. La profesión de árbitro, como la de los periodistas, no sabe de día de cumpleaños, aniversarios, Día del Padre o la Madre; así que de ahora en más también le prestaré más atención a eso”.
La determinación de alejarse de las canchas no fue tomada de un día para otro: “Lo venía pensando hace bastante tiempo y creo que es el momento justo para dejar de arbitrar”, finalizó.
El cronómetro marcaba las 19 del sábado 15, cuando Sebastián Palacios hizo sonar el silbato por última vez para marcar la culminación de Sportivo Urquiza 2-Peñarol 1. Su carrera arbitral también había llegado al final.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario