Secciones
Superliga

El cura que bendijo a Gimnasia aclaró que no hizo "ningún exorcismo"

Gustavo Rubio, convocado por Diego Maradona para bendecir al plantel del Lobo y al predio de Estancia Chica, señaló que el DT le "levanta el ánimo a la gente, que necesita de buenos momentos"

Viernes 13 de Septiembre de 2019

El cura párroco Gustavo Rubio, convocado por Diego Maradona para bendecir al plantel de Gimnasia y Esgrima La Plata y al predio de Estancia Chica -donde entrena y concentra el plantel-, aclaró hoy que la ceremonia no se trató de “ningún exorcismo como se dice por ahí”.

El sacerdote de 53 años, nacido en La Plata y fanático de Gimnasia como toda su familia, se mostró conmovido por la recepción al astro, a quien le reconoció una energía que “levanta el ánimo de la gente que necesita de buenos momentos”.

“Bienvenido sea Diego Maradona por toda esa alegría que transmite”, pronunció el párroco de la Iglesia María Auxiliadora de la localidad de Berisso en diálogo con Télam.

“En este contexto que vive el país, mas allá de cualquier ideología, su llegada es muy buena, hace bien, y mas aún a la gente humilde”, consideró el padre al que acudió Diego.

Rubio comentó que al momento de encontrarse con el flamante técnico de Gimnasia “hubo una linda charla y también momento para chistes”, con lo que confirmó la irradiación positiva del Diez.

El cura se sorprendió con el llamado de Maradona porque “no sabía que era católico” debido a “algunas cosas que han dicho a lo largo de los años”.

“Pero me dijo que él, al igual que sus padres y su familia, son muy creyentes. Su convocatoria no tuvo que ver con que alguien pida la bendición de la iglesia para el plano deportivo”, explicó.

“Vi a un hombre con sus alegrías y tristezas. Un hombre muy amado, muy querido a nivel mundial, y si bien nada justifica sus errores, es un hombre que ha sufrido mucho durante toda su vida”, caracterizó.

El cura Tripero no pudo dejar de lado su simpatía por el club y en el plano futbolístico notó “muy motivado” al entrenador para “sacar adelante al equipo” que se ubica último en la tabla de promedios y pelea por mantener la categoría en la Primera División.

Por ultimo, el párroco recordó su vivencia como simpatizante del Lobo, los recuerdos de infancia junto a su padre, su familia y remarcó que “esos colores se meten en el corazón porque Gimnasia es una tradición familiar”.

“Sufro cuando las cosas no salen y me pongo contento cuando salen bien. Amo a Gimnasia como toda mi familia, pero este domingo no podré ir a la cancha porque a esa hora (a las 11) tengo misa”, se lamentó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario