Secciones
Rowing

En Rowing trabajaron mucho para elaborar los protocolos

El Optimist, la Láser y la 470 disfruta en Rowing de la vuelta a los entrenamientos. Lógicamente lo hacen con los cuidados necesarios para evitar contagios.

Domingo 30 de Agosto de 2020

Leopoldo Carranza es el presidente de la subcomisión de vela (Optimist, Láser y clase 470) del Paraná Rowing Club. Él, como máximo titular de la disciplina, fue el encargado de hablar del presente de esta actividad náutica en plena pandemia viral. Se refirió al regreso a los entrenamientos y al cuidado higiénico que tienen los nautas a la hora de concurrir a la institución de la costanera paranaense. El protocolo que se ideó con la Federación Entrerriana de este deporte ya está en funcionamiento y los deportistas lograron adaptarse correctamente.

Vela Rowing.JPG

“La verdad que muy contento porque se trabajó mucho para armar los protocolos en conjunto con la Federación Entrerriana de Vela (FEV), el municipio y la Gobernación. Se logró tener un protocolo importante para el cuidado de los deportistas y para poder volver al agua, que es lo que con tantas ansias esperábamos cuando arrancó todo esto”, dijo el dirigente del PRC, y continuó con su relato: “Nosotros históricamente entrenábamos los viernes y los sábados, y eso no se modificó. Lo seguimos haciendo. Lo que se modificó fue la metodología. Cambió cómo llegar al club, cuáles son los protocolos de higiene que cada chico debe tener, porque si bien esta es una disciplina individual tiene mucho de compañerismo y trabajo en equipo”.

Respecto de las formas de trabajo que se están llevando adelante en cada entrenamiento, Carranza sostuvo: “El Optimist, yo siempre hago la comparación con el karting en el automovilismo, es el primer paso y se navega de a una sola persona y son chicos de 6 a 15 años, pero estos chicos no pueden armar y bajar la embarcacion hasta el agua solos. Entonces se hace un trabajo en equipo con mínimamente cinco personas”, contó Carranza, y prosiguió: “Los equipos se arman de a cinco personas, siempre manteniendo distancia y barbijos con la higiene correspondiente. Los chicos llegan al club, se les toma la temperatura y observamos que cumplan con todos los cuidados. Una vez que hacemos eso se anotan y se dirigen donde está el profesor para armar las embarcaciones. Además cabe destacar que los chicos ya vienen cambiados desde la casa, así no utilizan lugares en común. Luego una vez en el agua se sacan los barbijos porque los botes trabajan separados más de dos metros. El entrenador sigue con barbijos. Esto es en Optimist donde tenemos tres categorías, Escuelita, Principiantes y Competición. Cada uno con su entrenador y embarcación de apoyo”.

Vela Rowing.JPG

Los deportistas acataron de la mejor manera esta nueva forma de entrenar. Así lo cuenta el máximo titular de la disciplina de Rowing: “Suena todo complicado, pero los chicos lo han respetado e incorporado de la mejor manera. Lo hicieron muy natural, a pesar de que es antinatural respecto de lo que veníamos acostumbrados. Nosotros teníamos como meta, tanto desde el club como con la Federación Entrerriana, en primer lugar poder volver al agua para poder disfrutar de la naturaleza y no perder esa conexión con el río, viento y con la arena y con todo lo que eso implica”.

Lo que sí arruinó esta pandemia viral llamada coronavirus fue el tema de las competencias, que prácticamente quedaron para 2021. Los chicos en este sentido deberán seguir esperando novedades. “El tema de las competencias naturalmente quedaron lejos. Yo te diría que para este año ni se ha pensado directamente en las competencias. Entonces debemos aprovechar para entrenar”.

Además de contar con los deportistas que hacen Optimist, Rowing cuenta con otras clases y en este sentido el entrerriano comentó: “Nosotros también tenemos la Láser y esta amplía la franja de edad entre los 14 hasta que a uno el físico se lo permita ya que esta clase no tiene límites, así que la verdad los mayores, en el Láser lo disfrutan a pleno, como también lo hacen los más chicos. Todos se sienten mucho más libres. Yo veo a los más grande entrenar y están muchos más fanatizados que antes”, dijo, y agregó: “Es como que todos empezaron a apreciar mucho la naturaleza, el río y todo esto que tiene este lindo deporte. La pandemia sirvió para eso y bienvenido sea”.

En la actualidad el Paraná Rowing Club cuenta en estas ramas de la vela con más de 30 alumnos que asisten a los entrenamientos junto a los profesores y monitores. “Tenemos muchos alumnos hoy en día en el club. En total son unos 35 los que van al club y hacen Optimist, Láser y 470. Tenemos cuatro entrenadores y una monitor donde hay chicas y chicos.

CARACTERÍSTICAS.

La clase Optimist utiliza un velero monotipo que cuenta con una vela de aparejo tarquina (media cuadrada). El Optimist se mueve gracias al viento que infla la vela y la empuja, haciendo avanzar a la embarcación. En tanto la Laser es un velero monotipo para una o dos personas, de dimensiones más grandes que un Optimist, fabricado en fibra de vidrio.

Vela Rowing.JPG

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario