Clásico rosarino
Domingo 10 de Febrero de 2019

El plan de Central será mantener el orden y la salida rápida

La estrategia será no dejar espacios que liberen la llegada rival, con Gil como eje y Zampedri de referencia arriba.

Dinámica de lo impensado. Se entra con una táctica y todo puede cambiar en una jugada. Lo que vale es la intención de juego, lo que se propone según las ideas y las prácticas. Ni hablar en un clásico. ¿Qué marca la previa según Central? El orden aparece como estandarte para no dejar espacios. La intención es que el partido se juegue lejos de su área. Sobre todo en cancha ajena y sin la responsabilidad máxima de ser ganador. El peso de la obligación es ajeno y jugar con ello es parte fundamental en la idea que busque imponer cualquier estratega. Claro que esto no quiere decir que el canalla deje accionar a su gusto a la lepra, sino que intentará desarmar el trío en el que se basa la estructura rival y por eso la tarea más ardua recaerá en el Colo Gil, acompañado por Rinaudo y un compromiso firme de la línea de cuatro defensores que no debe encerrarse atrás. Además, lo dijo Bauza: "No me preocupa que a la pelota la maneje Newell's sino en qué lugar de la cancha" y aclaró: "No sólo somos un equipo que tira centros". Sin embargo, la pelota parada desde que llegó el Patón fue fundamental, con la ejecución de Gil y los cabeceadores Zampedri, Caruzzo, Parot, Riaño, Barbieri y companía. Un extra es la seguridad desde el arco que aporta Ledesma.

   Cuando Abal marque el comienzo el juego irá tendiendo en plano inclinado hacia terreno auriazul. Por eso lo importante para Central será cortar el traslado de pelota local, al menos no dejarlo llegar a inmediaciones del área. Lógicamente con el doble cinco conformado por Gil y Rinaudo, pero ayudado con el empuje de los de atrás. Con un Parot que entienda que proyectarse en ofensiva es la segunda parte del libreto, que deberá ser más parecido al de Bettini, aunque el lateral derecho será el que deba bailar con la más fea: estar atento a que Maxi Rodríguez no desequilibre por su sector. Obviamente, contará con la colaboración de Allione.

   Pero como el anfitrión tiene a otros dos jugadores desequilibrantes en la generación como son Formica y Figueroa, el trabajo será en continuado en todas las direcciones. Un mensaje al respecto lo dio Bauza en la entrevista con Ovación al decir: "Lo que va a tener que correr Gil". Y todos.

   Si el auriazul consigue mantener el cero le sumará presión al dueño de casa y con salida rápida lo podrá lastimar. Estar listo, a la espera de una estocada, es parte de la táctica. Y entre los once hay un delantero como Zampedri que ya sabe a quién tiene enfrente, que ya se dio el gusto de marcarle, que la pelea de lo lindo arriba y puede desnivelar. No estará acompañado por el Chaqueño Herrera (un especialista que esperará en el banco), al menos de arranque, pero al lado irá un Riaño de potencia en el área y que también puede retroceder a dar una mano para llevar la pelota desde el medio a posiciones ofensivas.

   El último concepto a analizar es el área propia, ahí donde Ledesma siempre está atento, responde y se erige en protagonista. Pero Central debe estar atento para ayudarlo, con Caruzzo y la experiencia en clásicos jugados y todos comprometidos para que Leal, el 9 que asoma sin confirmación del DT rival, ni el tridente ofensivo, puedan desequilibrar con impactos en la red.

Comentarios