Secciones
Ovacion

En un final caótico, Sionista se quedó con el Torneo Apertura Aníbal Sánchez

Todo terminó a las piñas. Empañado quedó el título del CJS que venció 85 a 76 a Olimpia y se impuso 2-1 en la serie.

Miércoles 18 de Julio de 2012

Martín Macor/ Ovación


Hacía tiempo que no se veía semejante locura desatada en un estadio de básquet de Paraná. Jugadores a los golpes, patadas, codazos. La gente no se quedó atrás. Hinchas que invadían la cancha y las corridas no cesaban. Ese era el corolario y parte final del último juego que definía el campeón del Torneo Apertura de la Asociación Paranaense. Que en definitiva fue para Sionista. En la cancha ganó el CJS por 85 a 76 y ganó la serie 2-1 para alzarse con su 11ª corona local. En lo antideportivo ganaron los otros. Quizás habría que revisar también los fallos de los jueces, ya que una falta antideportiva sancionada por Soto sobre el cierre empezó encendiendo la mecha.

Partido

Olimpia arrancó haciendo estragos en la defensa de Sionista. Por eso se pudo disparar con un parcial 10-4 en 4’30” de juego. ¿Qué hacía? Sorprendía con penetraciones, le daba velocidad a su juego y cuando defendía solamente provocaba errores en su rival.

Sionista estaba vuelto en un embrollo: no le encontraba la vuelta al partido (4 puntos en 6’ de juego) y para colmo la manija de su equipo, Nicolás Agasse, arrancaba con una mala noche. No asistía y tampoco hacía efectivos sus tiros de tres. El único elemento positivo pasaba por la actitud de ir a buscar los rebotes ofensivos. Así tenía doble chance de tiro y algo achicaba en el marcador (8-10). Pero un certero cierre de Nico Sánchez le dio a Olimpia una buena ventaja en el primer chico (13-21).

En el comienzo del segundo cuarto el CAO sacó la máxima (13-23) y se estancó. Para que el local pudiera tener chances de quedarse con el partido tenía que crecer la figura de Agasse, ya que solo se anotaba González. Y Nico se metió en partido. Dos bombas de tres y la cosa estaba casi pareja (21-23). El CJS se siguió haciendo fuerte con una zona en defensa y pudo marcar un parcial 19-10 para pasar al frente en el marcador (32-31). Pero el conductor del CJS tuvo resto hasta en la última jugada y logró algo más en el tanteador (38-34).
 

El segundo tiempo arrancó con un ida y vuelta sumamente interesante. Es que ninguno podía regalar el protagonismo. Les podía salir muy caro. Era el partido del campeonato. Por eso la emoción estuvo a la orden del día, ya que se fueron intercalando en el marcador. Lo cierto es que el juego colectivo y la aparición de nombres que venían desde la banca le dieron color y puntos al chico, que terminó con Sionista arriba por 5 (62-57) a partir de una bomba de Sandrini casi sobre el sonido de la chicharra.

Quedaba el último cuarto. Y la mano no les tembló a los protagonistas. Por un lado Guanco achicaba el margen con una bomba y por el otro con un par de corridas a partir de la presión le permitía al CJS recomponerse. Y lo hizo con la aparición de Lucas Goldenberg, que demostró sus cualidades, sobre todo de actitud (71-64). Parecía que Olimpia se quebraba, pero no. Aguirre, Guanco y una bomba a la corrida de Benedetich lo pusieron arriba (71-72). Faltaban 5’. Una falta antideportiva sancionada por Soto a Guanco (de Olimpia) desató la polémica y con los libres Sionista se puso un poco más arriba (76-72). El clima quedó enrarecido. Los roces se transformaron en agresiones, hubo técnicos, patadas en el piso y la invasión de la gente a la cancha. Una vergüenza. El partido no se lo merecía. La Policía tuvo que pedir refuerzos. Quedaba 1’ 19”, y el local estaba arriba por 5 (81-76). Olimpia erró libres y comenzó a pagarlo. Tuvo tres tiros de tres, y nada. Así lo liquidó Sionista en la línea y festejó su título. El de merecido campeón.

Cifras


1.400 fue la gente que se hizo presente en el estadio del CJS.
20 fueron los puntos convertidos por el jugador de Sionista Nicolás Agasse, que fue el máximo anotador del cotejo.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario