Secciones
Ovacion

El merecido premio llegó sobre el final

El Rojinegro, que fue superior en el primer tiempo, perdía por un gol de Gil, pero sobre la hora anotó el Wachi Acosta.

Domingo 18 de Noviembre de 2012

Edgardo Comar / De la redacción de OVACION


¿Cuántas veces se escuchó que los empates tienen validez de acuerdo de los vaivenes del partido? Ayer Patronato fue superior a su rival en el período inicial, pero no lo supo cristalizar en la red. En el complemento quedó en desventaja por una conquista de Leonardo Gil antes del cuarto de hora. Se quedó con 10 por la expulsión de Machín, pero cuando se cumplía el tiempo reglamentario Leo Acosta le desvió la trayectoria a un tiro libre de Rossi. ¡Recontravale! El Rojinegro sumó un punto importantísimo ante Olimpo, como visitante. Fue por la 15ª fecha de la Primera B Nacional. El sábado se despide en el Grella ante Atlético Tucumán.


PRIMER TIEMPO. La paridad sin goles de los 45’ minutos iniciales marcó un trabajo táctico de Patronato cumplido casi a la perfección. El casi, tiene que ver con la falta de gol, aunque opciones no le faltaron. Medero fue claro en la semana cuando anunció que el 4-4-2 pergeñado tenía como prioridad recuperar el orden, perdido en parte en la derrota ante Nueva Chicago y además neutralizar las escaladas casi continuas de los laterales y carrileros del conjunto dueño de casa. El trajinar de López y Machín hicieron posible que los volantes Aurinegros no tuvieran libertades en su movimientos y menos aún claridad cuando cruzaban la mitad de la cancha. Viendo que la idea preestablecida se iba concretando, Patrón fue tomando confianza y dándole participación a sus hombres de ataque. Carrasco y Blanco, a partir de una rotación permanente fueron encontrando espacios, acercándose al área adversaria y a darle trabajo al cuidapalos del líder. A los 12’, una buena jugada de Chapita por el sector derecho derivó en un gran centro que López conectó de lleno con el botín derecho para que Champagne demostrara que lo suyo no es pura espuma y devolviera de manera magistral el tiro de gol. A los 25’ fue Carrasco el que volvió a exigir los servicios del arquero del puntero, que volvió a mostrar solidez para ahogarle el grito. Más allá de una mayor posesión de pelota de Olimpo, Patrón era más práctico y punzante cuando se proponía atacar. Más de media hora tuvieron que esperar los hinchas del conjunto bahiense para aplaudir una jugada de su equipo. Fue cuando Fernando Gutiérrez con un tiro libre exigió un manotazo salvador de Bértoli para evitar que la pelota se colara en un ángulo.


Antes del pitazo final Carrasco tuvo una nueva chance de romper el cero, pero al débil remate volvió a interponerse la figura de Champagne.


Con menos administración del balón el Santo se insinuó superior y es por eso que la paridad en cero con la que se fue al descanso sabía a poco.


COMPLEMENTO. El segundo tiempo arrancó con novedades desde el banco. Soto Torres ingresó por Fernando Gutiérrez en Olimpo y Leonardo Acosta por el lesionado Blanco en Patronato. Por encima de la variantes de nombres hubo también modificaciones en el trámite. El puntero del certamen mostró otra actitud, mejor circulación de balón e instaló el desarrollo en territorio contrario. La línea de volantes de Patringa no mostraba la consistencia del período anterior y se jugaba cada vez más cerca de Bértoli, que tenía mayor participación cortando centros o envíos que llegaban de larga distancia. A los 14’, el dueño de casa logró el propósito de romper la paridad. Entre Gil y Soto Torres armaron una gran pared que el primero de los mencionados terminó definiendo, sin marcas, ante el achique de Bértoli.
La duda de cómo resolvería el Negro el dilema de ir por el empate se instaló en Bahía. El equipo de Medero-Marini, ante un adversario que no fue tanto, tuvo dificultades para generar situaciones de ataque. Lo tuvo en un tiro de Acosta, que rozó un palo la chance del 1 a 1.


La posibilidad de sumar al menos una unidad parecía diluirse con la roja sufrida por Machín a 17’ del final. Más allá de que la mínima ventaja no le garantizaba nada, Olimpo parecía conformarse con la misma. La dupla Medero-Marini arriesgó en los 15’ finales, metió cambios ofensivos (Almada por Bustos y Rossi por Graciani) y el equipo a pesar de no sobrarle ideas tuvo la valentía de no renunciar a la búsqueda contra la adversidad. La recompensa llegó en el final, cuando el Wachi Acosta le puso la frente a un envío largo de Rossi, para irse a cantar la paridad bajo la lluvia. Patronato no sumó un punto más. Fue de esos que tienen un valor extra.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario