Ovacion
Lunes 29 de Octubre de 2018

El Uranga, 25 años después

El 10 y 11 de noviembre los M15 de todo el país se reunirán en Paraná. La historia de un torneo que surgió para homenajear a un referente del CAE.

El 10 y 11 de noviembre se desarrollará una nueva edición del Torneo Eduardo Uranga, certamen reservado para Menores de 15 años que organiza el club Estudiantes de Paraná. No será un encuentro más, ya que la cita cumplirá 25 años. Muchas cosas pasaron desde aquel primer Uranga, que se dio en 1988, justo 25 años después que la Quinta División del CAE obtuviera el campeonato oficial organizado por la Unión de Rugby de Rosario en 1963. Este galardón también lo consiguió en 1962 en la misma categoría, siendo ambas dirigidas por el recordado Eduardo Uranga.
A principios de 1988 varios exjugadores de esos equipos, que en la actualidad serían un M15, se reunieron evocando aquellos dos campeonatos en los que intervenían todos los clubes de Rosario, y Estudiantes y Tilcara por Paraná. Se intercambiaron opiniones de cómo festejarlos y allí surgió la idea que Eduardo (fallecido muy joven) hubiera propuesto seguramente: que se hiciera un encuentro de rugbiers pero con proyección de futuro.
Allí mismo se propuso organizar un torneo de M15 entre los cuatro equipos de Paraná en ese momento: Tilcara, Rowing, Capibá RC y el CAE. Ese encuentro, el primer Eduardo Uranga se jugó en la sede del CAE en noviembre de 1988. La final la jugaron la entidad anfitriona y Tilcara, quedándose Estudiantes con el triunfo.
La jornada siguió en el tercer tiempo con los cuatro equipos, la alegría general de jugadores, referís y sobre todo de los "alumnos" de Eduardo que celebraron nuevamente como un campeonato propio, 25 años después.
La Enseñanza. Eduardo Uranga concebía el rugby como una celebración simultánea de la amistad, del esfuerzo, de la nobleza, de la tarea en conjunto, del respeto, que son elementos fundamentales en la formación de buenas personas y objetivo central del deporte. A sus dirigidos les inculcó participar de una fiesta en que 15 amigos disputan un juego con otros 15 amigos, la ayuda de un referí al que se le debe respeto absoluto, en una cancha, en dos tiempos para después unirse todos en el tercer tiempo y completar allí la diversión.
Es por eso que el torneo se sigue realizando con la intención que las enseñanzas de Eduardo se mantengan, mejoren y se difundan, tanto en la ejecución del deporte como en la ejecución de las vidas que lo practican.

Comentarios