Secciones
Ovacion

En esta familia hay equipo

Álves Pinheiro dirige a Rowing en ambas ramas en el torneo de la Federación Entrerriana de Patín. Llegó con los dos grupos a la final y con un hijo en cada plantel.

Jueves 26 de Julio de 2012

Evangelina Ramallo / Ovación
eramallo@unoentrerios.com.ar

 

No pierde de vista los dos frentes. Por un lado los Caballeros, por el otro las Damas. José Álves Pinheiro va por un objetivo doble. Rowing llegó a la final del Apertura de hockey sobre patines de la Federación Entrerriana (FEP) en la principal categoría de ambas ramas. José es el técnico de los dos equipos y en cada plantel tiene a uno de sus hijos.
 

Bebo (José hijo) en Senior y Fernanda en Primera Damas están una vez más bajo la tutela de su padre. En esta oportunidad con la camiseta Albiceleste los tres buscan el título.


 

“Es algo muy importante. En un momento la vida nos separó, hoy nos volvemos a juntar y llegamos a esta instancia. Es una situación muy linda aunque la vivamos con un poco de sufrimiento porque son partidos muy duros”, manifestó José.
 

Álves Pinheiro comenzó a dirigir en hockey sobre patines en 1978 cuando Olimpia contaba con esta disciplina. Un año después quedó al frente del hockey en Universitario. Allí conoció al amor de su vida y la madre de sus seis hijos, Silvia Ríos. Él fue su entrenador y se convirtió en el compañero de ruta.

Fernanda tiene 27 años y Bebo 25. Ellos y Maxi (de 23) se contagiaron de la pasión de sus padres. José fue su maestro sobre ruedas y hoy los dos mayores se encuentran disputando la final con papá en el banco: “Los he dirigido a los dos, pero nunca a los dos juntos en finales”, explicó.
 

Fernanda estuvo cinco años sin jugar (se dedicó a estudiar Derecho) y Bebo estuvo casi 10 años fuera de Paraná (primero en San Juan, luego en Chile). Hoy se vuelven a encontrar dentro de la pista con una experiencia totalmente nueva: “Estar con los hijos en la final es una doble felicidad porque no es que los disfruta uno sino que ya es en familia”, aseguró el DT.

La relación

“Es una de las cosas raras porque siempre ocurrió algo muy especial. Cuando estoy en la cancha ellos nunca me dicen papá. Se ubican en la postura de jugador y siempre me llaman por mi nombre. Así lo hicieron desde chiquitos. Ya en casa es distinto. Ahí sí soy papá, como en una familia normal”.

Para José la clave en la relación con sus hijos y el motivo por el que ellos continúan vinculados al deporte es que “nunca les pusimos presión. Acá hay pasión, pero no presión. Por eso pasó el tiempo y ellos siguen”.

Los chicos

Con los Caballeros de Rowing B José comenzó el trabajo en agosto del año pasado: “Se había juntado un grupo de jugadores y me llamaron para ver si me animaba a hacerme cargo de la Primera B. Apostamos a hacer un buen trabajo y se fueron cumpliendo metas.

Si bien no se clasificó a la final el objetivo más o menos se había cumplido a fines de 2011”, explicó José.
 

En la actual temporada se sumó Bebo al arco del equipo. José (hijo) había integrado el plantel de Rowing A en la edición 2011, dirigido por Gregorio Barbone. En 2012 se pasó a la B y se puso a las órdenes de papá: “La llegada de Bebo nos dio un plus importante. De todas maneras creo que si bien tuvo mucho que ver en cómo se dieron las cosas, lo fundamental es que el equipo funcionó. De a poco todos fueron entendiendo lo que se quería hacer”.
 

Otra de las incorporaciones de la B del Albiceleste fue Lucas Caffaro (exjugador de Talleres): “Es un jugador que conozco desde hace muchos años y fue importante para aportar gol”.
 

Además regresaron a las pistas dos jugadores que se habían alejado de la actividad: “Lucas Álvarez y Raúl Colliard no estaban jugando y volvieron para suerte del hockey de Entre Ríos. Los dos están haciendo un gran trabajo”.
 

Ser campeones

“Lo nuestro es muy simple. Yo tomé un grupo que técnica y tácticamente venían con un buen trabajo pero le faltaba algo: buscar el campeonato. El año pasado no se logró pero todo fue sumando. Ahora estamos en la final del primer torneo y aunque todavía no se gana nada nos puede acercar al título del año”, subrayó el entrenador.
 

Ellas también

Este año redobló la apuesta y se puso al frente del plantel de Primera Damas: “Encontró un grupo bastante bien armado pero débil anímicamente. Ellas no tenían intenciones de luchar por lo que se está luchando. A esta altura ya tienen una motivación y son conscientes de lo que quieren. Hoy les interesa ver si pueden ganar el campeonato y al mismo tiempo se está apuntando al Campeonato Argentino (que tendrá a Paraná como sede en septiembre)”, explicó José.
 

Para Rowing esta no será su primera final. Ya es un clásico rival de Talleres A en las definiciones, pero hasta aquí la T se ha llevado todos los laureles. Para esta temporada el objetivo del PRC es “llegar a fin de año con un equipo bien competitivo y ganar el campeonato. Claro que enfrente hay un rival que pretende lo mismo por lo que el desafío no es sencillo. Pero el hecho de pensarlo y tenerlo como meta ya es una buena motivación”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario