Copa Argentina

El título de Patronato que sacude al mundo Unión

Indudablemente que la Copa Argentina obtenida por Patronato resultó un duro golpe para el mundo Unión y además echa por tierra algunas aseveraciones.

Lunes 31 de Octubre de 2022

Patronato que el año próximo jugará en la segunda categoría del fútbol argentino se consagró campeón de la Copa Argentina, obteniendo de esta manera su primer título. Pero además se aseguró jugar la Copa Libertadores ingresando en zona de fase y en enero jugará una final ante Boca por la Supercopa Argentina en Abu Dhabi.

Y esta consagración del Patrón, sin dudas que abre el debate en relación a los proyectos deportivos y los motivos por los cuales a veces resulta tan difícil ser campeón.

Pero además significa un golpe muy duro para Unión, que en presupuesto, infraestructura, historia y demás cuestiones es muy superior a Patronato.

Sin embargo, el equipo paranaense con mucha menos historia y con apenas siete años en Primera División logró su primera estrella, algo que por ahora el Tate no pudo conseguir. Y en este caso, de ninguna manera se puede hablar de un proyecto a largo plazo ni tampoco a la jerarquía de un plantel.

Patronato no tiene más plantel que Unión, ni tampoco destina un mayor presupuesto al fútbol. Sin embargo, es campeón y el año próximo disputará dos copas más (Supercopa y Libertadores). Y el mayor mérito es que lo consiguió cuando ya se había decretado el descenso de categoría.

Cuando en Unión los hinchas piden y con razón jerarquizar al plantel y apostar por futbolistas de categoría, deben saber que ese es un primer paso, pero que de ninguna manera asegura nada. Y el mayor ejemplo es Patronato, que está en una ciudad con poco arraigo futbolístico y que hace pocos años comenzó a competir en Primera División.

Y eso sin dudas que es lo que más le debe doler hoy a los hinchas de Unión. Tratar de entender porque un equipo como Patronato consiguió lo que el Tate viene persiguiendo desde años. A veces el fútbol tiene cierta lógica y en otras ocasiones se terminan quemando todos los libros.

El caso de Patronato es uno. Porque para festejar, debió eliminar a los últimos tres campeones del fútbol argentino (Colón, River y Boca). Y no lo hizo con jugadores surgidos en las divisiones inferiores, ni con refuerzos de jerarquía. Al contrario, conformó un plantel con lo que podía, con mayoría de jugadores que provenían de equipos del Ascenso.

Si es por plantel, está claro que Unión en este caso tiene mayor recambio y jerarquía que el de Patronato. Pero con eso no alcanza y los resultados están a la vista. En consecuencia, se le puede endilgar responsabilidad al presidente Luis Spahn, pero también a los entrenadores y los jugadores que están y que pasaron por el Tate en los últimos años.

Nadie puede hacerse el distraído y mirar hacia el costado. Todos son responsables de no lograr competir con chances de obtener un título. Porque en este caso, más allá de no coronar, a Unión lo que se le reprocha y con razón es que ni siquiera llega a competir, es decir a por lo menos acceder a instancias finales.

Rosario Central fue campeón de la Copa Argentina en 2018, en 2019 Central Córdoba llegó a la final que perdió con River. En 2021 y 2022 Talleres fue finalista, en 2017 el que llegó a la final fue Atlético Tucumán. En 2014, fue Huracán el que se consagró campeón. Y en 2019, Tigre fue campeón de la Copa de la Liga cuando también ya había perdido la categoría.

Mientras que la mejor actuación de Unión en la Copa Argentina fue en la edición 2016, cuando quedó eliminado en cuartos de final, luego de ser goleado por River 3-0. Lo que habla de las dificultades que tuvo el equipo a lo largo de todos estos años para superar las instancias iniciales.

El título obtenido por Colón y el que ahora logró Patronato, le mete más presión a Unión. Porque ya no son los grandes equipos los que festejan, ahora fueron su eterno rival y un vecino que está a 30 kilómetros. Y en ambos casos, lo consiguieron, no por un proyecto a largo plazo, sino como consecuencia de la dinámica de trabajo.

Ni Colón ni Patronato se armaron para ser campeones. El Sabalero hacía meses estaba condenado a perder la categoría, cuando llegó la pandemia y suprimió los descensos. Y el Patrón ya descendió y cuando comenzó la Copa Argentina era una quimera mantenerse en la máxima categoría.

Por ello, los hechos mencionados, no hacen otra cosa que aumentar la decepción en los hinchas rojiblancos. Y es que teniendo más que algunos equipos antes mencionados, entre ellos Patronato, no tuvo la chance de acceder a jugar una final. Y eso indudablemente que resulta una olla a presión.

Luego de la goleada que Unión sufrió ante Central Córdoba, algunos hinchas estallaron, insultando al presidente Luis Spahn por el andar del equipo. Y es que el umbral de tolerancia es cada vez menor y es entendible. Ya nadie se conforma con la medianía deportiva que transita el club.

En un primer momento consolidarse en Primera era el objetivo primario y se consiguió. Luego era participar en una competencia internacional, que también logró. Pero está claro que con eso ya no alcanza, la gente pide algo más y el título de Patronato, resultó un cachetazo, que resuena en el mundo rojiblanco.

Todo hincha de Unión por estas horas se debe preguntar ¿Si Patronato fue campeón, porque nosotros no? Y por ahora no hay respuestas. Seguramente existirán un sinfín de argumentaciones, algunas sonarán lógicas y otras no tanto. Pero la única verdad es la realidad y eso precisamente es lo que más le duele al hincha de Unión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario