Copa Entre Ríos
Lunes 03 de Diciembre de 2018

El título se fue para Urdinarrain

Deportivo igualó 1 a 1 con Atlético Uruguay y se consagró campeón.

Deportivo Urdinarrain se consagró campeón de la Copa Entre Ríos, el torneo provincial que organizó la Federación de fútbol, al empatar ayer 1 a 1 en Concepción ante Atlético Uruguay. La victoria por 3 a 1 como local, lograda en el partido de ida, terminó dándole la Copa al representante de la Liga de Gualeguaychú.
El Depor terminó armando su fiesta en ese templo del fútbol entrerriano que es el estadio Simón L. Plazaola. Lo hizo en la propia tierra de Atlético, que llegaba a la revancha con la ilusión de dar vuelta el 3-1 sufrido en la ida, aunque con un panorama un tanto incierto por dos ausencias clave como Rubén Carrizo en el arco y Mariano Torresi en la mitad de la cancha, ambos expulsados en la ida. Pero el Decano tenía ahora en cancha a Acuña (pedazo de jugador, de otra categoría) y a Matías Padilla. Con ellos dos cimentó sus ilusiones en la previa.
Pero esos cimientos se resquebrajaron en el arranque mismo. Alfredo Fernández le dio con rosca maliciosa a un córner desde la izquierda de su ataque que viajó rumbo a la red del pibe Rodrigo Marin, ayer debutante como titular, con solo 18 años. Fernández tenía toda esa data y la aprovechó, junto a su pegada, para poner en ventaja a la visita ante la sorpresa de todos.
Atlético sintió el golpe y lo fue a buscar, con Padilla, Acuña y Pinki Rodríguez tomando la lanza y haciéndose cargo del partido. Pero nunca pudo, Atlético, poner mano a mano a un delantero con el uno de la visita. Solo Rodríguez, tras gambetearlo, no pudo definir con el ángulo cerrado. Enfrente, Acuña emuló a Mascherano con Robben, cortando abajo y sin falta cuando Fernández se iba solo al segundo. Final de la primera parte, con el Deportivo en ventaja y con toda la tranquilidad.
En la vuelta al juego, la dupla técnica Demus-Tonelotto mandó al pibe Guardia desde el vamos. Con gambeta y ganas, el juvenil despertó al Decano. Encaró siempre y ganó, generando peligro siempre, le dio desde afuera con una hermosa volea que Spiazzi sacó como dificultad al córner. Pero a Atlético se le iba el tiempo y la Copa se preparaba para viajar hacia Urdinarrain. El empate llegó a los 65' cuando Spiazzi intentó sacar por el travesaño un centro fácil pero la dejó muerta para Palacio, que cabeceó al gol en la misma línea. Empate con 25' por jugar.
Atlético quemó las naves. Guardia le infló la red a Spiazzi pero el línea vio un fuera de juego que no fue. Atlético ya apretaba con todo pero sin ideas, mientras que la visita amenazaba a liquidar de contra pero no cumplía, por cansancio e impericia. Todo era nervios. Algunos hinchas ingresaron a la cancha sin comprender por qué ni para qué. César Gómez vio la roja por un manotazo al arquero.
Se terminó. El mediocre Santiago Folmer pitó el final. El Deportivo Urdinarrain armó la fiesta en el Plazaola, aplaudido por sus propios hinchas y por los locales, que reconocieron al ganador y apoyaron a sus jugadores tras el esfuerzo.

Comentarios