Freestyle
Viernes 17 de Mayo de 2019

El sueño de Brian Ippolito es jugar el mundial

Tiene 19 años, cursa el sexto año de la escuela secundaria y entrena todos los días más de dos horas para mejorar la técnica.

Brian Ippolito está convencido de que participará en una competencia mundial de Estilo Libre, la disciplina joven que se expandió por todo el planeta a la velocidad de Internet. A los 19 años compartió un video casero en su cuenta de Facebook que causó un fuerte impacto porque dejó en evidencia que el talento le sobra.

Después de contactarlo vía chat de Instagram decidimos encontrarnos en el Parque Gazzano porque está cerca de su casa, él es del barrio. Tanto que alguna vez jugó en Deportivo Argentino Juniors, el club de Zanni y Newbery.

brain
Presición.
Presición.

A las 15.15 estaba en el playón de cemento con una pelota de futsal, a la que infla con menos aire que lo habitual para sacarle rebote. Vestido con una musculosa de entrenamiento azul, como el pantalón corto (arremangado) con la pipa de Nike amarilla, soquetes azulados y alpargatas negras. Su hermana, Milagros, que tomaba mates dulces sentada al pie del mástil, advirtió, con prudencia, que siempre entrena con el calzado de paisano o directamente en patas.

Lejos está de llevar la indumentaria de los freestylers del mundo, que saben combinar las primeras marcas deportivas con las zapatillas más caras del mercado. En principio porque cuenta que con unas zapas de moda se le hace más difícil. Además tiene la humildad de un gurí de barrio entrerriano, aunque es rápido para los desafíos.

Sabe del dicho, que parte de la popular, en donde se advierte que el que hace muchas jugaditas no es bueno jugando al fútbol. "No es mi caso, te lo aseguro, puedo jugar, menos de defensor, en todos los puestos", y vuelve a sonreír rápido.

En este video se ve la habilidad de Brian.

Embed

Estuvo muy nervioso durante toda la producción y por momentos hasta la sufrió. Su principal objetivo es seguir perfeccionando los trucos porque es bastante obsesivo y advierte que está lejos del primer nivel mundial. Otra certeza que manifiesta es la seguridad de querer competir en la elite planetaria, por lo que entrena todos los días unas dos horas de reloj y a veces un poco más.

—¿Nunca dejás de entrenar?
— Sí, cuando tengo que estudiar.

Brian, que está cursando el 6º año en el Instituto Virgen de la Medalla Milagrosa, recordó que a los 11 años hizo por primera vez más de 500 jugaditas. Fue después de ver a su ídolo máximo en la televisión.

El argentino campeón de la Batalla de Red Bull, Charly Iacono lo marcó para el resto de su vida.

Embed


Mientras, se apoya en su familia: papá Julio, mamá Laura y sus hermanos Milagros y Gabriel. Ellos saben del esfuerzo en cada entrenamiento y conocen del temperamento que, si llega el respaldo necesario, lo llevará a un nivel más alto.

Comentarios