Patronato
Domingo 15 de Julio de 2018

El Chamaco se pone en forma para pelear un lugar

Marcos Minetti realiza su primera pretemporada después de la lesión que lo dejó al margen durante un largo período en Patronato. El mediocampista recibió respaldo de la dirigencia y el cuerpo técnico al renovar su vínculo laboral.

Marcos Minetti tuvo un parate prolongado que lo llevó a trabajar más con el cuerpo médico que con el cuerpo técnico. En el primer trimestre de 2017 sufrió una seria lesión en uno de sus tobillos. A pesar de las molestias que sentía en la zona el 24 de marzo de ese año tomó la decisión de arriesgar. Se infiltró dos veces en un mismo día para estar a disposición en el encuentro que Patronato disputó ante Newell's de Rosario, en el estadio Grella. Esto provocó consecuencias negativas. El cuerpo le pasó factura y lo llevó a quedar aislado durante un proceso extenso.
El Chamaco volvió a trabajar con normalidad en el tramo final del primer semestre del 2018. Fue superando los temores que se originaron durante todo el proceso de rehabilitación. Retornó a escena en la divisional reserva cuando Patronato enfrentó a San Lorenzo el 29 de abril. Ahí volvió a sentirse uno más del plantel. En el mismo tiempo se le presentó un interrogante. Su contrato concluía y no estaba sentenciada su continuidad. El mediocampista recibió el respaldo de la dirigencia y el cuerpo técnico que encabeza Juan Pablo Pumpido. Renovó vínculo laboral en la entidad de barrio Villa Sarmiento y ahora está disputando el encuentro más importante. Ponerse a punto desde lo físico significar ganar el cotejo.
"Es lo que me más me falta", reconoció en diálogo con Ovación. "Está bueno sentirme bien del tobillo que es lo que me jodió el último año. Me va a venir bien realizar la pretemporada completa. Me está costando encontrar el ritmo, sentirme como me sentía antes de la lesión. Pero con el correr del tiempo me voy a volver a ser yo", se ilusionó.
Marcos sumó 60 minutos en el encuentro de reserva ante el Ciclón de la pasada temporada. El Chamaco asegura que, desde ahí y hasta ahora, las molestias fueron mínimas.
"Me deja hacer todos los trabajos, saltar, frenar, arrancar, que es lo más importante", aclaró.
"Después de la rehabilitación, cuando comencé a realizar los trabajos, sentí que me dolía un poco. Después hablando con José Batista, que es el médico que me operó, me dijo que era normal porque habían realizado la reconstrucción del ligamento del tobillo. De a poquito se fue yendo el dolor", agregó.
El mediocampista jamás imaginó que el periodo de rehabilitación iba a ser muy prolongado.
"Hoy me reprocho haber jugado ese encuentro", se lamentó. "Me infiltré antes del partido y en el entretiempo. El hecho de haber terminado como terminó me lleva a pensar que si se repetía esa situación hubiese parado la semana anterior del partido cuando ya me molestaba el tobillo. De todos modos son decisiones que tomé con el médico y ya pasó. Después de la lesión con los estudios médicos que me hice no pensé que me iba a demandar tanto tiempo la recuperación. Estaba dos meses con dolor y cuando volvía a entrenar con normalidad. Sin embargo después sentía de nuevo molestias y paraba unas semanas. Se hizo eterno hasta que lo vi a Batista y me operé. Ahí me tranquilicé un poco", recordó.
Más allá de ese reproche, el volante considera este periodo como un aprendizaje. Además observa que se le abrió una nueva puerta que se abrió en el camino.
"Estoy agradecido por la oportunidad que se me presenta. Justo coincide con la finalización de mi contrato. Tenía un poco de miedo de quedar libre, de no conseguir club después de haber estado parado tanto tiempo", dijo.
Manejar la información que indicaba que podía concluir su ciclo en Patronato no fue sencillo para el Chamaco.
"Mi hermano me contó que había escuchado el rumor que tal vez no seguía. Tenía miedo por estar más de un año sin jugar. Entendería a cualquier club y cualquier entrenador que no me tendría en cuenta porque no sabría como estaría físicamente. De todos modos hubiese sido feo terminar de esa manera. Si me decís que estuve pintado o mal futbolísticamente durante todo el año, vaya y pase. Pero hubiese sido feo terminar mi ciclo en Patronato de esta manera. Por suerte me llamaron y nos pusimos de acuerdo", agradeció.
Marcos se traza una meta en la próxima temporada. "Quiero jugar", exclamó. "Sé que me falta un poco de ritmo. Por eso viene bien las prácticas y los amistosos. Después el técnico decidirá quien jugará. Trataré de estar de la mejor manera para pelear por un lugar", aseveró.
En Patronato, Minetti jugó en distintas posiciones: "Si me tengo que poner los guantes, me los pongo", indicó entre risas. "El técnico me tiene más de consideración como volante central. Si lo tengo que hacer en otra posición, estoy dispuesto hacerlo. No me incomoda", acotó.
Por último, Marcos habló sobre el desafío que tendrán de asegurar la permanencia en la Superliga: "Sabemos que arrancamos complicados, pero estamos confiados. Será más complicado que en la temporada pasada porque los equipos que arrancaron abajo estaban casi condenados. En cambio en esta oportunidad se arranca más parejo y ante equipos con mayor recorrido en la categoría y con presupuestos", cerró.

Comentarios