Ovacion
Miércoles 04 de Abril de 2018

En el Camp Nou, el Barcelona paseó a la Roma

De Rossi y Manolas fueron los autores de los goles en contra que encaminaron el triunfo del Culé. Piqué y Luis Suárez extendieron la diferencia. Dzeko descontó para el elenco capitalino. La revancha será en Italia.

Los cuartos de final de la Champions League tuvieron continuidad en el Camp Nou. Tras la goleada del Real Madrid sobre la Juventus y la destacada victoria del Bayern Múnich en Sevilla, los catalanes recibieron a la Roma con la misión de lograr el triunfo que les permita tener una eliminatoria más accesible de cara a la revancha que se disputará en la capital italiana.

Con la presencia de Lionel Messi, Diego Perotti y Federico Fazio, los equipos salieron a la cancha con una actitud paralelamente opuesta: mientras el Barcelona buscó la posesión y el ataque constante, el conjunto de Di Francesco apostó por la presión y el contragolpe.


A pesar del sacrificio de la visita, la superioridad local era muy perceptible. La iniciativa de Džeko no era suficiente para inquietar a Ter Stegen, en cambio la jerarquía del rosarino, Luis Suárez y Rakitic amenazaban con la llegada del gol en España. Incluso el croata estrelló un remate en el palo que paralizó a Alisson. La igualdad tenía poca vida en la noche europea.


El gol llegó por desgracia ajena. Después de una combinación ofensiva, el elenco de Ernesto Valverde se puso en ventaja con el tanto de Daniele De Rossi en contra. El volante sufrió la velocidad de la Pulga y cuando quiso anticipar al astro argentino descolocó a su compañero y envió la pelota al fondo de la red: 1 a 0.

Embed


En el inicio del complemento un grosero error de Umtiti pudo darle el empate a la Roma, pero la fortuna jugó a favor del Culé. El central francés dudó adentro del área chica y Florenziintentó capitalizar la acción, pero el ángulo no favoreció al atacante. El desenlace en el palo generó suspenso, aunque la jugada había sido anulada con un saque de meta.

Embed


En contrapartida, una nueva combinación entre la sociedad compuesta por Messi y Rakitic derivó en el segundo tanto del Barcelona. A pesar del festejo de Umtiti el que terminó enviando el balón al fondo de la red fue Manolas, el defensor griego que extendió la tragedia italiana.


Unos instantes después, Gerard Piqué en posición de ataque transformó la victoria en goleada. El ex Manchester United aprovechó un rebote de Alisson y festejó el tercero. Naturalmente, la intervención de Luis Suárez en la escena previa incidió en la conquista del defensor.

Embed
Embed


El abultado resultado hacía suponer que la serie estaba definida. Como el combinado de Di Francesco ni siquiera pudo capitalizar el error de Ter Stegen todo indicaba que el compromiso ya estaba resuelto. Sin embargo, Dzeko tuvo su premio y llegó al descuento para mantener encendida la mínima llama de la esperanza capitalina. El preciso centro de Perotti y la concreta definición del ucraniano firmaron el 3 a 1.

Embed



Comentarios