Fútbol
Jueves 10 de Mayo de 2018

El ex-Patronato que dio la vuelta olímpica

A mediados de 2017 Fernando Telechea rescindió su vínculo laboral en el Rojinegro por cuestiones personales. Se sumó a Aldosivi de Mar del Plata, con quien salió campeón en la Primera B Nacional.

Durante varios mercados de pases el nombre de Fernando Telechea circuló por barrio Villa Sarmiento. Después de varias negociaciones frustradas el atacante firmó con Patronato a inicios de 2016 para reforzar al plantel que se preparaba para su regreso a Primera División después de 38 años. El oriundo de Balcarce dejó su huella en el Rojinegro. Anotó la primera conquista del elenco paranaense en el Torneo de Transición 2016. En total fueron siete las conquistas que convirtió en el Santo.
Después de haber prolongado su vínculo laboral a mediados de 2017 Telechea decidió ponerle fin a su ciclo en Patronato. En realidad las circunstancias de la vida lo llevaron a dar por concluida su estadía en la capital entrerriana. Regresó a su ciudad natal para sumarse a Aldosivi de Mar del Plata, equipo que se preparaba para recuperar la plaza perdida en el círculo superior del fútbol argentino. El artillero fue uno de los pilares del Tiburón, que conquistó el campeonato de la Primera B Nacional.
"Más allá de una elección, fue algo que tuve que hacer sí o sí. No me fui de Patronato para jugar en Aldosivi. Al venirme a mi casa justo salió la posibilidad de jugar en Mar del Plata que queda cerca de Balcarce y la aproveché. Se dio justo que se dio el ascenso. Se dio todo redondo gracias a Dios", describió Telechea, en diálogo telefónico con Ovación.
—¿Soñaste el ascenso o lo proyectaste?
—Uno siempre cuando llega a un club lo hace con las mejores expectativas. En Primera División es tratar de hacer un buen campeonato sabiendo que en un equipo chico lo importante es mantener la categoría y lo que venga extra es bienvenido. En la B Nacional es completamente distinto. Teníamos un objetivo claro, que era ascender. Uno siempre sueña con querer ascender y andar bien. Gracias a Dios se dio todo porque salimos campeones y me tocó tener un año muy bueno.
—No fuiste el goleador del campeonato, pero sí el del equipo.
—Igual siempre tengo un pensamiento muy claro. Más allá de lo personal pienso en lo que le puedo dar a mis compañeros y al equipo. Si hago goles, bienvenido sea porque soy delantero y me gusta hacer goles. De todos modos no priorizo lo personal, sino que salga todo bien para una cuestión común que es el equipo.
—Jugaste 18 meses en Primera con Patronato. ¿Te costó adaptarte al ritmo de B Nacional?
—En Primera División cambian un montón de aspectos como las canchas, el juego es más rápido. En cambio en la B Nacional el juego es más friccionado, hay pocos espacios. Me adapté rápido porque conocía a la categoría y eso no se olvida. Cambian un montón de cosas, pero traté de acordarme lo que hacía antes y me acomodé rápido.
—No jugaste el encuentro decisivo por suspensión.
— Ahí entendí a la familia cuando dice que sufre más por no jugar. Sufrí mucho y más en una final donde se jugaban un montón de cosas. Pero más allá del sufrimiento siempre estuve tranquilo en el partido porque fuimos superiores. Almagro no tuvo situaciones claras, solamente la del penal que nos empatan y después justo recuperamos la ventaja. Ahí dije "es para nosotros, no se nos puede escapar".
— Justo el empate lo anotó un excompañero tuyo.
—Ese wachiturro vago (por Leonardo Acosta) entró para hacer quilombo (risas). Es el laburo de él y está bien que haya ingresado, que le haya puesto ganas porque era una final y hay que jugarla de esa manera.
—Acosta volvió este semestre después de varios meses de inactividad. ¿Cómo lo observaste?
—Lo vi bien, atrevido con la pelota, pidiendo todas. Tal vez no haya tenido el ritmo futbolístico que él hubiese querido, pero creo que Almagro le hizo bien más allá de no haber jugado de titular. Fue el primer cambio que tuvieron y aprovechó su oportunidad.
—¿Seguiste la campaña de Patronato?
—Estaba pendiente porque es un club que me trató muy bien. He hablado con varios de mis excompañeros y me puse muy contento cuando el equipo conservó la categoría. La tienen que seguir peleando como seguramente nos pasará este año en Aldosivi. Los equipos chicos siempre tenemos que sufrir un poco. Ojalá que no suframos nosotros, no sufra Patronato y sea un lindo campeonato para todos.
—Desde lo numérico la campaña es buena. ¿Te llamó la atención?
—No me sorprendió porque sé lo que es Patronato, lo fuerte que se hace de local y además obtuvo puntos importantes de visitante. Eso le hizo muy bien al plantel. No me sorprende porque cuando me tocó estar a mí también tuvimos buenos momentos e hicimos un buen campeonato.
—Cuando te fuiste de Patronato llegó Sebastián Ribas. ¿Lo conocías?
—Le hice un favor a Patronato. Me fui yo y llegó Ribas, que hizo 13 goles. Me tiene que agradecer que me fui (risas). La verdad que no lo conocía. Sí me habían dicho que era buen jugador y la verdad que demostró que es un gran jugador. No lo conozco como persona, pero como jugador le ha dado mucho a Patronato.

Comentarios