Secciones
Patronato

En Patronato están guiados por la autocrítica

Dardo Miloc reconoció que en las dos primeras fechas Patronato perdió el duelo en las jugadas divididas.

Viernes 13 de Noviembre de 2020

La semana larga de trabajo le permitió al plantel y cuerpo técnico de Patronato realizar la autocrítica necesaria para planificar el encuentro del próximo lunes ante Vélez Sarsfield. En el Rojinegro destacan una mejoría en cuanto a la intención de desarrollar la idea de juego. A su vez reconocen falencias. Defectos que los llevó a sufrir dos derrotas en idéntica cantidad de presentaciones en la Copa de la Liga Profesional. En este sentido, Dardo Miloc indicó que el Santo perdió en los duelos individuales y que en ese aspecto apuntarán dar la nota en el estadio José Amalfitani.

“Contra Huracán nos sentíamos cómodos, dominadores del juego, del espacio de la pelota al comienzo del partido y luego nos fuimos diluyendo. Igualmente en ese periodo de dominio no generamos un peligro avasallante en el que el rival sufriera en la magnitud del poder que parecíamos ejercer. Estábamos cómodos, a ellos se los notaba incómodos, recriminándose cualquier tipo de cosa entre ellos”, aclaró, en el inicio del análisis.

Luego prosiguió: “Notamos que el partido lo abrimos nosotros, con falencias individuales y fragilidades que fuimos ejecutando en la pérdida de duelos, de pelota divididas. Ellos tuvieron mucho interés en ganar los duelos individuales, necesitaron poco para gestar jugada de peligro y fueron contundentes. Lo que ellos tuvieron, que no fue mucho, fue lo que nos faltó a nosotros: contundencia, ser más directos, ser más fuertes y más ganadores en el juego dividido”, diferenció.

Dardo Miloc Patronato.jpg
Miloc aseveró que Patronato no es un equipo tibio

Miloc aseveró que Patronato no es un equipo tibio

El mediocampista central indicó que las falencias no obedecen a la falta de temperamento. “No somos un equipo tibio ni poco agresivo”, interpretó. “Siento que, en este periodo de comienzo de torneo, necesitamos tiempo de adaptación para conectarnos con los nuevos jugadores y con una nueva idea que muchos tienen. Y que dentro del proceso formativo con el tiempo iremos explayando más y mejor al juego”, esgrimió.

“Sentimos que dentro de lo que es posesión crecimos muchísimo y se nota en la postura. Patronato no es tibio para tomar decisiones, para poner la pelota al suelo, asumir riesgo y dejar de revolear la pelota como si fuese un problema”, valoró. “Pero no dudamos en hacer la autocrítica suficiente, para que nos carguemos de responsabilidades, y sabemos que estamos perdiendo muchas pelotas divididas, que nos falta agresividad. Es ahí adonde queremos dar la nota con Vélez”, apuntó.

En esta línea, Miloc aspiró a unir la esencia que le permitió al elenco de barrio Villa Sarmiento a consolidarse en Primera División con las características de juego que intenta imprimirle el entrenador Gustavo Álvarez. “No tenemos que dejarnos llevar por lo que es el libreto de la idea, sino también debemos dejar que arrastre la espontaneidad, dejar de pensarlo y racionarlizarlo tanto para volver a sentirlo como ese juego que no es literal, pero que uno lo vive como de vida o muerte. En este sentido nos tienen que ver como siempre fue Patronato, como un equipo duro sólido, áspero y seguir incorporando ese semblante que no le teme jugar en cualquier cancha, juntar pases, hacer correr al rival, presionar en campo rival. Debemos lograr esa conexión con la pelota sin perder las raíces”, aseveró.

Por otro lado, el mediocampista nacido en La Plata confesó que, a pesar de haber golpeado el inicio adverso, no observó cabezas bajas dentro del plantel. “Dentro de un grupo de 30 personas no todos sobrellevamos la misma circunstancia de la misma manera. No vi a nadie bajar la cabeza ni en esa sintonía. Sí hay diferentes semblantes, pero eso sucede también en las victorias”.

Miloc mencionó que el compromiso con la causa se sostiene. Y que la autocrítica realizada los llevó a entender que el margen de error individual se agotó. “Estamos recontra comprometida. La predisposición al trabajo y el compromiso con el proyecto y el club es absoluto. Estamos viviendo este momento como lo es, como un momento delicado donde sentimos el margen de error a nivel competición dentro del grupo ya fue utilizado. Ya se gastó el margen de error. Perdimos las balas que teníamos por perder y es cuestión de crecer en lo que nos marcó la autocrítica”, concluyó

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario