Ovacion
Viernes 25 de Enero de 2019

El plantel de Nantes decidió no hacer un minuto de silencio por Sala

Antes de volver a entrenar, los compañeros de Emiliano Sala compartieron una ceremonia con los hinchas.

El plantel de Nantes se entrenó por primera vez desde que el avión que llevaba al exdelantero del club hacia Cardiff perdiera contacto con los radares. La conmoción acompañó no solo a los jugadores y al cuerpo técnico, sino a los simpatizantes que pudieron acceder al campo de entrenamiento de Jonelière, en el norte de la ciudad.
Antes de inicio de la práctica, los futbolistas y el entrenador del equipo, el bosnio Vahid Halilhodzic, se acercaron hasta el alambrado que separaba el terreno de juego del sector donde se encontraban los hinchas, que habían sido convocados por la dirigencia del club (solo podían ingresar 300) para compartir "un momento de comunión".
En una emotiva ceremonia, el capitán del equipo, Valentin Rongier, tomó la palabra en nombre de sus compañeros, agradeció la presencia de los simpatizantes y les pidió "que sean solidarios y respeten a la familia que todavía rechaza hacer un duelo y que sigue creyendo".
Embed

El mediocampista aclaró que él y sus compañeros no pensaban hacer un minuto de aplausos o de silencio antes del inicio del próximo partido que les tocará disputar (el domingo frente a L'Entente SSG por los 16avos de final de la Copa de Francia). "Porque todavía tenemos esperanzas y hasta que no haya una certeza vamos a respetar a la familia y creer hasta el final", explicó.
Embed

Después de una hora y cuarto de entrenamiento, que se desarrolló prácticamente en silencio y ante la mirada del presidente del club, Waldemar Kita, quien se acercó a apoyar a los jugadores, el encargado de enfrentar los micrófonos fue Halilhodzic.


Abatido y con lágrimas en los ojos, el entrenador admitió que la desaparición de Sala era "el momento más difícil" que le había tocado vivir en su vida deportiva. "Es difícil hablar de esto, es un momento terrible, estamos todos en shock. Esto me ha conmovido por completo", admitió.


El técnico Halilhodzic afirmó que el entrenamiento del jueves había servido para "compartir la emoción y el dolor", aunque reconoció que durante la sesión había habido "lágrimas y tristeza por todas partes". "Nos juntamos y nos dijimos unas palabras que nos pueden fortalecer en este momento tan delicado. Desafortunadamente, la vida continúa", agregó.


Comentarios