Ovacion
Martes 09 de Octubre de 2018

El último verdugo de River es un entrerriano

El Millonario superó su récord histórico al alcanzar 32 encuentros oficiales sin derrotas. El concordiense Lucas Robertone fue quien provocó la última caída de la Banda jugando para Vélez.

Transcurrían 24 minutos de la segunda etapa. Vélez y River igualaban 0 a 0 en el estadio José Amalfitani por la 17ª fecha de la temporada 2017/18 de la Superliga. El marcador se rompió de la mano de un entrerriano. Lucas Robertone capitalizó la asistencia de Matías Vargas para superar la resistencia de Franco Armani con un remate cruzado que ingresó en el parante izquierdo. El gol del mediocampista nacido en Concordia provocó la explosión de otro entrerriano: Gabriel Heinze, el entrenador de la V Azulada, que celebraba su primer éxito en Liniers.


Robertone había tenido la posibilidad de batir la valla de Armani en el primer tiempo. El volante fue a atacar luego de un centro profundo de Vargas, pero encontró una soberbia respuesta del arquero del Millonario y el seleccionado nacional, quien envió el balón al tiro de esquina. En el complemento el concordiense tuvo revancha al enviar la redonda al fondo de la red.


Esa acción marcó el bautismo goleador de Robertone en Primera División, "Es un sueño cumplido y tengo una felicidad enorme. Por mí, por el equipo, por la gente y por mi familia. Sirvió para ganar un partido importantísimo y ojalá sea el primero de una larga racha de goles y de triunfos", dijo el mediocampista que actualmente lleva seis gritos en su carrera. Amante de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (tiene tatuado las iniciales PR en su gemelo derecho), el futbolista de 21 años dio sus primeros pasos en el Club Salto Grande de su Concordia natal.


Llegó al Fortín después de varios años de pruebas. Transitó por todas las categorías formativas de Vélez. Primero integró el plantel del equipo que competía en el torneo Metropolitano. Al año se integró al elenco que disputaba los torneos de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA).


Robertone fue el último verdugo de River, que después de esa derrota se acostumbró a sumar y alcanzó una cifra que es récord para su historia. El Millonario había iniciado 2018 con inestabilidad. En las primeras cinco presentaciones oficiales celebró una victoria, rescató un empate y sufrió tres caídas. La última de ella fue el 24 de febrero ante Vélez en la tarde en la que Robertone dejó con las manos vacías al Millonario.


Después de ese juego el destino de River dio un giro radical. El elenco dirigido por Marcelo Gallardo se rehabilitó a tiempo. No le alcanzó para dar pelea en la temporada 2017/18 de la Superliga Argentina de Fútbol, certamen que fue conquistado por Boca Juniors, pero sí fue suficiente para vencer al Xeneize en la Supercopa Argentina y para superar su récord histórico. Esto lo logró el domingo, tras superar 3 a 1 al sorprendente Sarmiento de Resistencia. Ese resultado le permitió avanzar a semifinales de la Copa Argentina y alcanzar las 32 presentaciones sin derrotas en encuentros oficiales, ya sea en cotejos por Superliga, Libertadores y Copa Argentina.

En esta serie el elenco dirigido por Marcelo Gallardo celebró 21 victorias e igualó en 11 oportunidades. En esta seguidilla de juegos anotó 60 goles y recibió tan solo 12. Los números y el buen andar ilusionan al hincha riverplatense, que sueña con obtener la triple corona. De esta manera superó la marca de 31 partidos sin caídas, cifra que había alcanzado en dos oportunidades.

La primera marca fue lograda en el amateurismo. La Banda había iniciado la serie positiva el 11 de junio de 1922, ocasión en la que superó 2 a 1 a Ferro por el campeonato de la Asociación Amateurs de Footbal. El final del invicto llegó el 6 de mayo de 1923 con la derrota por 1 a 0 ante San Lorenzo. En ese tramo el Millonario celebró 22 triunfos y sufrió nueve caídas. Anotó 46 goles y recibió ocho conquistas. Igualó esa serie en 2014. La racha comenzó de la mano de Ramón Díaz y se prolongó con Marcelo Gallardo.

Luego de la caída sufrida el 6 de abril ante Belgrano de Córdoba, en el estadio Mario Kempes, la Banda se acostumbró a sumar. El freno llegó en la caída ante Estudiantes de La Plata, por 1 a 0, en el atardecer del 12 de noviembre.

Esas cifras quedaron en la anécdota. El elenco dirigido por Marcelo Gallardo superó esa cifra. Y lo logró en un año donde comenzó masticando bronca por la ausencia de resultados positivos. En los primeros cinco encuentros oficiales perdió en tres oportunidades. Su último verdugo fue un entrerriano.

Comentarios